Movilización nacional contra el Plan Nuclear Argentino

Movilización nacional contra el Plan Nuclear Argentino

22Abr22 0 Por Tramas

Comunidades de todo el país se movilizan contra el Plan Nuclear Argentino, por la paz y los territorios.

✊🏽23A. Seamos un mar de fueguitos

 🔥 ¿Nuclear? No, gracias.

🌎 A 36 años del ecocidio de Chernóbyl el mundo sigue encendiendo sus candelas para no olvidar y reafirmar el Nunca Más.

Este sábado 23 se convoca para rechazar la contaminación y el riesgo al que se somete a la Tierra y la humanidad.

En el marco de un nuevo aniversario de la catástrofe de Chernóbil, los actuales escenarios de guerras y crisis climática, desde asambleas de distintos puntos del territorio convocan a una semana de acciones en lucha contra el plan nuclear argentino. Se harán movilizaciones simultáneas el día 23 de abril y diversas durante la semana. Plantean que el Gobierno nacional, en conjunto con los provinciales, entregan a los pueblos como zonas de sacrificio para abastecer la carrera armamentista y que las consecuencias del extractivismo de uranio y la instalación de reactores son devastadoras y casi imposibles de remediar, afectando por miles de años a las futuras generaciones. Exigen la desmantelación del Plan Argentino Nuclear y rechazan la instalación en Zárate del reactor chino Hua Long One.

En el comunicado emitido por las asambleas convocantes y el MARA (Movimiento Antinuclear de Argentina) explican que el plan nuclear argentino, instalado en la dictadura genocida, plantea la manipulación del ciclo completo del uranio -el material bajo la tierra más peligroso del mundo-. Plantean que “este proyecto que comienza imponiéndose en “zonas de sacrificio” con megaminería y termina en los reactores, viene dejando pasivos que, por la naturaleza de la contaminación radioactiva, son prácticamente imposibles de remediar”. 

Está comprobado que algunos de estos pasivos están en las minas de uranio abandonadas sin remediar con millones de toneladas de colas de estériles (Don Otto en Salta, Los Adobes en Chubut, Los Gigantes en Córdoba, La Estela en San Luis, Malargüe y Sierra Pintada en Mendoza y Los Colorados en La Rioja ), la contaminación radioactiva del acuífero Puelche (segundo recurso más importante de agua dulce subterránea después del Guaraní), la basura enterrada en el “chichón” y los pasivos ambientales de la fábrica de combustible nuclear de Dioxitek en Córdoba y la contaminación con tritio radiactivo y otros productos de la descarga de la fisión nuclear en los reactores.

El comunicado también alerta sobre que “en cada una de las etapas de la industria del uranio siempre existieron impactos concretos y riesgos que venimos asumiendo en nuestros cuerpos y territorios, y, si continuamos permitiendo el avance de los actuales proyectos nucleares en Argentina como el nuevo reactor chino Hua Long One, esos riesgos permanecerán a futuro y seguirán siendo impuestos por períodos transgeneracionales. En el caso de los reactores de Zárate, si tomamos como fecha de inicio para Atucha 1 el año 1974 y damos por concretada la negociación del Hua Long One, estaremos conviviendo por más de 100 años con esta tecnología, en medio de tasas récords de enfermedades relacionadas con el medio ambiente”.

El plan nuclear argentino se relanzó durante la presidencia de Cristina Fernández cuando estaba ya prácticamente descartado por su inviabilidad e ineficiencia y a punto de llegar a su horizonte técnico máximo posible, en 2009. La ley 26.566 que permitió la extensión ilegal de los obsoletos reactores de Atucha 1 y Embalse, la finalización de la puesta en marcha de Atucha 2 y el desarrollo de los nuevos proyectos de minería uranífera en todo el país. En 2014 se profundizó el plan con acuerdos que beneficiaron a Rusia y a China.

Este reactor que ahora intentan instalar en Zárate, provincia de Buenos Aires, ya había sido rechazado en Rio Negro por las enormes movilizaciones populares a lo largo y ancho de la Patagonia, en 2017, conquistando finalmente la ley provincial antinuclear.  El Hua Long Huang continuó siendo negociado para ser instalado en el Partido de Zárate con el silencio cómplice de todo el arco político, medios de comunicación hegemónicos y a espaldas de la gran mayoría inconsulta de las poblaciones afectadas de manera directa en caso de accidentes. Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe y la ciudad de CABA permanecen desinformadas de las consecuencias para la salud y el ambiente de vivir a  la sombra de otro reactor.

Por otro lado, el MARA plantea que “La generación eléctrica en reactores nucleares, sigue siendo una política de Estado impulsada desde la CNEA que promueve la mega minería de uranio en todo el país, sacrificando territorios, pueblos, biodiversidad y agua pura. Desmentimos el relato oficial sobre la inocuidad de la producción de energía nuclear. Desde su inicio en la megaminería, hasta la deposición final de la basura radioactiva para la cual no hay solución, es completamente ecocida, contaminante, peligrosa y destructiva, sin contar que además sus fines primarios de producción de armas para la guerra. Las Asambleas que resistimos en las zonas de sacrificio tanto de minería como de instalación de reactores, y las comunidades que también somos afectadas por la contaminación y radiación que dejan estos megaproyectos, denunciamos al Gobierno Nacional y exigimos la desmantelación inmediata de este plan nuclear de muerte. Nosotros construimos para la vida y para las futuras generaciones. Las poblaciones necesitan informarse y comprender las consecuencias de estos proyectos sobre sus cuerpos y territorios, organizarse y exigir el cuidado de la salud, el agua y la vida”. Y “Todo movimiento antinuclear es intrínsecamente un movimiento que lucha por la paz. Plantamos esta bandera porque entendemos que tenemos un compromiso con las futuras generaciones y porque vemos la actual amenaza de escalada nuclear a nivel internacional. Recordemos las amenazantes palabras de Putin (Marzo 22) respecto a que si comienza la guerra “no habrá ganadores”. No podemos someternos a la locura de esta carrera por el poder poniendo en riesgo la vida en todo su conjunto”.

Las asambleas socioambientales convocan a la semana de acción antinuclear del 22 al 30 de abril con actividades locales en los pueblos y actividades simultáneas el 23 y 29. La Marcha Plurinacional Antinuclear será el sábado 23 y podrán sumarse a las movilizaciones en todo el país en los puntos que aparecen abajo. La consigna general es: “Un accidente nuclear en algún lugar del mundo es un accidente en todo el mundo” ¿NUCLEAR? NO, GRACIAS #no al Hualong One

Los reclamos son:

1- la cancelación del Plan Nuclear Argentino en todas sus etapas:

2- la cancelación del acuerdo con China, basado en el reactor nuclear Hualong One que pretenden instalar en Zárate.

3 -el desmantelamiento completo del resto de los reactores nucleares de Embalse (Córdoba) y Atucha 1 (Buenos Aires) cuyas vidas útiles fueron extendidas ilegalmente, y también de Atucha 2 (Buenos Aires) cuya puesta en marcha no fue consensuada con la enorme población a la que expone este proyecto.

4- la remediación de todas las minas de uranio en Argentina y la cancelación de todos los proyectos vigentes de minería uranífera en la Argentina (Mendoza, Chubut, Rio Negro, La Rioja entre otros)

5- la disolución de la CNEA ya que en su facultad de diseñar e implementar políticas de Estado, vulnera sistemáticamente los derechos de poblaciones enteras que se han manifestado abiertamente en contra y denunciamos fuertemente su irresponsabilidad e incapacidad de responder ante los pasivos ya generados por todo el territorio.

6-la creación de un nuevo ente autónomo del Estado, con participación directa de la ciudadanía, que se encargue exclusivamente de darle un tratamiento adecuado al problema aún no resuelto, del manejo y control de la gran cantidad del combustible gastado en los reactores y demás productos radiactivos que son desechos de la industria uranífera.

7- la firma y ratificación por parte del Ejecutivo Nacional del Tratado de Prohibición de armas nucleares.

Puntos de acciones populares:

Trelew, Chubut, 18hs. Peatonal Gazin

Valcheta, Rio Negro. 17 hs. en Paseo de la Familia.

La Rioja Capital, 19 hs. en la Plaza 25 de Mayo.

San Miguel de Tucumán, 18:30 hs. en la Casa Histórica.

Zárate, Buenos Aires 17 hs. Plaza frente al Municipio.

Mar del Plata, Buenos Aires, 18 hs. en plaza España.

Contactos de prensa: somoselmara@gmail.com / ttps://antinuclearmara.blogspot.com  

https://www.instagram.com/somoselmara

Agustin Saiz (Buenos Aires) +5491162587625

Pablo Lada (Chubut) +54 9 280 463-0754

Fabiana Vega (Rio Negro) +54 9 2920 51-7655

Adhesiones: https://bit.ly/3LZRj4f

Extractos del comunicado que amplían la información:

La energía nuclear es sucia, cara, contaminante, radiactiva, no renovable y emisora de CO2 en sus etapas primarias (minería, transporte). El producto de la fisión deberá ser custodiado de por vida una vez agotado el ciclo del combustible en un reactor nuclear. Todavía no está resuelto el destino final del combustible gastado que se sigue acumulando a orillas del Paraná y en el lago del Embalse desde hace más de 40 años. Ni tampoco está claro el destino final de la basura radioactiva, por otros próximos 50 años, que produciría el Hualong One si se llega a concretar. Sea las orillas del Paraná o una ex mina de uranio abandonada en algún lugar de la Argentina, el costo de este impacto, más tarde o más temprano, tendrá que ser asumido.

Recordemos la épica gesta de Gastre (Chubut, 1986) donde se impidió la instalación de un basurero nuclear no solo para deposición de combustible local, sino también para la importación del combustible gastado del resto del mundo. Los intereses que hoy dicen bregar por un proyecto nacional, son los mismos que quisieron convertirnos ayer en el basurero nuclear del planeta y no dudarán en volver a hacerlo como parte de la política de entrega.

La minería de uranio sólo tiene dos mercados posibles: el de generación eléctrica para centrales nucleares y el de armamento. Pero además en todos los países militarmente nuclearizados, el proyecto nuclear de uso civil ha jugado un papel de complementariedad de manera abierta con el desarrollo de armas (EEUU, Francia, Gran Bretaña, Rusia entre otros) o indirecta siendo funcional y operando en la clandestinidad como máscara para encubrirlo (Israel, Pakistán, India, Corea del Norte, etc.).

Además, la tecnología del reactor Hualong One, puede considerarse como un subproducto de la tecnología de uranio enriquecido, que en paralelo es implementada para incrementar velozmente el arsenal nuclear de China. Es decir, en una Argentina casi en bancarrota, además de la estafa que implica traer una tecnología hasta tres veces más cara, indirectamente estamos pagando con nuestros aportes, una parte de la carrera armamentística China.

Respecto a la dinámica del cambio climático debemos decir que, en los próximos escenarios, la problemática nuclear profundizará aún más esta crisis de manera drástica. La mayoría de las centrales nucleares en el mundo, por su necesidad de refrigeración constante, están expuestas a zonas de mares, ríos y lagos inundables. En ese contexto proponer lo nuclear como salida es sencillamente suicida. El planeta no tiene capacidad de resistir el impacto de uno, dos o decenas de “Fukushimas” en simultáneo.

La tecnología nuclear es la más cara y al ser un recurso no renovable, su horizonte de producción está acotado a corto plazo. Solo en un pequeño porcentaje es capaz de reemplazar en la práctica a la matriz energética hidrocarburífera. Recientes estudios explican que para el 2040 podrán salvar el 2% de las emisiones de CO2 considerando un escenario optimista. En su desarrollo consumiría los recursos económicos que se podrían direccionar para construir una verdadera salida. Es decir, con un mismo presupuesto se podría duplicar o triplicar la producción de energía, con menor impacto y menor emisión de CO2.

Pero antes de intentar reemplazar la actual matriz energética por otra, es necesario el debate sobre el “cómo, para qué y para quién” producimos la electricidad. Debemos repreguntarnos cuál es la política industrial que deseamos y por qué necesitaríamos seguir alimentando a los grandes consumidores de energía. Es decir, el relato de la transición energética, encubre una lógica de subordinación y sometimiento, que podemos contrarrestar con un nuevo modelo de sociedad cuya matriz de producción y consumo sean sustentables.

Por último, queremos resaltar el carácter de lo nuclear dentro del proyecto extractivo, modelo que persiste en imponerse como política de Estado para generar las divisas necesarias del pago de la deuda fraudulenta que gobierno tras gobierno ha sostenido. En el caso de la minería nuclear es evidente la avanzada en las diferentes provincias uraníferas que mencionamos antes. Pero además del FMI existen otros frentes de financiamiento abiertos. En el caso concreto de China y Rusia, dichos países insisten como llave de cualquier acuerdo macro, la venta de reactores nucleares. Es decir, con el proyecto nuclear argentino tal cual está planteado, accederíamos a ser moneda de cambio de los dos más grandes acreedores de una argentina prácticamente en bancarrota. Nos están vendiendo al mejor postor, como mera mercancía, nuestros cuerpos y territorios.

¡BASTA DE ENERGIA NUCLEAR!

#noalhualongone  #bastadeecocidionuclear #disolucioncnea #fueraatucha

#nonuclear

Organizan en los puntos de acción: Movimiento Antinuclear Zárate-Campana / Asamblea Riojana Capital/ Pro-Eco Tucumán / Reexistencias por el Buen Vivir Tucumán/ Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Viedma y Carmen de Patagones/ Movimiento Antinuclear Rionegrino (MAR)/ UACCH/ Asamblea de Trelew/ Asamblea Mar del Plata Libre de Petroleras/

Adhieren:

Asamblea Socio Ambiental de Cipolletti, Rio Negro

Cronopias, Vivos desde los Territorios, Comunicación Popular ambiental.

Grupo Lotos, Córdoba

Movimiento Ciudad

Observatorio por el Derecho a la Ciudad

Frente de Lucha por la Soberanía Alimentaria

Preservando Hudson, Berazategui

Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Viedma (RN) y Carmen de Patagones (BA)

Asamblea No Nuclear de Viedma y Carmen de Patagones

XR Misiones

Asamblea el Retamo de Nonogasta, La Rioja, Argentina

Pueblos por el Agua, Jujuy

Asamblea por la Vida Chilecito, La Rioja

Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la UNLP, Buenos Aires

Verde al Sur, CABA

BIOS, Mar del Plata

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter