Centro Atómico Constituyentes: diversas fallas internas, pero que no afectan la seguridad nuclear

Centro Atómico Constituyentes: diversas fallas internas, pero que no afectan la seguridad nuclear

16May22 0 Por Cristian Basualdo

El ex jefe del Departamento de Seguridad e Higiene del Centro Atómico Constituyentes (CAC), Gabriel Rodríguez Zulato, denunció públicamente graves fallas de seguridad en este centro.

“Yo me termino yendo porque este lugar no es seguro, yo no lo considero seguro”, dijo Zulato durante una entrevista en La Nación+, advirtió que si hoy hubiese un incendio no está en condiciones de ser extinguido. Explicó que “los materiales radiológicos no dejan de ser productos químicos que tienden frente al calor a volatilizarse, con lo cual, en caso de un incendio que llegase a algunas de las instalaciones críticas que tenemos acá adentro, justamente el peligro es que se llegasen a volatilizar”.

Zulato explicó que “la red de incendio del CAC está prácticamente fuera de funcionamiento ya que una parte no cuenta con el correcto mantenimiento por falta de personal y la otra ha sido desguazada por los permanentes hurtos que se producen sistemáticamente en el sitio”, publicó el sitio Info Blanco sobre Negro. El denunciante precisó que desde la designación de la nueva Gerencia de Coordinación se han hurtado bienes de la red de incendios por un monto aproximado de dos millones de pesos.

Las deficiencias en la red de incendios del CAC también fueron advertidas por la División Riesgos Especiales de los Bomberos de la Policía Federal Argentina.

El CAC es uno de los 3 centros atómicos pertenecientes a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), está ubicado en Villa Maipú, partido bonaerense General San Martín, muy cerca de la Ciudad de Buenos Aires. Es el asiento del reactor nuclear RA-1, del acelerador de iones pesados TANDAR, además de las plantas de Fabricación de Polvos de Uranio y de Elementos Combustibles para Reactores de Investigación.

En una entrevista para El Archivo, Zulato explicó que la seguridad no necesariamente se refiere a una posibilidad de accidentes como Chernóbil o Fukushima, sino que comienza con la necesidad de que el lugar, que está comprendido por 8 hectáreas y 50 edificios, cumpla con normas básicas de seguridad y medio ambiente.

Zulato es fundador de Proyecto Energía Argentina y director de la Initiative for Global Security (IGS).

Otra deficiencia del CAC, a la que apuntó el ex jefe de Seguridad e Higiene, es el servicio médico del lugar, “no tiene los elementos para actuar ante una emergencia radiológica habida cuenta de que ni siquiera posee una ambulancia propia, que sería de vital importancia ya que en incidentes de este tipo se ha reportado que los prestatarios son reacios a trasladar pacientes que hayan sufrido accidentes radiactivos”. Agregó sobre el asunto, que “es necesario contar de forma urgente con un centro médico especializado para derivar pacientes eventualmente afectados por radiación, ya sea por contaminación interna o irradiación externa”.

En cuanto a las emergencias convencionales, manifestó que existe una gran falta de medios de escape en muchos edificios del CAC, constituyendo “una verdadera trampa mortal para el personal y visitantes del lugar”.

También remarcó las debilidades en la seguridad física del lugar, “los límites perimetrales del CAC son, en algunos casos, sumamente débiles, existiendo alambrados fácilmente franqueables por un posible agresor. No existen cámaras de seguridad ni sistemas de alarmas de intrusión, por lo cual toda la seguridad perimetral del sitio queda supeditada a las recorridas del personal de gendarmería y de seguridad privada” dijo Zulato. “En las circunstancias actuales, la probabilidad de éxito de un hecho terrorista, de sabotaje, robo o desvío de material nuclear, dependen directamente de la voluntad del perpetrador dado que no se cuentan con las condiciones mínimas para repeler un hecho de estas características”, expresó el ex jefe de Seguridad e Higiene.

El 10 de enero de 2022, Zulato elevó a sus superiores un informe con las deficiencias mencionadas, y ante la falta de respuesta dejó el cargo en marzo. Zulato dijo que solicitó una reunión con la presidenta de la CNEA, Adriana Serquis, y con el gerente de Coordinación del CAC, Oscar Lago, pero “ha sido ignorado sistemáticamente” e incluso denunció que recibió “varias amenazas”. También recordó que intentó comunicarse “con un importante ex subsecretario de Energía Nuclear que manejaba la CNEA en la etapa de Cambiemos pero tampoco contestó sus correos” por lo que resaltó que “el problema es general y apartidario”.

Finalmente, el ex jefe de Seguridad e Higiene del CAC “solicitó la intervención inmediata de las autoridades para subsanar la situación detallada dado que es fundamental tratar estos temas con urgencia porque un accidente de consecuencias graves en el Centro Atómico constituirá una tragedia no solamente previsible sino prácticamente inevitable”.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter