Causas armadas: mañana se sabrá el veredicto en la causa armada a Ezequiel Bazán

Causas armadas: mañana se sabrá el veredicto en la causa armada a Ezequiel Bazán

21Jun22 0 Por Matías Gianfelice

Este miércoles 22 de junio por la mañana, los juzgados de Morón serán el epicentro final de una lucha inmensa por desarmar las mentiras policiales y las ineptitudes judiciales. Fuerte tensión y expectativa.

Faltan 24 horas para que los jueces a cargo de la causa de Ezequiel Bazán den su veredicto. El oeste del conurbano bonaerense se fue espesando más de lo habitual en las últimas semanas. A las marchas y contramarchas de funcionarios judiciales de dudosas capacidades profesionales, se sumaron las ya nefastas apretadas y “jugarretas” de la maldita policía. El martes pasado, la familia de Ezequiel sufrió un nuevo apriete con allanamiento incluido. La camaradería uniformada tiene como plato preferido el terror inyectado pateando puertas. La solidaridad de lxs de abajo tiene como sendero privilegiado la dignidad colectiva y el compañerismo. Mucho de eso se vivió la semana que pasó, cuando la respuesta a tanto avasallamiento policial, se le replicó con presencial compañera en comisarías y fiscalías, con abrazos en la casa de la familia y con una pegatina exigiendo la libertad de Ezequiel el día jueves.

Los argumentos y las pruebas que demuestran con creces como fueron los hechos ya fueron presentados ante los jueces. Se han tomado su tiempo y este miércoles le hablarán a toda la sociedad con su veredicto. Le hablarán a una sociedad que supo conocer y reconocer el espanto de los peores años; pero que también no para de comprobar como a cuenta gotas las prácticas mafiosas, violentas, corruptas y asesinas siguen poniéndose botas, gorras y uniformes.

Desde Tramas nos comunicamos con Laura Ríos, la mamá de Ezequiel Bazán, quien visiblemente angustiada nos dijo:

“Pido a quienes tienen el deber de proteger que lo hagan. Mi familia está en peligro, no sé con qué me saldrán mañana: si armando más causas a mis hijos o a mí, o matando mi hijo o a mí. Alguien tiene que escuchar, esto no es una joda es una pesadilla. Luchar no es un delito, nosotros no tenemos la culpa que la justicia funcione mal. Que sigan existiendo policías mentirosos. Yo como madre busqué la verdad para mi hijo y eso no es un delito!! Ahora ellos se creen que tienen la potestad de la impunidad y hacer las cosas mal… no están acostumbrados a que se los desafíe y enfrente con la verdad.”

El miércoles tres funcionarios del poder judicial leerán la sentencia que ellos mismos escribieron. Del otro lado habrá un pueblo escuchando, habrá personas que han conocido de armas plantadas, de huellas inexistentes, de páginas de libros de entrada desaparecidas, de protocolos no cumplidos, de audios contradictorios y de celulares borrados. Ojalá que todo lo dicho en este juicio, que todo lo transitado por esta sociedad, que todo lo aprendido por este pueblo, sea también materia humana e intelectual de quienes deben dar su veredicto.

Para que la verdad no sea una farsa y la justicia una tragedia.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter