Feministas para transformar el mundo

Feministas para transformar el mundo

29Mar22 0 Por Daniel Campione

Una selección de textos rigurosa y comprometida de feministas del pasado permite un acercamiento directo a los textos, bien acompañados por la labor de la compiladora, que brinda un encuadre iluminador.

Laura Fernández Cordero (selección, introducción y perfiles biográficos)

Feminismos para la revolución: Antología de 14 mujeres que desafiaron los límites de las izquierdas.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Siglo XXI Editores Argentina, 2021.

254 páginas.

Este libro reúne  breves escritos o fragmentos de mujeres feministas, abarcando una secuencia temporal que va desde la primera mitad del siglo XIX a las décadas iniciales del siglo siguiente.

Libro Feminismos Para La Revolución - Fernández Cordero | LIBRENTA

Miradas disruptivas.

La compiladora se asienta en la posición de que las reflexiones feministas en clave revolucionaria ponen en crisis a las propias izquierdas. Y pueden antagonizar con cualquier dirección, burocracia u organismos vigilantes de la pureza ideológica. Varias de las autoras comprendidas en la antología experimentaron enfrentamientos con conducciones de predominio masculino.

Hay aquí grandes nombres de la militancia socialista, anarquista, comunista. Y también otras menos conocidas e incluso anónimas. Flora Tristán, Rosa Luxemburgo, Clara Zetkin, Emma Goldman, Alexksandra Kollontay ocupan su lugar. En su mayor parte son textos que no se encuentran entre los más conocidos de las respectivas autoras. En no pocos casos reclaman contra los atropellos cometidos en nombre de los ideales revolucionarios.

Emma Goldman, por ejemplo, enfrentándose a críticas moralizantes acerca de su conducta, a propósito de gustar del baile, afirma: “No creía que una Causa que defendía un maravilloso ideal, el anarquismo, la liberación de las convenciones y los prejuicios exigiera la negación de la vida y la felicidad. Insistí en que la Causa no podía esperar de mí que me metiera a monja y que el movimiento no debería ser convertido en un claustro. Si significaba eso, no quería saber nada de ella.”

Emma Goldman, la mujer más odiada de América
Emma Goldman. Fuente La Vanguardia.

Clara Zetkin es incluida en la selección a través de una entrevista que le realiza a Lenin durante 1920, en la que discute el recelo del líder bolchevique hacia una preocupación “excesiva” por los problemas de la sexualidad.

Asimismo se incluye otro escrito, en el que la dirigente alemana se pronuncia por una “separación tajante” respecto a las feministas burguesas “que aspiran a conseguir las reformas en favor del sexo femenino dentro del marco de la sociedad burguesa…” y “no cuestionan la existencia misma de dicha sociedad.” (…)  Y sostiene después: “Las mujeres proletarias, en cambio, se esfuerzan con una lucha de clase contra clase, en estrecha comunión de ideas y de armas con los hombres de su clase.”

Son  voces que aúnan la reivindicación de las mujeres con la aspiración a terminar con el capitalismo y con todas las formas de explotación y alienación. El primer texto de la recopilación pertenece a Claire Démar, una francesa que vivió en las primeras décadas del 1800 y escribe: “Sí, la liberación del proletario, de la clase más pobre y numerosa, no es posible, estoy convencida de ello, si no es mediante la liberación de nuestro sexo, de la asociación de la fuerza y la belleza, la rudeza y la suavidad del hombre y de la mujer.” (Los subrayados son de la autora).

La aserción es clara, no hay revolución social sin la participación de ambos géneros, si las mujeres no traen su mirada y su lucha a la transformación deseada.

Voces femeninas en el Río de la Plata.

La selección de escritoras recala con buena fortuna en el ámbito argentino y de algún vecino sudamericano.  Así incluye un editorial del periódico La voz de la mujer, temprano vocero de mujeres anarquistas que apareció en 1896. Y a María Abella Ramírez, uruguaya radicada en La Plata que hace una requisitoria contra los dignatarios eclesiásticos.

Está también en la antología Ana Piacenza, libertaria que denuncia abusos machistas dentro de las propias filas del anarquismo.

La argentina Piacenza, manifiesta su protesta frente a la actitud insultante de quien se supone comparte sus ideales: “¡A ver si, después de tanto dolor y tanto sacrificio, vamos a tener que pedir permiso para defender la vida de los que luchan en los frentes, de esas vidas que hemos creado nosotras con nuestra carne y con nuestra angustia!”

MUJERES ARGENTINAS EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA
Ana Piacenza. Fuente: Revistas Unam.

El editorial de La voz de la mujer ataca la intemperancia de sus compañeros varones: “…no nos impulsó el deseo de constituirnos en las feroces de lengua y pluma (subrayado en el original) como muchos han dicho, ni tampoco nos dirigimos a todos los anarquistas en general, sino a algunos individuos que titulándose revolucionarios han tratado de desvirtuar el objeto de esta modesta hoja y que, no teniendo sin duda energía suficiente para atacarnos de frente, nos zahirieron por la espalda.”

La Voz de la Mujer - Wikipedia, la enciclopedia libre
La voz de la mujer-Periódico Comunista-Anárquico

Una voz particularmente transgresora es la de una travesti  madrileña, que utilizaba el seudónimo “La Bella Otero”. Presa en Buenos Aires y sometida al estudio de un servicio psiquiátrico policial, escribió una muy breve pieza autobiográfica, burlona hacia sus captores, que es reproducida en el libro. Desde la marginalidad forzosa satiriza a “sabios” de la época, que le habían diagnosticado “Inversión sexual adquirida-tipo profesional”.

Tal vez hubiera sido deseable se sumara entre las argentinas de la antología alguna de formación marxista. De todas maneras hoy son varias aquellas a cuyos escritos se puede acceder a través de competentes reediciones.

Un acercamiento fecundo.

Las miradas de las autoras reunidas pueden ser en cierto modo acercadas al presente. La necesidad de un feminismo con acepción de clase y perspectiva revolucionaria es más que pertinente hoy. Y asimismo el abandono de cualquier actitud machista, incompatible con un verdadero posicionamiento de izquierda.

Las líneas que la compiladora dedica a cada autora, antes de los textos respectivos, suelen conjugar una brevísima ubicación biográfica con una reflexión en torno del significado de sus obras y de su perspectiva vital. Es de agradecer esa tarea orientadora, una vía de entrada para facilitar la comprensión de lectoras y lectores.

Esas escuetas noticias resultan elocuentes, como en el caso de Flora Tristán, de quien informa Fernández Cordero que logra emerger como pensadora socialista luego de sufrir a un marido violento y más tarde “se proclamó paria, expulsada por su condición de mujer separada, desheredada y migrante.”

Además de las ya mencionadas, el libro toma a la francesa Jenny D´Héricourt y a la brasileña María Lacerda de Moura. Asimismo a dos varones: Joseph Déjacque, que levanta el estandarte de la emancipación femenina en polémica con grandes figuras intelectuales como Pierre Proudhon y Auguste Comte. Y al famoso socialista “utópico” Charles Fourier, en su momento acusado de “pornócrata” por su empeño en reivindicar la sexualidad libre.

Esta compilación hace un muy buen aporte. Puede ser una aproximación hacia el pensamiento de las grandes feministas de los siglos XIX y XX y asimismo un punto de contacto con otras figuras semiolvidadas, a cuyo rescate contribuye.

Daniel Campione en Facebook.

@DanielCampione5 en Twitter.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter