Aumento de retenciones agropecuarias: pocas balas para la guerra

Aumento de retenciones agropecuarias: pocas balas para la guerra

23Mar22 0 Por Tramas

Cuando el Presidente de la República anunció que se iniciaba la guerra contra la inflación, provocó memes graciosos y escasa preocupación en los medios empresariales. Lo ocurrido con el aumento de las retenciones a la harina de aceite de soja y al biodísel, demuestra que le falta lo más importante para encarar una guerra: convicción para ganarla.



Los datos son elocuentes. A finales de 2021, la Bolsa de Comercio de Rosario, un organismo corporativo insospechable de ser progresista, proyectaba los precios de los principales granos y oleaginosas para 2022. Estos precios habían pegado un respingo hacia arriba en los últimos meses del año, lo que aseguraba a los productores y a toda la cadena de exportación que los números cerraban, tomando en cuenta los precios con que habían sembrado. En diciembre de 2021 se estaba terminando de cosechar el trigo y la soja, los maíces y girasoles estaban madurando en los campos. Pero ocurrió que a raiz de la guerra entre Rusia y Ucrania los precios volvieron a subir, pero ahora alrededor de un 40% en dólares. El precio del trigo, que se proyectaba a 223 dólares la tonelada, hoy se paga 316. El del maíz se fue de 208 la tonelada a 290, el de la soja de 321 dólares subió a 440 y los 446 dólares proyectados para el girasol se elevaron a 560 dólares por tonelada. Es decir, que todos los productos alimenticios derivados del trigo, girasol, soja y maíz están aumentando por un fuerte encarecimiento de esas materias primas. Quienes sembraron, obtuvieron una superganancia del 40% en dólares.
En esa situación, quedaba la mesa servida para que el gobierno reclamara una parte de esas superganancias y la utilizara para contener las subas de los precios de los alimentos. Las patronales agropecuarias pusieron el grito en el cielo, porque consideran que no sólo sus ganancias, sino también sus superganancias son sagradas.
Después de algunos días de tensión, el resultado fue que el Ministro Domínguez anunció una medida cosmética. Se aumentará la alícuota de las retenciónes para la harina de soja, el aceite y el biodiesel. Pagaban 31% y ahora pasarán a pagar 33%. Con ese aumento, el gobierno espera recaudar 400 millones de dólares que se invertirían en un fideicomiso destinado a subsidiar a la industria molinera para que pueda mantener el precio del pan. Este nivel de retenciones estaban vigente con el gobierno de Macri, pero fueron reducidas por la nueva gestión de Alberto Fernández como un gesto para promover el agregado de valor de productos agropecuarios.
Hoy la mesa de Enlace sobreactúa su protesta por las medidas que ya le habían aceptado a Macri. Desde su perspectiva, el gran peligro es que el gobierno se anime a avanzar con retenciones importantes contra el trigo, maíz, soja y girasol, que graven las superganancias de la cosecha 2021-22. Haciendo política, manifiestan que no tienen grandes diferencias con el gobierno de Fernández, y el Ministro Domínguez, sino con una línea interna dentro del Frente de Todos que “odia al campo”. Esta línea estaría representada por el Secretario de Comercio, Roberto Feletti.
El problema es que como dice el refrán popular: “No sólo de pan, vive el hombre” . Los aumentos exhorbitantes de las materias primas y de los combustible afectaran a todos los alimentos.
Las diferencias entre Domínguez, que se pone la camiseta de Expoagro, y Feletti, que al menos plantea algún nivel de disputa con los empresarios, ejemplifica las diferencias dentro de un gobierno donde las tensiones se agravan.
Lo más interesante de este escenario son las múltiples iniciativas de mercados populares, cooperativas de compras, vinculaciones entre pequeños productores y articulación entre consumidores, productores y pequeños emprendimientos industriales. Estos entramados, por el momento, no tienen poder suficiente para ser una alternativa, pero acumulan poder para crearla.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter