¿ Requiem definitivo para la Cumbre de las Américas?

¿ Requiem definitivo para la Cumbre de las Américas?

13Jun22 0 Por Elsa Bruzzone

“Los EE UU parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria en nombre
la libertad”.

Libertador General Simón Bolivar


El proceso de las llamadas Cumbres de las Américas se inició en el Consenso de
Washington en el año 1989. EE UU y sus aliados, los países más ricos del mundo y los
organismos financieros internacionales, diseñaron la arquitectura económica mundial para
apoderarse de las riquezas y los recursos naturales de los países del planeta. En el marco
de las aplicaciones regionales, al Hemisferio Occidental, término con el cual es designado el
Continente Americano, le correspondió las llamadas Cumbres de las Américas, encuentros
de mandatarios de la Región donde se fijan las estrategias políticas, sociales, culturales,
científicas y tecnológicas, laborales, económicas, educativas, sanitarias, energéticas,
ambientales, de recursos naturales, derechos humanos, de comunicaciones, transportes y
militares.
La Primera Cumbre se realizó en Miami, EE UU, del 9 al 11 de diciembre de 1994. A ella
asistieron 34 Presidentes. La única ausente, expulsada de la OEA en 1962, fue Cuba. En
ella, se ratificó como elementos político, la Democracia Representativa, (adoptada en la
Reunión de la OEA en Santiago de Chile en 1991), y económico, el libre comercio y la
integración económica continental. Así se estableció el ALCA (Área de Libre Comercio de las
Américas), nacido en 1991, bajo el mandato de Bush padre, con el nombre de Iniciativa de
Libre Comercio para las Américas. La fecha elegida para concluir las negociaciones e
instrumentarlo fue fijada para el año 2005. Se hizo hincapié en la necesidad de contar
durante el proceso con la cooperación y el financiamiento del sector privado y de
organizaciones internacionales. Además, se sentaron las bases para el nacimiento del nuevo
Sistema Interamericano de Defensa (SIAD), que sería puesto en práctica a partir de la
Primera Reunión de Ministros de Defensa de las Américas, realizada en Williamsburg, EE
UU, en julio de 1995.
La Segunda Cumbre se realizó en Santiago de Chile del 18 al 19 de abril de 1998 y
ratificó los objetivos enunciados en Miami. Se acordó iniciar las negociaciones finales del
ALCA. Se reconocieron las contribuciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de
la OEA y de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina (CEPAL) a
este proceso y al igual que la Primera Cumbre determinó como enemigos del Continente,
a instancias de EE UU, al terrorismo, el narcotráfico, las armas de destrucción masivas.
La Tercera Cumbre se realizó en Quebec, Canadá, en abril de 2001. Igual que la Segunda,
ratificó las determinaciones de la Cumbre de Miami. Ordenó la preparación de la Carta
Democrática Interamericana, para ser presentada a la OEA en la Reunión que ésta llevaría
a cabo en Lima, Perú, en septiembre de 2001. La única oposición a este acto provino de
Venezuela. Surgieron como nuevas amenazas a la Región el crimen organizado y la violencia
social. Se anunció la elaboración del borrador preliminar del ALCA, llevado a cabo en el
período comprendido entre 1998 y 2001 y se remarcó el compromiso colectivo con el
mismo y la intención de ponerlo en marcha no más allá de diciembre de 2005. Venezuela
fue la voz discordante. Se determinó que la OEA debía ser reformada.
El 5 de mayo de 2002, Otto Reich, entonces Secretario Adjunto de Estado para Asuntos
del Hemisferio Occidental, manifestaba al diario “El Nuevo Heraldo”: “ A través de los
años, esas Cumbres han retado a Ministros de Educación, de Defensa, de Salubridad, de
Justicia, de Finanzas, de Trabajo, de Ecología, de Transporte, de Ciencias, de Energía y de
Comercio a colaborar para resolver problemas…. Mediante un conscientemente proceso
conferencista, los gobiernos y las sociedades civiles, incluyendo a las organizaciones
empresariales y laborales, han creado una relación funcional”.. Olvidó decir “a nosotros,
los EE UU”. Y agregaba: “Juntos participamos en un diálogo práctico en la OEA en
Washington y en conferencias y sitios públicos de la web, para identificar asuntos en
común, estudiar las condiciones de documentos comerciales y evaluar los resultados de
las Cumbres”. Huelgan los comentarios.
En 2003 se dio a conocer el Informe Oficial de las Cumbres de las Américas. Éstas fueron
definidas como plataformas de acción colectiva y un camino para la gobernabilidad regional
en el contexto de la globalización. Aparecieron como instituciones asociadas al Proceso de
Cumbres los Bancos Mundial (BM), BID, Centroamericano para la Integración Económica
(BCIE), Caribeño de Desarrollo (BCD), todos ellos definidos como proveedores de apoyo
técnico y la financiación necesaria para “servir a nuestras naciones”; la Corporación Andina
de Fomento (CAF), la CEPAL, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Instituto
Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la OEA, la Agencia Estadounidense
para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Se
anuncia que el BM aporta 6.000 millones de dólares al financiamiento de los Mandatos de
las Cumbres y el BID, 9.200 millones. Ambos integran el Consejo Ejecutivo del Grupo de
Revisión de Implementación de las Cumbres. Además que había una activa cooperación del
BM, muy preocupado por la corrupción, el BID y la USAID con ONGS del Continente para
que colaboraran con la OEA. 78 ONGS trabajaban entonces en los niveles políticos y 1.380
en las más diversas áreas. Entre ellas la FLACSO de Chile.
Productos de las Cumbres han sido, además de la Carta Democrática Interamericana, el
ALCA, definido como “la piedra angular del Proceso Global de Cumbre”, las Reuniones
de Ministros de Defensa de las Américas, la Comisión de Seguridad Hemisférica (CSH), el
Centro de Estudios Hemisféricos (CEH), la Comisión Interamericana de Lucha contra las
Drogas (CICAD), el Comité Interamericano de Lucha contra el Terrorismo (CICTE), el Foro
Interparlamentario de las Américas (FAPI) que tiene grupos de trabajo dedicados al
terrorismo y en ese entonces al ALCA, el Centro de Estudio de Justicia de las Américas
(CEJA), muy preocupado por el delito cibernético, la Convención Interamericana contra el
Terrorismo, las Iniciativas Hemisféricas para la Energía y la Integración del Transporte….


El Informe Oficial hizo una excelente descripción de los problemas que aquejaban al
Continente: pobreza, exclusión, situación de las mujeres, niños, Pueblos Originarios, pero no
dio soluciones. En el problema de las drogas trabajó sobre la oferta y no sobre la
demanda. Una y otra vez ratificó el concepto de una economía abierta y libre. En el tema
educación insistió en la formación de cuadros gerenciales. Con respecto a los recursos
hídricos instó a los organismos multilaterales a prestarles atención y propugnó la
sostenibilidad ambiental basada en la liberalización comercial y la conservación orientada
por el mercado, ratificando una vez más que el ser humano, la vida vegetal, animal, la
naturaleza y el planeta son objetos, mercaderías, cosas que se compran y se venden de
acuerdo a las leyes de oferta y demanda del mercado.
La Cuarta Cumbre se realizó en Mar del Plata, Argentina, el 4 y 5 de noviembre de 2005.
Antes de la misma nos preguntábamos si en ella se ratificaría una vez más lo acordado en
las Cumbres anteriores o marcaría el principio del fin del ALCA y del Consenso de
Washington para la Región. Y decíamos: Noviembre y los meses siguientes nos darán la
respuesta. La Declaración de la IV Cumbre, dada a conocer cuando ya casi todos los
Presidentes se habían marchado, mantuvo el compromiso para el logro de un “Acuerdo
ALCA equilibrado y comprensivo.” Determinó que las reuniones por el ALCA se reanudarían
en el 2006 y designó a Colombia como el país coordinador de una ronda de consultas
con miras a una reunión de responsables de negociaciones comerciales. Tomó en cuenta
las objeciones al ALCA y estableció que se explorarían ambas posiciones, a favor y en
contra, a la luz de lo que se resolviera en la reunión de la Organización Mundial de
Comercio en Doha. Como se ve, el ALCA aún estaba con vida. Había sufrido solamente un
retraso. Siguió reconociendo al terrorismo, narcotráfico y las migraciones como amenazas,
aunque en el tema de las migraciones estableció que se debían respetar los derechos de
los migrantes que en definitiva eran ¡seres humanos! Ratificó el compromiso con la Carta
Democrática Interamericana, con la democracia representativa “indispensable para la
estabilidad, paz y desarrollo de la Región”; pero en el Artículo 60 reafirmó que la
democracia participativa en los diferentes ámbitos de la actividad pública, “contribuye a la
consolidación de los valores democráticos y de la libertad.” Reiteró la importancia del papel
del GRIC (Grupo de Revisión de la Implementación de Cumbres) y de las instituciones y
organismos que participaron en el Seguimiento de las Cumbres, de los cuales ya hemos
hablado. El dato nuevo fue el pedido de reforma de los organismos internacionales: que
fueran democráticos, tuvieran en cuenta a los pobres y medidas para reducir la pobreza y
que estuvieran dispuestos a rendir cuentas.
El Programa de Seguimiento de Cumbres, propuso eliminar el trabajo forzoso en el año
2010, disminuir el número de niños que trabajaban y erradicar a más tardar en el 2020
el trabajo infantil. La pregunta que nos hicimos entonces fue ¿Puede esperar nuestra niñez
hasta el 2020? Reconoció la importancia de los organismos internacionales en el
“desarrollo económico” de nuestros países, y de la Carta Social de las Américas y su Plan
de Acción, a los cuales propuso impulsar.. Toda una contradicción. Se legitimó la ocupación de Haití por parte de la “Misión de Paz” de Naciones Unidas y se pidió la “ayuda” y la
intervención en el país de las instituciones financieras internacionales. Toda las
discusiones giraron en torno al ALCA y a la democracia representativa en menor grado,
ambos, elementos económico y político, respectivamente, del Sistema Interamericano de
Defensa (SIAD). Del tercer componente, el militar, no se habló. Apenas un par de líneas que
expresaron la adhesión a los objetivos de la Declaración de Seguridad sobre las Américas,
del año 2003. De los cuatros comunicados emitidos (sobre Bolivia, la reunión de DOHA,
Colombia y Haití) dos fueron gravísimos:
La Declaración sobre Colombia reconoció los esfuerzos del gobierno colombiano, sin
nombrarlo, por la “paz”. Quienes redactaron esta Declaración parecieron ignorar que bajo
el gobierno de URIBE se cometieron las mayores violaciones a los derechos humanos que
uno pueda imaginarse. Hemos visto que la “Paz de Uribe” era la Paz de los Cementerios.
Y definió a las FARC, sin nombrarlas, pero fue evidente que se refería a ellas y no a los
paramilitares, como “grupo armado ilegal” desconociendo su carácter de fuerzas
beligerantes y por lo tanto amparadas por las Convenciones de Ginebra, status otorgado
por las mismas Naciones Unidas desde el año 2.000.
Con respecto a Haití, amplió lo expresado en el Plan de Acción. Reconoció y aplaudió en
nombre de “la gobernabilidad democrática” la ocupación del hermano país, al gobierno
títere de Latortue, a la supuesta “Misión de Paz”, a la “cooperación económica” que
brindaba para el “bienestar” del país el Banco Mundial, la Comunidad Económica Europea,
el Banco Interamericano de Desarrollo, Naciones Unidas.
La Quinta Cumbre se realizó en Trinidad Tobago del 16 al 19 de abril de 2009. El plan
del gobierno norteamericano era tratar e imponer en la misma al nuevo ALCA. En efecto,
éste fue relanzado el 24 de septiembre de 2008 en EE UU con el nombre de “Iniciativa de
Caminos Hacia la Prosperidad”. La firmaron los países integrantes del NAFTA, CAFTA (menos
Nicaragua), Chile, Perú y Colombia y se puso en marcha en diciembre de 2008 en Panamá.
No fue tratado porque el embargo y la exclusión de Cuba de la OEA dominaron la
agenda. Como datos complementarios podemos agregar que el 31 de mayo de 2009 la
Secretaria de Estado HILARY CLINTON ratificó, en la “Reunión Ministerial de Caminos Hacia la
Prosperidad” realizada en El Salvador, el compromiso de su gobierno con la misma. A la
reunión asistieron como observadores Brasil y Trinidad Tobago. La Tercera Reunión se
realizó en Costa Rica en mayo de 2010; y la Cuarta en octubre de 2011 en la República
Dominicana. El Departamento de Estado norteamericano informó que a la Iniciativa se
había sumado Uruguay; y que los socios estratégicos de la misma eran la OEA; la CEPAL y
el BID. En el desarrollo de la misma intervenían activamente agencias norteamericanas que
brindaban apoyo técnico.
El Proyecto de Declaración Final de la V Cumbre solicitó al BID que coordinara “el proceso
de revisión y consolidación de todos los programas de protección social y erradicación de la
pobreza para finales de 2010”. Instó a los gobiernos a “seguir aplicando políticas
macroeconómicas sanas caracterizadas por medidas fiscales y monetarias apropiadas y
transparentes, gastos público prudentes, ahorro interno, altas tasas de crecimiento…..” los
cuales asumieron el compromiso de “atraer inversión privada adicional y fomentar el
desarrollo empresarial”. Determinó que el BID y el BM serían los guías y apoyo para la
planificación y regulación de la energía y para el desarrollo de una estrategia de
cooperación entre los países, las organizaciones internacionales y el sector privado. Hizo
hincapié en el combate al terrorismo y el crimen organizado e instruyó a los Ministros a
cargo de la Seguridad, la Policía, los Servicios de Inteligencia y las Fuerzas Armadas para
que cooperaran y aprovecharan los recursos colectivos para enfrentarlos. Nuestros países
ya conocen de sobra lo que significa emplear a las Fuerzas Armadas en el combate de
estos ilícitos. Basta con mirar el resultado: cientos de miles de detenidos/as –
desaparecidos/as, torturados/as, masacrados/as, cientos de niñas y niños robados/as…. El
pueblo convertido en enemigo interior. Sostuvo y ratificó la importancia de la Carta
Democrática y la de la OEA y estableció el compromiso de convocar a las Cumbres cada
tres años. La Declaración Final no los incluyó, no hubo consenso.
La Sexta Cumbre se realizó en Cartagena de Indias, Colombia, el 14 y 15 de abril de 2012. No hubo Declaración Final, sólo algunos acuerdos parciales. El tema de la exclusión
de Cuba, invitada durante la etapa previa a la realización de la Cumbre, y la negativa
de EE UU y Canadá a suscribir el Documento de apoyo a los reclamos de Argentina por
la soberanía sobre las Islas Malvinas, dividieron las aguas y apareció, esta vez sin
atenuantes, que nada tienen que ver nuestros pueblos, sus objetivos e intereses, EE UU y
Canadá. Los países hermanos de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América
(ALBA), anunciaron su decisión “de no participar en las próximas Cumbre de las Américas sin
la presencia de Cuba”. La ausencia de los Presidentes Rafael Correa de Ecuador y Daniel
Ortega de Nicaragua tuvo como causa esta exclusión de Cuba, cuya presencia fue vetada
por el gobierno estadounidense cuyos funcionarios confirmaron que los desacuerdos sobre
la participación de Cuba en la Cumbre y el reclamo de Argentina al Reino Unido por las Islas
Malvinas impidieron llegar a una declaración final. No obstante ello se acordó que la Séptima
Cumbre se realizaría en Panamá en 2015.
La Séptima Cumbre, efectivamente, se llevó a cabo entre el 10 y 11 de abril de 2015 en la Ciudad
de Panamá. La Declaración Final se ocupó de la salud, educación, energía, migraciones,
medioambiente, participación ciudadana, gobernabilidad democrática, cooperación hemisférica
solidaria para el desarrollo social y económico. En la misma se incluyeron algunos aspectos
interesantes: con respecto a la educación, implementar una agenda educativa interamericana en
coordinación con organismos y mecanismos internacionales; crea un equipo de trabajo compuesto
por la OEA, el BID, la CAF (Corporación Andina de Fomento) y el Banco Mundial para que junto con
los países del Hemisferio diseñara e integrara las iniciativas en el marco institucional
interamericano. Junto con la Cumbre se celebró el Primer Foro de Rectores de las Américas. Ni las
Universidades Nacionales quedaron a salvo. Al hablar de energía: impulsar la expansión de la
integración e interconexión energética subregional y regional para alcanzar la universalización
energética en 2022. La paradoja es que hemos arribado al 2022 y miles y miles de compatriotas,
conciudadanos/as, hermanos/as de Nuestra América – Patria Grande siguen sin acceso a ella. Al
referirse a la seguridad proclamó con bombos y platillos que consideraba “especialmente el
principio de soberanía y no intervención en los asuntos internos de los Estados y los respectivos
sistemas constitucionales y jurídicos” Otra mentira. Basta con recordar el bloqueo constante
contra Cuba, a la que se sumó Venezuela, la continua desestabilización de esta última hasta hoy,
a través de las guarimbas, sabotajes, invasiones, intentos de magnicidio, la destitución de la
Presidenta de Brasil Dilma Roussef, el ataque a Nicaragua, el golpe de estado en Bolivia en
2019 contra Evo Morales con activa participación del Gobernador de la Provincia Argentina de
Jujuy , Gerardo Morales, integrante de la coalición Juntos por el Cambio, y del gobierno
argentino encabezado por Mauricio Macri A lo que agregamos el Lawfare. La última
referencia es con respecto a la gobernabilidad democrática: estableció que la OEA y otras
organizaciones del Hemisferio podían intervenir para brindar asesoramiento y asistencia
electorales cuando correspondiera. Fue el gran error que cometió el Presidente EVO MORALES,
aceptar esto. Y ya vimos los resultados.
La Octava Cumbre se desarrolló el 13 y 14 de abril de 2018 en Lima, Perú. El tema excluyente
fue la lucha contra la corrupción, fundamentalmente estatal, el lavado de activos y la recuperación
de los mismos, el financiamiento de las organizaciones políticas y las campañas electorales. Como
actora principal en todos estos temas la OEA, como mecanismos la Convención Interamericana
contra la Corrupción y el Mecanismo de Cooperación Interamericana para la Gestión Pública
Efectiva (MECIGER). El contrasentido de esto de todo esto es que a esa Cumbre asistió un
Presidente con graves denuncias por haber fugado su riqueza y la de su familia no declaradas a
guaridas fiscales: el argentino Mauricio Macri denunciado en los Panama Papers. Un zorro
en medio del gallinero. ¡Qué seriedad la de esa Cumbre! Y si hubiera acudido Lenin Moreno
de Ecuador, hubieran sido dos. Ni hablar de otros ligados a diversos delitos. Y falta un
dato más: con respecto a la gobernabilidad democrática ratificó el principio de respeto a la
soberanía de los países y la no intervención en sus asuntos internos. Una falsedad completa.
Basta con ver lo sucedido a Venezuela, Bolivia y Nicaragua a partir de esa Cumbre. Nicaragua no
aprobó esa Declaración ni tampoco ningún documento posterior surgido de la Cumbre por no
haber participado en las negociaciones de los mismos.
Y he aquí que llegamos a la Novena Cumbre que se realizó del 06 al 10 de junio en Los Ángeles, EE
UU. Llevó el pomposo título de “Construyendo un futuro sostenible, resiliente y equitativo” En
palabras de los voceros del Departamento de Estado cuando la anunciaron “es el evento de mayor
prioridad del Presidente Biden para la Región…. los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado
abordarán temas como la migración irregular, considerada como “un asunto particularmente
grave”, y otros puntos relacionados como la falta de oportunidades económicas, la generación de
empleos, la recuperación económica, la inversión del sector privado, la democracia y “los
gobiernos represivos”, la inseguridad, las “emergencias climáticas”, los mecanismos de
negociación multilateral y el libre mercado.” Por su parte el Director Principal del Consejo de
Seguridad Nacional estadounidense, Juán Gonzalez en la teleconferencia que brindó a
diversos medios de comunicación regionales sostuvo: “Ninguna otra parte del mundo impacta la
seguridad y la prosperidad de los EE UU más directamente que el Hemisferio Occidental, y es por
eso que el Presidente (ha dicho constantemente que ve el objetivo de la política de los EE UU de
promover una visión de una Región segura, de clase media y democrática como algo que está
fundamentalmente en el interés de la seguridad nacional de los EE UU.” Le faltó vociferar lo
mismo que Bill Hagerty, legislador Republicano de Tennessee “China se está comiendo
literalmente nuestro almuerzo. (me extraña que no mencionara a Rusia) ¡El Hemisferio Occidental nuestro patio trasero y nuestra zona de influencia!
Hubo otras voces. En palabras del Presidente del Consejo Estadounidense de Relaciones
Exteriores y ex Jefe de la Oficina de Planificación Política del Departamento de Estado de EE.UU.,
Richard Haass “La Cumbre de las Américas parece ser una debacle, un autogol diplomático.
EE UU no tiene una propuesta comercial, una política de inmigración ni un paquete de
infraestructura. En cambio, la atención se centra en quién asistirá al evento y en quién no. No está
claro por qué insistimos en la celebración del evento”.
No fueron invitadas Cuba, Venezuela y Nicaragua ya que para el gobierno estadounidense sus
“gobiernos son represivos”. Esto generó reacciones de varios gobiernos que anunciaron con no
asistir a la misma. Países miembros de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y
Caribeños)) le solicitaron al Presidente Argentino, Alberto Fernández, en su carácter de
Presidente Pro Témpore de la misma, asistir a la Cumbre y llevar las voces de protestas ante la
decisión del gobierno estadounidense de excluir a nuestras naciones hermanas. En sus palabras
al exponer el jueves 09 de junio: “Lamento que no estén presentes todos los que deberían en este
ámbito tan propicio para el debate. … El silencio de los ausentes nos interpela. El hecho de ser
país anfitrión de la Cumbre no otorga la capacidad de imponer el derecho de admisión sobre los
otros miembros del Continente. Observamos con dolor el padecimiento que sobrellevan pueblos
hermanos. Cuba soporta un bloqueo de más de seis décadas y Venezuela tolera otro, mientras la
pandemia de Covid-19 arrastra consigo millones de vidas… Con medidas de este tipo se busca
condicionar a los gobiernos, pero en realidad solo se lastima a los pueblos. Definitivamente,
hubiésemos querido otra Cumbre de las Américas. El diálogo en la diversidad es el mejor
instrumento para promover la democracia y la lucha contra la desigualdad… Es hora de que los
daños se reparen”. Denunció además “el uso de la OEA como un gendarme que facilitó el golpe
de Estado en Bolivia (2019) y la apropiación de la conducción del Banco Interamericano de
Desarrollo…. La OEA, si quiere ser respetada y volver a ser la plataforma política regional para
lo cual fue creada, debe ser reestructurada removiendo de inmediato a quienes la conducen”
Criticó además la exclusión de nuestras Islas Malvinas en el logo de la Cumbre y ratificó nuestra
soberanía sobre las mismas. Aquí agrego que la California Mexicana tampoco aparecía en el
logo. No necesitamos a la OEA. Es hora de decirle adiós definitivamente y como cantara nuestro
Atahualpa Yupanqui Basta que el yanqui mande!
En la inauguración el Presidente Joe Biden anunció el lanzamiento de la “Alianza de las Américas
para la Prosperidad Económica”, una apuesta a las asociaciones comerciales. Un nuevo ALCA.
Como vemos el objetivo es continuo y persistente. El mismo perro con distinto collar. Hubo una
nota de color: en la Cumbre CEO, organizada por la Cámara de Comercio de EE UU para promover
la industria estadounidense, la misma entregó una bolsa con obsequios a los asistentes. El detalle
es que algunos de ellos, termos y gafas de sol entre otros, tenían una etiqueta: “Made in China- Hecho en China”.. Cada cual saque sus conclusiones.
La Cumbre finalizó con más pena que gloria y con declaraciones sobre diversos temas: Migración
y Protección, el problema es que los/la Presidentes/Presidenta de los países más afectados por la
emigración de sus habitantes, no estuvieron presentes. Gobernabilidad: firmada por México,
Canadá y EE UU, entendida como promoción de la democracia en el mundo. ¡Ay Democracia,
Democracia. Cuántos crímenes se han cometido y se cometen sobre pueblos y países en tu
nombre!
Creemos que ya es hora de abandonar y denunciar definitivamente todos estos
instrumentos creados a partir de 1941 (Junta Interamericana de Defensa (JID)), 1947
(Tratado de Asistencia Recíproca (TIAR)) y 1948 (OEA) por EE UU con el objetivo
permanente que sirvieran a sus propios fines y propósitos. Todos ellos son la base del
Sistema Interamericano de Defensa (SIAD) vigente, y son incompatibles con la UNASUR, el
Consejo Sudamericano de Defensa( lamentablemente ambos ya no funcionan; pero esperamos
que más temprano que tarde renazcan de sus cenizas) ,el ALBA y la CELAC.
Los que mantenemos el sueño de unidad en la diversidad, de libertad, independencia,
justicia y paz para Nuestra América – Patria Grande , debemos estar alertas pues como
dijera nuestro Manuel Ugarte allá por 1923 “Los pueblos que esperan su porvenir de
una abstracción legal o de la voluntad de otros, son de antemano pueblos sacrificados.”
Hoy más que nunca deben resonar las palabras de nuestro José Martí “ Ya no podemos
ser el pueblo de hojas, que vive en el aire con la copa cargada de flor, restallando o
zumbando, según la acaricie el capricho de la luz o la tundan y talen las tempestades.
¡Los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las siete leguas!. Es
la hora del recuento y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado,
como la plata en las raíces de los Andes.” Ha llegado pues la hora de hacer la Historia.


Profesora Elsa M Bruzzone

CEMIDA (Centro de militares para la democracia argentina)
Buenos Aires República Argentina,, 12 de junio de 2022.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter