Las y los pibes también luchan

Las y los pibes también luchan

19May22 0 Por Luís Angio

El documental “Rescátate con los pibes”, con dirección de Marcos Coria y Mariano Corbacho muestran las luchas que han llevado adelante estudiantes secundarios de las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires, contra los planes de los gobiernos de Mauricio Macri Y Horacio Rodríguez Larreta y su ministra de Educación Soledad Acuña.

En una entrevista en el programa ¡Otras Voces…Otras Propuestas! Marcos Coria nos comenta sobre los motivos que los llevaron a realizar este documental, vista no solo desde la óptica de dos realizadores cinematográficos, sino también como docentes de educación secundaria en escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires y del conurbano bonarerense.

OVOP: Siempre la problemática de la escuela en la ciudad de Buenos Aires, los reclamos gremiales por falta de salarios y de la falta de políticas públicas, y ahora me encuentro con que ustedes armaron un documental con la mirada de los pibes del secundario.  ¿Qué fue lo que los llevó a hacer este documental para ver qué opinan las y los pibes, y que en general siempre los tienen marginados?.

 Nosotros veíamos esa actitud frente a la no escucha muy socia del adultocentrismo. Lo vivimos como estudiantes y como docentes también de la educación pública que hasta el día de hoy tanto Mariano como yo estamos del otro lado del pupitre dentro de la educación pública y sentíamos que esa voz que veíamos en las aulas, en nuestro entorno, no estaban siendo representados y era una vacante dentro de la representación audiovisual, la voz de los jóvenes como sujetos políticos como sujetos sociales, como parte de la comunidad educativa, que bien tiene sus propias conclusiones como organización como espacio de que nos reúne para aportar a mejorar las condiciones de cursada de las condiciones de la educación pública en general. Ese espacio sentíamos que no estaba contado del todo si bien. Había algunas excepciones en escuelas más históricas como en el Nacional Buenos Aires o el Carlos Pellegrini que tienen su historia de lucha y nosotros intentamos contar esta historia, intentamos representar al movimiento estudiantil a través de diferentes escuelas, y que abarca escuelas técnicas, comerciales, bachilleratos, etcétera, entonces esa vacante la intentamos cubrir. Para que pueda salir a la luz el protagonista que en este caso es la juventud.

 OVOP: ¿Desde cuándo empiezan a analizar estos hechos para armar el documental?.

 Nosotros empezamos a encarar el proyecto en el año 2015 y filmamos hasta el año 2018 y empezó el proceso de postproducción. Nosotros entendíamos que un año que fue bisagra para el movimiento estudiantil en Capital Federal fue el año 2010. Un año en que las condiciones edilicias, el presupuesto, las condiciones de cursadas de los estudiantes era muy mala y llevó a la organización estudiantil a 40 a 43 escuelas tomadas en todo Capital Federal que eso implica una fuerza organizativa, una coordinación muy grande, un sentido de lucha y proyección muy potente que después se repitió en 2012. Se redobló la apuesta con 60 escuelas tomadas en 2015. En 2012 sucede con la intento de implementación de la nueva escuela secundaria y después en 2015 la escuela del futuro,  la secundaria del futuro, que trata de nuevo de aparecer cada dos años. Encontramos como cierto período cíclico que se da cada dos años tanto del ataque hacia la educación pública por parte del gobierno porteño como de los momentos de resistencia más importantes del movimiento estudiantil. Nosotros entendiendo este periodo de 2010/18, casi una década de movimiento estudiantil decidimos ir un poquito más atrás de 2015 que es cuando empezamos a filmar y por eso incorporamos material de archivo, investigaciones, cortes de periódicos. Hicimos una investigación donde hay poco material en estudios académicos. No es una temática abordada mucho por la academia. Entonces tuvimos que ir buscando en el propio relato de las y los pibes que tuvieron en 2010, que estuvieron en las calles, que estuvieron en las escuelas tomadas y a partir del mismo registro con los celulares, con las camaritas que ellos tenían, incorporamos este material a la película y por eso de alguna manera nosotros decimos que es una película heterogénea, que la mayor cantidad del tiempo el 70-80% de la película  son las voces de los pibes que se escuchan, es la voz autorizada y además aportaron material de documento de archivo para la construcción de la misma.

OVOP: ¿Vieron alguna similitud con el proceso que se dio en chile con las revueltas estudiantiles?

En Chile fueron dos procesos, en 2007 y 2018/19. Son  los dos procesos que nosotros hacemos un paralelo bastante importante inclusive creemos que hay una influencia casi directa con por ahí los métodos, si se quiere no como con las formas que encuentran la juventudes para lograr ser escuchados. Un medio de comunicación no se acerca a una escuela porque hay ratas o porque se cae un techo. En los medios de comunicación se acercan cuando pasa algo irruptivo que es una toma de escuela, por ejemplo o algo más grande, entonces encontraron ciertos métodos que son similares a 2012 y que no corresponden tampoco ni siquiera a ese proceso chileno, sino que se remonta a una historia del movimiento estudiantil, de la juventud universitaria también de los 70. Que hoy se materializa y entendemos que hay una acumulación de historia de lucha y a veces parece que la lucha fue hace mucho tiempo y que los métodos no se renuevan y nosotros creemos que los pibes y pibas hoy están escribiendo la historia y que hoy están llenando los papeles en blanco de algo que dentro de algunos años se va a recordar y de alguna manera la película forma parte de esas hojas que se van escribiendo. Trata de sintetizar una década de experiencia al movimiento estudiantil muy caliente con mucha lucha con 3 o 4 mil estudiantes en las calles coordinando y reuniéndose con los ministros de Educación, teniendo reuniones a la par y con una correlación de fuerza que le permitía tener sus victorias. Encontramos ese paralelismo, pero entendemos que también se remonta a la historia de la juventud. De esa necesidad y esa capacidad de mover lo que parece inamovible  para un mundo adulto que dice, “ya las cosas son como son, ya la educación es como es y no podemos cambiar nada” ellos hacen lo posible para mover lo inamovible y en esa experiencia y ese fuego que tiene la juventud tratamos de sintetizarlo en el proyecto.

OVOP: hablando de los medios de comunicación siempre los trataron como vagos, que no querían estudiar. La toma de escuelas fue un hecho que donde los traron muy mal.

 Si, Eduardo Feiman es como lo más evidente, inclusive en  2015/17 Feiman era un insulto, “Cállate Feiman” le decían estaba ya dentro de la juventud como si fuera un insulto, era como un antagonista creado casi a nivel ficcional. Intentamos recoger de otros profesionales para, entre comillas profesionales de la comunicación, del periodismo, que también ningún ninguneaban, prepoteaban, manejaban los hilos y confundían.  Una de las protagonistas, Antonela Giuso dice: “me hablaban como 30 personas al mismo momento para confundirme, claro, yo tengo que estar concentrada en esa toma porque quiero que se vaya tal preceptor”. Hay todo un manejo de los medios de comunicación y de profesionales y una producción muy importante en función de generar una imagen o un imaginario de una juventud perdida que va a la toma para joder. Nosotros tenemos la capacidad política, pedagógica, para poder pensar la mejora en el espacio que transita a diario.

OVOP: Ustedes en la actualidad son docentes. Hoy ven que las y los pibes tienen esa misma fuerza o esas  mismas ganas de organización de laburar en los centros de estudiantes teniendo en cuenta también estos casi dos años de pandemia donde no se pudieron encontrar físicamente?

 A nosotros por suerte nos sorprendió la realidad, veíamos que durante la pandemia por esta misma cuestión del no encuentro o de no tener problemas concretos materiales y no tener la necesidad en el ahora de organizarse por cuestiones que siempre son los motores que intentan después profundizarse en otras problemáticas más grandes, nosotros pensábamos que iba a costar muchísimo más de lo que estamos viendo hoy el nuevo encuentro entre los estudiantes y las estudiantes para organizarse. Encontramos a la Coordinadora de Estudiantes de Base de Capital Federal muy activa, organizando ollas populares, saliendo a bancar a los docentes, como se vió el jueves pasado en literatura porteña. Tenemos estudiantes que volvieron de la pandemia, no pinchados, sino con más fuerza y con más ganas porque vieron en ese espacio de organización el potencial que a veces en el ida y vuelta se naturaliza y se naturaliza la educación pública, la importancia de tener un edificio que nos contenga. Entendemos que hoy se abre de un nuevo periodo para los estudiantes secundarios y que es un momento de avanzar y hubo un momento también de reconsiderar cuáles son las formas que se dan para poder construir una nueva educación y justamente la pandemia problematiza también esta idea de la educación un poco vieja que va quedando y la necesidad de encontrar nuevas formas pedagógicas. Esto lo tienen bien claro los pibes y pibas que vienen peleando y fueron la vanguardia en la construcción de la necesidad de la ESI,  de la incorporación de la ley de Educación Sexual Integral. La siguen luchando, siguen constantemente organizándose para que se puedan implementar efectivamente porque si bien está legislado todavía no se aplica en todas las escuelas de Capital Federal. Creo que hoy es un nuevo punto de partida y que seguramente en los próximos periodos vamos a encontrar mucho movimiento y mucho agite por parte de los estudiantes.

NOTA: El documental “Rescatate con los pibes” se puede ver desde el jueves 19 hasta el miércoles 25 del cte. mes en el cine Goumont a las 15 hs. A partir del 2 de junio va a estar en la plataforma cine.ar durante aproximadamente un mes.

Luis Angió

Trailer del documental:

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter