El Estado de Derecho burgués y los derechos humanos

El Estado de Derecho burgués y los derechos humanos

7Jun22 0 Por Damián Ravenna

Como resultado de los dichos del Vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el
Juez Carlos Rosenkrantz, asistimos a un debate entre las facciones de nuestras clases dominantes
que busca clarificar los costos sociales de los derechos y que además busca dilucidar qué serían
nuestros derechos.

 
Es por ello que es de suma importancia tener en claro que bajo la égida liberal y peronista este
debate implica la gobernanza del Estado de derecho liberal-burgués. Los peronistas con esa
mirada estatista que los caracteriza, entienden con Evita que detrás de cada necesidad nace un
derecho, el eje liberal-conservador denuncia que esto tiene costos económicos, no contemplados
por lo que adjetivan como el populismo peronista. 
Ello trasunta en una mirada sobre la economía-mercado desprendida del sistema político y como
fuente de los derechos, es decir la mirada (neo) liberal centra su mirada sobre los derechos en el
individualismo, en la orquestación de riqueza personal como forma de acceder y de tener-poseer
derechos, en cambio el peronismo nos habla de la distribución de la riqueza para generar
derechos, de ahí la importancia de que ellos estén en el gobierno, es decir o se espera el derrame
de la copa neoliberal o se espera la distribución de la riqueza para acceder a los derechos. Por lo
que la mediación entre los derechos es siempre según estás claras facciones de nuestras clases
dominantes, el capitalismo como relación social.
Pero claro la concepción de ambos sobre los derechos es desde el capitalismo realmente existente
y sus adláteres: la democracia liberal delegativa y el Estado de derecho liberal-burgués. Por lo que
se trata de un debate conservador sobre lo instituido y no sobre las posibilidades instituyentes de
los derechos.
Observado ello, en materia de derechos humanos es muy interesante cómo se piensa el Estado de
derecho, su génesis estructural surge en la Declaración Universal de los Derechos Humanos 1 , en su
preámbulo que dice: “esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de
derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la
tiranía y la opresión…” es desde aquí que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desarrolla
todo el marco conceptual de los derechos humanos y el Estado de derecho. Nótese que si no
existe un régimen de derecho, la rebelión es un derecho humano.
Otro frase muy luminosa ya que clarifica las relaciones de poder que el Estado de derecho implica
surge del informe de la ONU de título; El fortalecimiento y la coordinación de las actividades de las
Naciones Unidas orientadas a la promoción del Estado de derecho 2 , en su enunciado número 13 la
ONU nos dice: “El Estado de derecho proporciona una estructura a través de la cual el ejercicio de
poder se somete a normas convenidas, garantizando la protección de todos los derechos
humanos”.
Entonces el ejercicio de poder al que hace referencia la ONU se somete a las reglas y normas
convenidas entre las facciones de nuestras clases dominantes y sus representantes institucionales,

lo que implica que los derechos no son derechos para el Estado de derecho liberal burgués, sino
que son un mecanismo de regulación de la conflictividad social inherente a las sociedades
capitalistas.
He aquí el meollo de la cuestión, la lucha por los derechos se enmarca en la lucha de clases, sus
antagonismos y el ejercicio de poder -siguiendo a la ONU- por consiguiente en cómo las relaciones
de fuerza se dan, que es de resaltar, tienen claramente un marco institucional favorable para las
clases dominantes y opresores.
Es de este modo que en la relación capital-trabajo la mirada estatista con la distribución de
riqueza- derechos del peronismo o la liberal del Estado de derecho burgués, generan un asalariado
que no se asume como clase y busca sus derechos de manera individual en el mercado del trabajo,
a través de lo que puede conseguir con el salario y en las paritarias regladas por las clases
dominantes y el Estado a favor del capital, ello provoca la subsunción propia de la forma trabajo
en el capitalismo para que les trabajadores no hagan el necesario pasaje de conciencia a
luchadores de la clase trabajadora con un proyecto político emancipador propio.  
Está es una forma de despliegue de la hegemonía por parte de las clases dominantes que tiene
entera relación con que después del genocidio de clase perpetrado por el Terrorismo de Estado,
no se ha logrado reconstruir el tejido social, repercutiendo esto de manera notoria en la clase
trabajadora, sus sindicatos y delegades de base y representatividad.   
Para concluir de la manera más clara posible, la idea ya sea estatista-peronista o liberal de que las
personas tenemos derechos -tanto en lo que respecta a sus alcances y sus formas- se basa en una
supuesta igualdad ante la ley, prerrequisito para acceder a los mismos. Lo que pretendidamente
se deja de lado con ello son las inequidades producto del sistema de producción de riqueza social
y para qué y para quiénes se produce, y por consiguiente quiénes realmente tienen derechos en la
tríada capital-Estado-clase.
Como hemos probado la clara mirada de clase sobre los derechos que tienen aquellos que
sostienen el modelo civilizatorio capitalista, es el prolegómeno de la violación más integral a los
derechos humanos de las clases subalternas.
Damián Ravenna
Presidente
Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires
APDH ZONA NORTE  

1 https://www.un.org/es/about-us/universal-declaration-of-human-rights

2 https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N14/464/17/PDF/N1446417.pdf?OpenElement

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter