Dos años sin Facundo y la lentitud judicial continúa

Dos años sin Facundo y la lentitud judicial continúa

30Abr22 0 Por Tramas

Facundo Astudillo Castro era un joven que salió de su casa en Pedro Luro el 30 de abril de 2020 para visitar a su novia en Bahía Blanca y que estuvo desaparecido por 107 días hasta que fue encontrado su cuerpo.

Su última referencia era que había sido detenido por la Policía de la Provincia de Buenos Aires en el acceso a la localidad de Mayor Buratovich, por violación a la cuarentena establecida por la pandemia de COVID-19. Su última foto lo muestra detenido frente al vehículo policial número RO 23360.1​4​5​.
El caso de Facundo fue denunciado por su familia, amigos y organismos de Derechos Humanos, responsabilizando a la policía bonaerense por su desaparición. Esta versión fue desmentida por la propia policía y el secretario de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, que afirmaba: “Esta vivo, lo vamos a encontrar”.

La aparición del cuerpo de Facundo, tuvo fuerte impacto, pero no se registraron avances importantes en sede judicial, donde los acusados y encubridores empezaron a sostener la tesis de que el joven había sufrido un accidente.

Una pericia del Equipo Argentina de Antropologia Forense había establecido que “al no haber materias blandas no se puede precisar si se ejerció violencia en el cuerpo o si hubo participación de otras personas”. Estos resultados fueron traducidos por la jueza María Gabriela Marrón, titular del Juzgado Federal 2 de Bahía Blanca, como que no hubo participación de terceras personas ni se encontraron elementos de violencia en el cuerpo. Esta particular interpretación de la jueza, queda desmentida por los resultados que habían arrojado las nuevas pericias.

Pericias que fueron realizadas sobre elementos que pertenecían a Facundo. Según declaraciones de uno de los abogados querellantes, Luciano Peretto: “específicamente sobre aquellos que estaban dentro de la mochila, en situación muy llamativa, porque recordemos que la mochila aparece a algunos kms. de donde aparece el cuerpo, cerrada, con los dos celulares adentro-que el día posterior a su desaparición se prendieron en Bahía Blanca y después aparecieron tirados en la ría- y la ropa que llevaba puesta Facundo ese día también aparece en la mochila”. Agregó el abogado que: “Algunas lesiones tienen que ver con cortes y punciones, lo primero que analiza ese estudio es que esas lesiones se dieron con el cuerpo adentro, es decir, no es que la ropa quedó adentro de la mochila y después fue atacada por algún animal sino que esas lesiones se dieron con el cuerpo de Facundo adentro, porque no tenían orificio de salida y de entrada, sino de entrada”.

Peretto había señalado que se pediría un mayor abundamiento en la investigación porque la ropa de Facundo presentaba “quemaduras con factores térmicos“, por lo tanto era importante saber “qué tipo de factor térmico estaba impreso en la ropa y también en Facundo“.

La pericia había sido realizada por Gendarmería Nacional y según el abogado Peretto su resultado había sido “confirmatorio, de fuerza probatoria dentro de la causa. Viene a confirmar el hecho de la desaparición en un marco de violencia policial e institucional enorme”. Y también aclaró que “esta pericia es determinante para concluir y confirmar la participación de terceras personas y que estamos frente a un hecho criminal”.

Esas nuevas pruebas fueron encontradas el 15 de agosto de 2020, en la zona del canal Cola de Ballena en Villarino Viejo, donde habían hallado, también, un cuerpo esqueletizado. Cristina Castro decía “en mi corazón siento que es mi hijo Facundo” como luego se confirmaría.

Recordemos también que en el lugar del hallazgo Cristina había escuchado como al entonces fiscal, posteriormente apartado de la causa, Ulpiano Martínez lo ponían en comunicación con Sergio Berni, quien al día siguiente afirmaba “que por la fisonomía y por la mochila que estaba al lado”  suponía que podría tratarse del joven desaparecido 109 días antes.

Mientras tanto en canales de televisión el intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua insistía con la hipótesis que había iniciado en una entrevista con el periodista Germán Sasso el 4 de agosto: “me llama la atención que no se investigue la línea del narcotráfico“. Argumento sin ninguna consistencia pero que repetía en cada aparición pública en la que hablaba de Facundo, con total desparpajo y perversión.

Una vez más, un pibe de 22 años con toda la vida por delante se cruzaba con hombres y mujeres con uniforme policial y allí se terminaba todo. Otra vez y con plena vigencia de derechos constitucionales un caso de desaparición forzada finalizaba con un asesinato.

Como en tantos otros casos comenzaban a operar el encubrimiento, las pistas falsas y como no podía ser de otra manera, el periodismo adicto al gatillo fácil.

La mentira necesita de muchos cómplices” había dicho Cristina Castro. Quienes mataron a Facundo son miserables con armas y uniformes del Estado. Y las responsabilidades hay que buscarlas bien arriba, empezando por Sergio Berni, el hombre que el 12 de agosto del 2020 le decía a la madre de Facundo “su hijo está vivo, lo vamos a encontrar“.

Días después la operación encubrimiento estaba en marcha, junto al fiscal Ulpiano Martínez, la jueza, María Gabriela Marrón, entonces titular del Juzgado Federal 2 de Bahía Blanca y el poder político de Villarino, representado por el intendente Bevilacqua.

Pero la lucha de la querella logró primero que el fiscal Martínez sea separado de la causa y meses después, también la jueza Marrón, tal como lo habían requirido los fiscales Andrés Heim y Horacio Azzolin  y la fiscal Iara Silvestre, todxs comprometidos con la investigación. La causa ahora tramita en el Juzgado Federal 1 de Bahía Blanca, a cargo del juez Walter López da Silva.

No hay duda que se abre una nueva esperanza para romper el cerco de la impunidad con que fue tratada la causa donde un joven, primero desaparece y luego es hallado muerto. En el medio, solamente el accionar policial y porteriormente la larga cadena de encubrimientos y falsedades institucionales.

Alguna vez, un juez deberá proceder de acuerdo con lo que indica la propia ley, tomar seriamente el conjunto de prubas, que son irrefutables y trabajar en el debido proceso que no es más que lo que pretenden la Comisión Provincial por la Memoria (constituida en querellante); lxs tres representantes del Ministerio Público Fiscal y Cristina Castro, la mamá de Facundo, junto a su famila, para que se haga justicia.

tramas

 

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter