EE.UU.  – OTAN vs Federación de Rusia: desarrollo de las contradicciones antagónicas intra élite (1er Secuela)

EE.UU.  – OTAN vs Federación de Rusia: desarrollo de las contradicciones antagónicas intra élite (1er Secuela)

1Mar22 0 Por Jhosman Barbosa

Hace dos meses -entre el 16 y el 21 de diciembre de 2021- aquí en Tramas, desarrollamos en tres entregas, algunas hipótesis que se han resultado asertivas a la luz de los actuales acontecimientos. En la presente ‘secuela’ continuaremos ahondando acerca de lo que implica la paulatina pero no definitiva materialización de contradicciones antagónicas intra – elitistas, en el marco de esta guerra.

Es necesario hacer siempre una pulcra salvedad: no contamos con todas las fuentes primarias y a más de 12 mil kilómetros de distancia es casi una indolencia o una ocurrencia querer captar el momento actual en su totalidad y complejidad; mucho más aun, inferir cosa alguna. Sin embargo, intentemos.

Los análisis históricos, indiferente de la materia que traten, no reposan en la compasión, el deseo, la simpatía ni la emotividad. Analizar una guerra como la actual en Ucrania implica despojarse de algo para iniciar a comprender: no importa Ucrania como nación. Ucrania es una fase, un locus, un sitio. Cargado claro está de contexto. Pero es eso: un escenario y sus tragedias adendas a lamentar. De hecho, se le conoce como el país “404”; igual que ese error fatal de una página web que no arranca. Lo que se juega en este punto cardinal, como se dijo en las entregas anteriores, es el tránsito de la hegemonía estadounidense con su vasallo europeo, a Eurasia (China + Federación de Rusia + India quizá) donde se concentra la mayor cantidad de población-mercado-producción-innovación.

Las certezas de V. Putin para lanzar una ofensiva son las mismas por las cuales EE.UU.- UE le cercan

Es necesario señalar que Putin lleva más de veinte años enterado de primera mano de los asuntos de su país, con un lapso en que fue reemplazado por el petersburgués Dimitri Medvedev (2008-2012). En 2007 Putin dio el discurso que puso la primera alerta frente a la expansión del OTAN y la toxicidad del mundo unipolar. El discurso de Múnich. Hablamos de 15 años y, por ende, un espacio de preparación de elementos de capacidad estratégica para soportar desacuerdos como el que ahora se encuentra en pleno desarrollo. Es clave señalar la larga data de la diplomacia zarista – soviética – rusa y la calidad y continuidad que caracterizan al actual staff de Putin. Lavrov, Zajárova, Patruchev, Peskov, Riakov, Grushkó, Shougú, Nebenzya, Guerásimov, Nabiúllina, entre otras y otros tantos, llevan décadas al servicio del Estado y con dominio pleno de su quehacer. Muchos de ellos hacen parte del Consejo de Seguridad, el cual se reunió en pleno con representante de la duma estatal, que fue transmitida en directo el día miércoles 23 de febrero, es la puesta en escena de asuntos meditados desde hace varios años.

Por otro lado, el analista y ex militar A. Martyanov, en su artículo del día 24 de febrero, titulado Pensamientos de Byron King, se describe la calidad de la planificación militar y técnica como una tradición rusa desde Catalina la grande. Se puede ver por ejemplo la cartografía exhaustiva de todo el territorio euroasiático, del cual fue parte Ucrania. La dirigencia militar es capaz y no dada a las aventuras.

Las finanzas de la Federación son saludables y la disciplina fiscal y el ahorro han marcado la política de la directora del Banco nacional de la Federación Rusa, Elvira Nabiúllina. Ella misma, el 28 de febrero dijo que están preparados para tener un sistema alternativo al SWIT; de hecho, la ganadora de esto va siendo la banca china. La deuda externa de la Federación Rusa es solo el 19.28% de su PIB. Sus reservas de oro son del orden de 638.600 millones de dólares. En seis años Rusia ha duplicado sus reservas, en previsión de lo que implicaba seguramente el golpe de estado en Ucrania por radicales NAZIS en 2014. El nivel de autarquía de la nación más grande del mundo, creció significativamente desde las sanciones efectuadas en marzo de 2015 al haber aceptado la adhesión de Crimea a su país; también, por el derribo de un avión MH17 comercial en la zona ucraniana fue adjudicado a Rusia. Las investigaciones nunca han demostrado su culpa y todo indica que fueron milicias ucranianas. Esto quiere decir que debió hacer una reconversión industrial y agrícola para poder suplir bienes de consumo que le daba Europa y que como respuesta a los embargos a las exportaciones rusas, Rusia vetó en su territorio. La no compra de quesos, lácteos, cueros, vinos, frutas, verduras entre otros, han golpeado a los productores europeos mientras Rusia, no sin dolor, arribó a un nivel más amplio de autarquía. Rusia es el productor de cereal más grande del mundo, superando a EE.UU. tras las sanciones ya referidas. A nivel energético, Rusia es super potencia. Gas y petróleo son las principales reservas. A nivel nuclear también es líder y ha desarrollado infraestructura de energía limpia. Se cree que es la reserva más grande del mundo en tierras raras indispensables para las nuevas tecnologías.  Finalmente, ostenta desarrollos tecnológicos en el ámbito militar, científico, de maquinaria agro industrial, electrónica, automovilística y química, desarrollo de una de las vacunas más fiables del mundo, Sputnik V, y tiene control del Ártico y de los puntos claves del tránsito de la Ruta de la seda de China. Todo esto son el conjunto de razones por las cuales decimos:

Las mismas certezas que llevaron a Putin, la élite que lo respalda y promueve y su excelso staff de gobierno a tomar una acción militar para evitar la última fase de aproximación de la OTAN a sus fronteras, son las mismas por las cuales le ha hecho cerco desde ya varios años el capitalismo moribundo occidental: Rusia tiene la mayor oportunidad de crecimiento sostenido a largo plazo. Putin lo dijo últimamente: ‘quieren impedir el desarrollo de Rusia’. Así ha sido desde la época de Unión Soviética y los lleva una y otra vez a desarrollar su economía bajo hostilidad. Rusia hace parte estratégica y fundamental del giro hegemónico hacia China y la Eurasia.

Asimismo, hay aristas de orden cultural y étnico que ya tratamos en las entregas pasadas. Éstas han pervivido más allá del modelo de régimen que ostente Rusia: zarismo monárquico, comunismo de tipo soviético o el actual neoliberalismo sui generis (en tanto concentra en el estado aquellos componentes económicos estratégicos, como defensa, energía, ciencia y agricultura). Esto quiere decir que, hasta no ver fragmentada a Rusia, occidente no declinará en su aumento de tensiones en la zona estratégica del ‘Heartland’, donde muy probablemente continue como zona de última cota de las contradicciones antagónicas más recalcitrantes y mega poderosas. Está naciendo un nuevo mundo, no mejor ni peor. El mundo que se ha configurado a causa de las doctrinas más egoístas. Recuérdese: esta no es una lucha entre comunistas y capitalistas. Es una lucha entre capitalistas y etnias: europeos PRONAZIS vs eslavos y chinos ANTIFASCISTAS.

Así como se señalaron riquezas, también la Rusia profunda, rural, sin carreteras, adolece problemas de asistencia médica o de transporte. Salarios bajos y poca movilidad social. Esto tiene explicaciones más amplias que decir o imaginar de ante mano a un perverso Putin inventando cada día cómo fastidiar a su pueblo. Durante su mandato los indicadores sociales y económicos han mejorado sustantivamente; hecho que preocupa a occidente quien no quiere ver nunca una Rusia fuerte y digna.  Sin embargo, la propia URSS no logró resolver problemas de pobreza en su extenso territorio y esas herencias son de larga duración. Revise su país y verifique cuánto tarda una región en desarrollarse. Por ejemplo, cuánto logró y cuánto le faltó a los progresismos latinoamericanos de Ecuador, Brasil, Argentina, Bolivia, Venezuela etc. que gozaron de los altos ingresos del auge de materias primas entre 2006 y 2014.

Anotaciones con realismo

  1. Putin no es elite. Nació de familia humilde en el seno de la Unión Soviética. Es de carácter nacionalista y antiestadounidense.  Ha debido negociar y conciliar las tendencias pro occidentales y anti occidentales de las élites rusas que representa y esto, al juzgar del intelectual ruso Sergei Kurkinyan, es uno de los méritos más fuertes de su gestión. Putin señaló en algún momento. “Quien no se conduela por la caída de la URSS no tiene corazón, quien quiera su regreso no tiene cerebro” Es decir, piensa a Rusia en un sistema multilateralista de relaciones globales mayor al de la antigua URSS y considera que no se puede gestionar el comunismo; de hecho, hay persecución y hostigamiento a los miembros del Partido Comunista ruso, quien sea dicho de paso, subió como preferencia en la pasada sesión electoral de 2021, acotando el 20%. Pero V. Putin, no es de la élite. Si ésta llega a ver que es necesario negociar algo más allá de su nación y su dignidad, si la tensión entre los ‘pro’ y ‘anti’ occidentales se resuelve a favor de los primeros, Putin podría caer (lo derrocarían) y occidente, tal vez iniciara un desmantelamiento muy gradual de las sanciones, seguramente más cruentas que las puestas a la Alemania nazi.
  2. Los comunistas que tienen la esperanza de una grandeza a renacer bajo su signo (más de la mitad de la población rusa desearía volver a la URSS) ha sido solventada por un hombre no comunista pero nacionalista como Putin. El desmantelamiento de la Federación de Rusia, tal cual la conocemos, sus riquezas y desarrollos, darían a occidente todo el material para dominar por cien o doscientos años más y pasar a estar en las narices de China, a quien poco a poco acabarían. La consolidación de un reinado capitalista occidental por dos siglos o más, está en disputa en este momento.
  3. Ucrania es un pretexto y una interesante reserva de tierras fértiles. No solamente piensan poner misiles nucleares y convencionales contra Rusia. En el peor de los casos, las élites europeas y de la anglósfera están endeudando a Ucrania y cuando pasen el cheque a los intereses que deseen, tendrán acceso a zona estratégica en recursos minerales y agrícolas. En una negociación con Rusia, esto será una realidad: Europa ya pisó y endeudó a Ucrania.
  4. El dólar como moneda de cambio mundial dominante se está viendo afectada y el sistema de pagos internacionales se reposiciona en estos momentos en el área china. China goza de yuan digital y las cripto divisas, si bien tienen un lado especulativo y no menos oscuro que el dinero físico acuñado por narcotraficantes hasta podrirse para evadir regulaciones, también es una estrategia fiable mientras se respalde por economías reales. Las sanciones a Rusia en un entorno tecnológico económico como el actual y donde el primer socio y aliado ruso es la República Popular de China, quien exhibe la más vanguardista IA y sistema financiero atractivo, pueden palidecer, aunque esto no implica que tengan efecto adverso y lesivo. Esta es otra de las formas de lucha global intra élites: aquellas que atacan y aquellas que defienden la opción de divisa digital. Rusia en este aspecto se ha mostrado conservadora, pero quizá, allí encuentre un nicho de defensa.

En la siguientes entregas veremos cómo se encuentran las élites de Europa, Estado Unidos, Japón, América Latina y el Caribe y otros países que hoy en día arremeten, no por el bien de los derechos humanos, -ya que durante ocho años -y lo han registrado medios rusos desde hace  seis años– nunca protestaron por los bombardeos en el Donbass– sino por la disputa intra imperialista gestada en un mundo en crisis, post pandémico y envilecido.

Jhosman Barbosa desde Colombia

Perfil en redes: @gerliud7

Imagen destacada: “Cuadrilla club codicia varones…

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter