El dólar agropecuario y la escasa elegancia de retroceder en chancletas

El dólar agropecuario y la escasa elegancia de retroceder en chancletas

27Jul22 1 Por Guillermo Cieza

El mismo día que se recordaba a Eva Perón, la Ministra de Economía Silvina Batakis recibía el trato que los poderosos suelen dar a los mendigos: una palmada de condolencias por su situación y un tirón de orejas por su fracaso. Para cerrar un día fatídico, se conoció que el gobierno cedía a las presiones de los acopiadores de granos y le otorgaba un trato preferencial que representa un beneficio del 15%.

En la noche del martes el canal oficial pasó un corto de 30 minutos sobre las exequias de Eva Perón que había sido preservado de la furia gorila que se desencadenó después del golpe del 55 y que había permanecido oculto durante años. La magnificencia de esas imágenes donde se ve a cientos de miles de hombres y mujeres trabajadoras llorando la desaparición de su lidereza, contrastó con la lastimosa imagen del gobierno de Alberto Fernández, que esa misma noche anunció que cederá a las presiones de los exportadores y acopiadores de granos y les otorgará un dólar agropecuario.
Para hacer más patética la concesión del gobierno, unas horas antes el propio Presidente había afirmado: “Tenemos que ir detrás de los especuladores en esta batalla; los ciudadanos argentinos son como un ejército y, enfrente, están los especuladores”. También, al caer la tarde, una manifestación organizada por agrupaciones oficialistas, había marchado hacia la Sociedad Rural portando antorchas y en repudio a las presiones por conseguir más pesos por sus dólares.


La expresión “más difícil que retroceder en chancletas” une por un lado la carga negativa del retroceso, con la portación de un calzado poco adecuado para realizar esta maniobra. Por eso retroceder en chancleta no sólo es difícil, también es poco elegante, patético.
Lo mínimo que cabe preguntarse es por qué nadie le avisó al Presidente y a los que organizaron la manifestación contra la Sociedad Rural, que la decisión de su gobierno era ceder a las presiones y otorgarle a los especuladores un dólar que permitirá a quienes tiene acopiado los granos, recibir un 15% más pesos por sus dólares.
¿Si no fue Alberto Fernández, quién fue el padre de esta nueva iniciativa que supuestamente fue negociada con quienes tienen los dólares agropecuarios? Algunos analistas que presumen de estar bien informados responsabilizan a Sergio Massa, que puso como condición este acuerdo para desembarcar como Jefe de Gabinete. Segio Massa no tiene muchos votos, ni simpatías masivas dentro del propio oficialismo. Una encuesta reciente de la Agencia Solmoirago lo ubica con un 9,7% de adhesiones dentro de los que votarían al Frente de Todos, por debajo del 12,4% del Presidente y del 70,2% de Cristina Férnandez. En otras encuestas recientes sobre el conjunto de los votantes, Massa tiene un nivel de adhesión muy bajo. Sin embargo, Massa, según lo caracterizó Nestor Kirchner, “tiene amigos con plata”, es decir buena relación con algunos grandes empresarios y por otro lado ha construído una relación con la Embajada de Estados Unidos, que fue documentada por Wikileaks. Cuando Massa era Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, su contacto con la embajada era uno de sus asesores, el empresario Jorge O´Reilly.
La convocatoria a Massa y su entronización como nuevo hombre fuerte de la gestión oficialista, respondería a la convicción de los principales dirigentes de Frente de Todos, que la caída libre en que parece estar el gobierno de Fernández, sólo puede ser detenida con el apalancamiento con algunos pesos pesados del establishment político y financiero. Las concesiones otorgadas al grupo Techint para realizar el gasoducto Néstor Kirchner, habría permitido arrimar o al menos neutralizar a un grupo económico importante. Los “amigos con plata” de Massa, y sus contactos en la embajada podrían sumar algún otro aliado. Esta estrategia tiene algunos antecedentes y algunas nombres que se repiten. Fue la misma a la que apelaron los dirigentes “progresistas” del Frepaso cuando el Gobierno de la Rua estaba en caída libre y se les ocurrió traerlo a Cavallo, que también tenía “amigos con plata” y buenos contactos en la embajada. El nombre que se repite es el ex-frepasista, Hugo Yasky, que acaba de caracterizar a Massa como una “figura muy importante “, que ayudara a “recrear el escenario de unidad y mostrar fortaleza “.

Resulta evidente que la lógica dominante en el Frente de Todos, es inversa a la propuesta del ex presidente Morales, que se llama Evo por Evita, de “blindarse con el pueblo”. Basta comparar los números de Bolivia con los de Argentina para comprobar como le está yendo a gobiernos que asumieron distintas estrategias.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter