Justicia para dos conscriptos del regimiento de Azul

Justicia para dos conscriptos del regimiento de Azul

10Jun22 0 Por Tramas

El juez del Juzgado Federal de Azul, Gabriel Di Giulio, procesó a dos represores por los homicidios de los conscriptos José Luis Musmeci (20 años) y Alfredo Mario Thomas (22 años) que fueron secuestrados y desaparecidos durante la dictadura militar.


El soldado conscripto Musmeci, oriundo de Mar del Plata, tomó una licencia de diez días en abril de 1976 y al regresar al servicio fue desaparecido, en agosto de ese mismo año. Thomas fue detenido el 5 de junio de 1976 mientras estaba también de licencia en su casa de Mar del Plata y luego trasladado al Cuartel del Regimiento Grupo de Artillería Blindada 1 de Azul. Sus padres pudieron verlo cuando estaba bajo custodia en el cuartel. El 30 de junio le comunicaron a su familia que se “le había dado la baja”, pero nunca llegó a su domicilio.
Los militares procesados son, el ya condenado Alejandro Duret (69 años) y Ricardo Humberto Russi (87 años). Al procesamiento por la desaparición de los dos conscriptos se agrega, en el caso de Russi, sus responsabilidades por la desaparición del joven militante Carlos Alberto Labolita. Por ese caso, Duret ya fue condenado y permanece detenido cumpliendo esa pena en la Unidad Penitenciaria Nº34 de Campo de Mayo.
Como ha ocurrido con otros familiares de desaparecidos, Dedid Molina de Thomas, fundadora de las Madres de Plaza de Mayo de Mar del Plata, y que luchó incansablemente por la aparición con vida de su hijo, falleció hace más de una década y no podrá enterarse que al fin los asesinos de su hijo pagarán ante la Justicia.
Thomas y Musmeci forman parte de una lista de 217 conscriptos desaparecidos durante la última dictadura militar. En todos los casos esclarecidos los militares utilizaron una metodología similar. Eran secuestrados en el interior de las instalaciones militares o a la salida de los cuarteles y se informaba a sus familiares que habían desertado, o que se fueron de baja y se habrían ido de viaje.
El capitán José Luis “el Vasco” D’Andrea Mohr, con formación de paracaidista, ha hecho un importante aporte para el esclarecimiento de cómo actuaban las fuerzas armadas en el interior de sus propios cuarteles. Poco antes de producirse el golpe de Estado fue convocado para “detectar, detener, interrogar, y eventualmente eliminar blancos”, entre sus camaradas de armas. Se negó a participar en esas actividades y por eso empezó a tener dificultades con sus mandos militares. Por sus denuncias fue degradado y expulsado del ejército en 1987. Aún en tiempos de democracia constitucional la corporación militar cubría las huellas de sus crímenes del pasado. Dando continuidad a su rebelión D’Andrea Mohr, se dedicó a investigar sobre los secuestros y desapariciones de miembros de las Fuerzas Armadas y publicó el libro “El escuadrón perdido”, que incluye los datos de 129 soldados desaparecidos. Nuevas investigaciones, elevaron esa cifra a 217 conscriptos desaparecidos durante la dictadura.

tramas


Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter