Pastor condenado por abuso de niñas y adolescentes. ¿Qué es la Congregación Cristiana Pueblo de Dios?

Pastor condenado por abuso de niñas y adolescentes. ¿Qué es la Congregación Cristiana Pueblo de Dios?

1Jun22 0 Por Tramas

Antonio “Tito” Aguirre, el pastor condenado era líder espiritual de la secta Pueblo de Dios en Santa Fe. Esta congregación está fuertemente involucrada en la política del Paraguay, mediante su brazo electoral el Movimiento Republicano por la Libertad.



El pastor, que en la actualidad tiene 70 años, fue condenado a 25 años de cárcel tras ser encontrado culpable de numerosos delitos sexuales en perjuicio de niñas y adolescentes de su congregación. Está probada su autoría de dos hechos de abuso sexual con acceso carnal calificado; tres hechos de abuso sexual gravemente ultrajante calificado y dos hechos de abuso sexual simple reiterado y agravado. Su condición de ministro de culto ha sido valorada como agravante. Según probó la acusación, las niñas “eran agredidas cuando se quedaban a dormir en la sede de la congregación religiosa” y también “al momento de ser trasladadas por el acusado en un vehículo particular”. La fiscal interviniente Alejandra del Río Ayala, de la Unidad Fiscal Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual (GEFAS) del Ministerio Público de la Acusación (MPA), pidió 40 años de prisión.


Congregación Pueblo de Dios: poder territorial y política

El origen de la secta se ubica en el pueblo denominado Repatriación, al sur de Caaguazú, que fue elegido por el dictador Alfredo Stroesner para reubicar a familias paraguayas que regresaron al país, beneficiados por un decreto del año 1963. El primer líder de la secta fue José, un misionero que dijo haber tenido un encuentro con Dios y haber recibido instrucciones para organizar su iglesia. La Congregación alcanzó una gran influencia en su lugar de origen y posteriormente se extendió a otros pueblos vecinos.
La inserción territorial de la Congregación se volcó a la política, formando en 2014 el Movimiento Republicano por la Libertad, por el partido Colorado (ANR), que debutó ganando la intendencia de la Municipalidad de Karapaí, departamento de Amambay. En 2016, inscribieron a 600 candidatos para diferentes cargos en 10 de los 17 departamentos del país. El más conocido de esos postulantes fue Víctor Daniel Cartes, primo del que en ese momento era Presidente del Paraguay, Horacio Cartes.
La irrupción de sectas religiosas vinculadas a alianzas políticas electorales de derecha no es un fenómeno exclusivo del Paraguay. El caso más conocido es el de los grupos confesionales que acompañaron a Donald Trump, pero hay otras experiencias en otros países del mundo. Esas apariciones tienen en común la promoción de programas antiderechos y de posturas muy conservadoras, que son reivindicadas como una salvaguarda de los valores cristianos.
Las declaraciones de Ramón Acosta, un dirigente de la Congregación que se presentó como candidato a senador son representativas: “Ojalá el pueblo no nos dé la espalda, a gritos pide cambio y acá nosotros decimos presente con candidaturas no improvisadas. Yo me creo político avezado, con las mejores capacidades, con preparación cristiana. Yo le tengo a Dios en mi corazón. Si yo le tengo a Dios le tengo al pueblo en mi corazón, soy muy diferente a los políticos populares”.
La condena al pastor Antonio “Tito” Aguirre, poco tiempo después de que sea conocido el procesamiento del ex gobernador de Tucumán, José Alperovich, por presunto “abuso sexual agravado con acceso carnal” en seis oportunidades contra su sobrina, parece desmentir que la incursión de pastores en la política aporten alguna diferencia, o promuevan algún cambio que favorezca al pueblo.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter