Milei hizo sapo en el conurbano

Milei hizo sapo en el conurbano

12Jun22 0 Por Guillermo Cieza

El desembarco de Javier Milei en el conurbano para presentar su candidatura presidencial terminó con un fracaso. Alquilaron la cancha de El Porvenir con capacidad de 14.000 espectadores y juntaron sólo 1.500.


La escena estaba preparado para una gran fiesta. El lugar elegido, Gerli, donde se acumula la bronca por la precarización de la vida, la falta de trabajo y la impotencia por no llegar a fin de mes, parecía un acierto. El show del Dipy en la previa seguramente sumaría a la concurrencia. Los organizadores esperaban un piso de 10.000 asistentes. Pero pasaron las horas y el público no apareció. Apenas unos pocos que llegaron en colectivos contratados. Algunos culparon al frío. Otros a la hermana de Milei, o a Ramiro Marra.


Los pocos que llegaron sirvieron para desnudar las arterias de este nuevo movimiento, estaban los militantes, los convencidos. Estaban los de “La Julio Argentino”, con una remera con la cara de Roca y una leyenda atrás que dice: “hagamos grande Argentina otra vez “. Las consignas eran primarias pero directas: ” Abran paso, llegó Javier Milei / Pongan huevos, la casta va a correr / Militamos con todo el corazón / Este año la Rosada es del León”. La composición del acto, fue de jóvenes pobres del conurbano, que están jodidos y en la búsqueda de un enemigo a quien echarle la culpa de su impotencia: ¿los politicos?, ¿los comunistas?, ¿los inmigrantes”.
Lo de Milei puede crecer entre esa clientela, pero parece poco para un país con una sociedad compleja como la argentina. Esto no es Brasil.
Como le pasó a Aldo Rico, el gran enemigo de Milei es el tiempo. Porque el tiempo devalúa la sorpresa y el encantamiento de la coincidencia entre sus puteadas y la bronca popular. Pasa el tiempo y Milei es un político más, un showman más simpático o repudiable, según se mire, pero sólo eso. Y el que tiene urgencias no puede esperar a un lejano 2023. Haciendo referencia a los políticos, la seducción de frases como: “Vengo a sacar a estos delincuentes a patadas”, tienen el riesgo de que el paso de los meses las convierten en una nueva promesa incumplidas. La necesidad de armar una propuesta nacional lo obliga a alianzas y reaparecen viejos conocidos de la política nacional. ¿Pero ese Bussi con quien se quiere juntar en Tucumán no es el hijo del milico y el mismo que…?
El tiempo le juega en contra a Milei porque el poder de la novedad se le descascara, la agitación sin logros termina por generar nuevas frustraciones.
El rugido del león mete miedo y genera expectativas cuando anticipa el ataque sobre su presa. Si no es así, pierde respeto . El león deja de ser el rey de la selva, para convertirse en un melenudo gritón que es parte del espectáculo del circo.

foto – Tiempo AR

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter