Patrón mata Patronato.

Patrón mata Patronato.

27Jul22 0 Por Alfredo Grande

“el que puede lo más puede lo menos; pero el que no puede lo menos tampoco puede lo más” (aforismo implicado AG)

De deporte pasó a negocio; de negocio pasó a industria; de industria pasó a mafia trasnacional.

Éramos tan pobres. Nadie hace la plata trabajando.  Sentencia incrustada en la conciencia e inconciencia de todo garca que camine. Porque si los planeros no trabajan, los plateros trabajan menos. Pero explotan el trabajo de los demás, con lo cual la plata y el oro les desbordan los bolsillos. Jugar a la pelota pasó a ser un casino no flotante, donde los máximos apostadores, incluyendo la actividad prostituyente de comprar jugadores y venderlos por porcentajes, gritan los goles transmutados en millones. La mafia trasnacional, cuya sigla es FIFA (no quiero hacer comentarios banales sobre esa sigla) tiene mafias locales. En nuestro caso, la AFA.  Que bien podría ampliarse a asociación del futbol argentino nacional abarcativo. (AFANA) Porque todo lo abarca, desde el futbol de las provincias, pasando por todas las categorías y sentando sus reales y dólares en la primera división y copas americanas y súper copas y copones.

Corleone, te perdonamos. El capo mafioso Grondona acuñó la frase de la impunidad:  todo pasa.  Pues no:  no todo pasa. Hoy tenemos al Chiqui Tapia. Que de pequeño saltamontes pasó a ser el águila guerrera. Ayer otro fraude deportivo, pero no solamente, se consumó porque los jueces en vez de usar al VAR van al BAR para emborracharse con las órdenes que les vienen de arriba y de algunos costados. La anulación contrafáctica de un gol por penal digitalizado es una obra maestra del terror deportivo mediático. Se dirá que es fútbol, pasión de multitudes alienadas. Pues no. Es una lógica cultural, política y económica nefasta.  Es capitalismo de pelota. Es la mafia organizada que asaltó todos los niveles del Estado sin el valor de los bucaneros, pero con la codicia de los adelantados de España. El caso del ingeniero de la triste figura es emblemático. Pero no el único. Quizá el peor. Pero tiene competencia. El resistible ascenso de Barracas Central, parafraseando el título de una obra de Bertold Brecht, ha tenido la complicidad, el dolo, la felonía más abyecta, de otros capitos mafiosos, incluyendo la venalidad de muchos periodistas.

QATAR, Sodoma te envidia. El avance internacional está asegurado y sponsoreado, que viene a ser lo mismo, por los mundiales. Sus interminables clasificaciones, sus patrioterismos bizarros. No he escuchado, leído, visto, el repudio al próximo mundial organizado por un feudalismo reaccionario y salvaje, ni siquiera en los progres espacios que supimos conseguir. Y sabemos financiar. Derechos humanos vulnerados, patriarcados, pero en serio, represión sexual y cultural, y otros microfascismos y no tan micros. La culpa siempre es del chancho, sobre todo del chancho burgués, pero no solamente. Espero el comunicado del Ministerio de la Mujer, de las comisiones respectivas del senado y diputados, los presidentes de bloque, escritores, artistas, militantes. Qatar es el arco iris para el Chiqui y su Barracas cada vez más central y menos periférica. Y no se van a conformar con solamente anular goles y amores. Hagamos algo y hagamos muchos para el que el patrón no siga matando a los patronatos.

Alfredo Grande

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter