Malvinas: 40 años de una vergonzosa  rendición

Malvinas: 40 años de una vergonzosa  rendición

24Jun22 0 Por Luís Angio
Comandante británico Jeremy Moore y el general Mario Benjamín Menéndez. Rendición.
Foto: Infobae.com

El 14 de junio se cumplieron 40 años de la rendición por parte de la dictadura militar de la guerra de Malvinas en una de las etapas más nefastas de nuestra historia. Esta fecha que se oculta desde los poderes políticos y mediáticos es recordada por un Combatiente de Malvinas y periodista Gustavo Pirich. Es presidente del Grupo por la Soberanía, GPS que fue entrevistado en el programa ¡Otras Voces…Otras Propuestas! Por www.laretaguardia.com.ar

Otras Voces…Otras Propuestas: ¿qué sentís a 40 años de un 14 de junio y como viviste ese día de la rendición?.

Gustavo Pirich: La noche del 13 al 14 conocí lo que es el infierno. No sé si existirá el cielo o el purgatorio, pero sí sé que existe el infierno. Lo conocí en esta jornada. Siempre digo que nos tiraron con todo. Nosotros combatimos contra una fuerza de élite, a veces no se toma en cuenta con la fuerza militar que nos enfrentamos. Están acostumbrados a entrar a sangre y fuego en cualquier país del mundo como lo hace también Estados Unidos y otros países de la OTAN y lo siguieron haciendo, con mucha práctica, con mucho oficio. Y ahí estábamos nosotros, la mayoría pibes de entre 18 y 20 años, eso tampoco se toma mucho en cuenta. Si se toma en cuenta esto, qué es lo que estás enfrentando, se agiganta todo. Yo creo que día a día se toma más conciencia de eso y fue terrible. Hoy recordarlo a 40 años es no entender muy bien cómo logramos salir de ahí. Estaba todo preparado para que no saliera nadie. Recibimos más de seis mil proyectiles, según se estima en un estudio que se hizo para la sanidad de Malvinas que habla de la cantidad de fuego recibida en Malvinas, a pesar de haber sido una guerra que duró como decían algunos “solamente 74 días”, supera la Segunda Guerra Mundial, el fuego recibido en Vietnam y en alguna otra guerra como la de Corea. Son elementos que hacen a una composición de lugar, de espacio y de los sucesos de estos días que cuando se escuchan y analizan se toma cabal conciencia, de dónde estuvimos el 14,

OVOP: ¿El día 14 de junio qué pasó, cómo  se enteran ustedes? ¿Dónde estaban cuando les llega seguramente algún mensaje diciendo que se terminaba y no había más guerra y que se habían rendido?

GP: En el caso nuestro no nos enteramos nunca. Nos enteramos después que frenamos el fuego y que nos rendimos ante la fuerza enemiga. Nosotros seguimos combatiendo aun después de que ya se había producido la rendición. No teníamos ningún contacto porque se dio una rara situación. Después de haber peleado toda la noche a la mañana estábamos a la misma altura de donde estaban los ingleses y no nos habían visto, porque estábamos atrás de unas piedras y recién nos vieron cuando salimos de las dos posiciones. Yo estaba en un puesto avanzada delante de donde estaba la compañía. El puesto de avanzada tiene la misión de dar la temprana alerta sobre la presencia del enemigo. Estábamos a unos 800 o 1000 metros de donde estaba la compañía y es como un resguardo de dar la temprana alerta para avisar a la compañía. Yo estaba de guardia y fue que me tocó dar esa temprana alerta, con otros ocho compañeros, Estaba con el   visor nocturno. Nosotros teníamos uno solo para el que hacía guardia, nada más. Recién había tomado la guardia. Yo lo había reemplazado a mi compañero y estaba haciendo guardia y la verdad que siempre fui muy atento con estas cosas. Yo me creía que estábamos en una guerra, sobre todo cuando ya sabíamos que habían estado en Monte Longdon. Porque el combate nuestro vino después de Monte Longdon. Yo estaba justamente en el lugar más difícil de pronunciar,  Wireless Ridge. Estaba en la Guardia mirando hacia el horizonte y vi que se movían unos árboles, pero estaba todo muy tranquilo. era una de esas noches tranquilas, no había viento y seguía mirando y después me di cuenta que ahí no podía haber árboles. Que estos supuestos árboles se movían y ahí me di cuenta que estaban avanzando y dejé los binoculares y salí corriendo a la compañía.  Yo no recordaba más que cuando había tirado los binoculares y después no recordaba más. Hace unos años hablando con un compañero que recuerda muy bien todo me dijo: ”llegaste  corriendo a la compañía diciendo los ingleses, los ingleses”  y ahí nos pudimos alertar. Después volví al puesto de avanzada y cuando volví la compañía se había replegado y nosotros nos ocupamos de las posiciones que tenían los jefes y encargados de la compañía. Esto es una de las cosas que nos salvó porque estaban construidas   detrás de las piedras. Como esas piedras estaban entre el enemigo y nosotros no nos vieron porque los combates fueron desde lejos de la avanzada nuestra. Después que vimos que estaban demasiado cerca, ya nos habían tirado con todo y después de un intervalo que estuvimos como a la madrugada, donde cesó el fuego, no sabíamos muy bien qué pasaba, salimos todos, hicimos una especie de reunión para ver si seguíamos ahí o nos íbamos. Nos decidió a quedarnos al ver que todo estaba rodeado de cráteres. Donde únicamente no había cráteres era en las  posiciones. Compañeros que fueron ahora a Malvinas a la zona donde estuvimos nosotros hicieron filmaciones de esos cráteres. Ahí se toma conciencia de que nos tiraron realmente con todo.  

OVOP: ¿cómo llegan ustedes a encontrarse con los ingleses y rendirse?

GP: Me dormí, nos dormimos y me desperté en la mañana y escuchaba hablar raro, Estaba escuchando hablar en inglés y saqué la cabeza para ver y había dos elementos nuevos que todavía no habíamos visto. Uno, que estaba todo nevado,  hacía mucho frío, y estaba todo lleno de ingleses. Esa era la gente que hablaba tanto.  Estaban a la misma altura de nosotros pero detrás de las piedras y no nos habían visto. Eso nos generaba otro problema que era ver como salíamos.  Porque la verdad que tenía miedo, realmente impresionaban. Era como las películas de guerra, armados hasta los dientes con esas boinas características de imágenes de guerra. Le dije a mis compañeros que dejaran el fusil, el correaje y todo lo que pudiera parecer que queríamos seguir combatiendo. Salí y levante las manos y mis compañeros, me siguieron.  Salí diciendo las palabras que conocía de un inglés muy rudimentario  “no more fire” que para mí sonaba “no disparen, no más fuego”. La cara que pusieron los ingleses cuando prácticamente vieron que a su misma altura salían soldados argentinos. Yo pensé realmente después de ver la cara de los ingleses que era la última imagen que iba a ver porque pensé literalmente que me fusilaban. Decía si acá no hay testigos ni nada porque no nos iban a matar. Nos hicieron bajar las manos y se acercó un oficial grande, y como vio que hablaba algunas palabras en inglés me empezó a hablar y me preguntó y algo que para mí fue terrible, porque yo entendía qué es lo que me estaba preguntando y porque aparte mi respuesta fue también terrible.  Me preguntó “where is the office”, dónde están los oficiales, claro, éramos todos soldados conscriptos de 18 o 19 años. No había oficial ni sub oficial. Me pregunta eso y le digo “the oficial run away”. Que se habían escapado. No sé de dónde lo saqué, pero me sonaba que era eso. No lo podían creer lo que les estaba diciendo, que estábamos los soldados solos. Nos llevaron a la retaguardia y por todos los lugares que pasamos nos hacían ver que había habido combate el día anterior en Monte London y estaban todavía cadáveres y nos hacían entrar en las posiciones y buscar las latas de comida para darnos de comer. Igualmente me asusté mucho cuando llegamos donde tenían todas sus posiciones ahí y nos hicieron cavar pozos muy profundos y grandes. Pensé que nos estaban haciendo cavar nuestras propias fosas. Nunca nos dijeron para que. Algunos nos dijeron que podía ser para sacarnos el frío. Después nos hicieron caminar hacia Puerto Argentino, donde se estaban concentrando las tropas argentinas después de la rendición.

 OVOP: ¿Vos cómo ves a 40 años la actitud del país respecto a Malvinas?

GP: El proceso de desmalvinización fue un proceso orquestado y tiene mucho que ver con el país actual, con la dependencia del país. Inglaterra,  Estados Unidos y el FMI que es el brazo económico y financiero del  imperialismo. En estos 40 años fue de tratar de hacernos entender culturalmente, y lo lograron, de que no podemos enfrentar al imperialismo, al colonialismo, y la relación de fuerzas. Tampoco nos daba a nosotros la relación de fuerzas y sin embargo lo enfrentamos, lo hicimos. Haciendo un análisis de que fue una guerra hecha por la dictadura y todas estas cuestiones que tienen su validez en el momento de analizar, pero objetivamente ahí enfrentamos a la tercera potencia del mundo. Con Estados Unidos mostrándoles con sus satélites dónde estaban las posiciones nuestras y además con todo el apoyo de la OTAN.

NOTA: Gustavo Pirich escribió “Hojas de Ruta, De la guerra en las islas a la guerra en el continente” con prólogo de Osvaldo Bayer, donde narra todo lo que lo que vivió allá y las denuncias que hace a oficiales y sub oficiales que torturaban a los conscriptos entre otras vivencias de la guerra.

Lo pueden solicitar a gustavipirich@hotmail.com o por Facebook a Gustavo Pirich.

La entrevista completa se puede escuchar abriendo este link:

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter