Cumple Lucha

Cumple Lucha

22Mar22 0 Por Alfredo Grande

“Solo saben los que luchan”  (aforismo implicado).

La idealización es enemiga del Ideal.  Por ejemplo: preguntar quién lo dijo para decidir si se discute lo que dijo.  En la idealización, nunca se discute. El “por algo será que lo dijo” es la muerte del pensamiento crítico.  Cuando discutimos lo que se dijo no importa quién lo dijo, entonces nos alejamos del pantano del pensamiento único. Lo que tenemos que sostener son los ideales. En mi jerga psicobolche, el ideal es aquello que alumbra la convicción, el deseo, la memoria histórica, el diseño de un futuro que subvierta el presente. Los fracasados son aquellos que se derrotaron a sí mismos. Han perdido todos sus ideales. Los derrotados mantienen sus ideales, más o menos en silencio, más o menos en secreto, pero los cuidan como su más preciado tesoro.

Fui uno de los fundadores, desde ya no el más importante, de la Universidad Madres de Plaza de Mayo. Inspirada en la creatividad apasionada de Vicente Zito Lema y de la lucha fundante de su rectora, Hebe de Bonafini. Me retiré de la  Universidad por diferencias insalvables con su director administrativo Sergio Shoklender. Esto impactó con la relación entrañable que tenia con Hebe. Hoy a esa relación entrañable la puedo denominar “idealización”. La ruptura fue dolorosa. Y desde ese momento, movido por mis convicciones más profundas, me acerqué a las Madres Línea Fundadora. Encontré las mismas luchas, los mismos anhelos, pero sin contaminarse del maniqueísmo bizarro y binario que impuso el modo kirchnerista de pensar y actuar la política. La línea fundadora como el pelo más delgado, hizo su sombra en el suelo. No idealicé a ninguna de las Madres que la integraban. Pero su lucha permanente, coherente, no vendida ni alquilada a lo políticamente correcto y conveniente, fueron más que suficientes para que fueran un nuevo ideal. Cuando cumplí 70 años, Norita me reprochó, dulcemente reprochó, mis amores anteriores. Razón tenía. Pero mi acercamiento fue paulatino y sin prisa y sin pausa.

En el programa radial Sueños Posibles, la hemos entrevistado varias veces con Irene Antinori. Hemos acompañado sus Marchas, aunque no todas. Hemos leído sus discursos, aunque no todos. La hemos acompañado, aunque no siempre. Pero esa es la relación con el ideal del yo. Motiva pero no ordena. Enseña pero no manda. Sugiere pero no impone. El ideal del yo desea que lo acompañen, pero nunca ordena que lo siguen.

Alegre cumple lucha, Nora Cortiñas. Ideal de lucha y resistencia.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter