Los sueños no se proscriben, la democracia no se mancha

Los sueños no se proscriben, la democracia no se mancha

17Sep22 0 Por Redacción La Tinta

A 46 años de la Noche de los Lápices, los secundarios marchamos por las calles de Córdoba resignificando sus banderas en la coyuntura política actual que nos toca atravesar, porque el pasado tiene que ver con el presente y lo pendiente. En un ejercicio desde la memoria, las juventudes organizadas tenemos mucho que decir a la pregunta clave de qué democracia queremos. 

Por Federación de Estudiantes Secundarios de Córdoba para La tinta

“Los secundarios estamos organizados y desde las escuelas vinimos a transformar”.

Cada 16 de septiembre, en el Día Nacional de la Juventud, homenajeamos la lucha de les jóvenes que militaron por una patria más justa e igualitaria, y resignificamos sus banderas en la coyuntura política actual que nos toca atravesar. Las juventudes organizadas tenemos mucho que decir a la pregunta clave de qué democracia queremos.

fes-federacion-estudiantes-secundarios-2
(Imagen: Federación de Estudiantes Secundarios de Córdoba)

El boleto educativo por el que ya luchaban les compañeres en 1976; la Ley de Centros de Estudiantes que nos ampara ante las constantes trabas que muchas veces impiden nuestra organización gremial como estudiantes; la Ley de voto joven, por la que el Estado reconoce que nuestros debates están a la altura de los del resto de la sociedad; la Ley de ESI, por la que seguimos exigiendo su efectiva implementación, y, hoy, la Ley de justicia digital educativa, que vendría a garantizar el derecho a la educación, pero también a la recreación y al goce, sin establecer prioridades y orden de importancia entre esos derechos. 

Hoy, a las 16 horas, la Federación de Estudiantes Secundarios de Córdoba (FES) se concentra en la puerta de la Escuela Manuel Belgrano para luego marchar, a las 17, desde Colón y Cañada junto a la Red de Centros de Estudiantes de Sierras Chicas y la Federación de Estudiantes Secundarios de Punilla. Marchamos como una demostración de lo colectivo a contramano de la tan contemporánea individualización. El recorrido finaliza en la Plazoleta del Fundador, a la vuelta del Cabildo y al lado del Archivo Provincial de la Memoria, donde leeremos un  documento escrito desde la Comisión de Juventudes de la Mesa de Trabajo por los DD. HH. de Córdoba y cierre con un festival de música y danza. 

Esta semana, realizamos diferentes actividades para el debate y la reflexión; una de ellas fue un conversatorio con los gremios docentes ADIUC, SADOP y UEPC, porque nos afectan los ajustes en educación y los bajos salarios docentes, y nos entendemos como estudiantes organizadEs en el tejido de las luchas docentes. 

Nuestra generación construye memoria y abraza la bandera del Nunca Más, no olvidamos y salimos a la calle porque nos preocupan los discursos de odio, el negacionismo, la violencia y la persecución en todas sus expresiones. Como movimiento estudiantil secundario cordobés, entendemos la movilización como el punto cúlmine de un hecho político mucho más grande, que tiene que ver con los procesos políticos previos que venimos dando. No nos pensamos aislades del resto del territorio nacional: integramos la Red Nacional de Centros de Estudiantes (RENACE). Hoy, marchan compañeres en CABA, Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires y Tucumán, y en Chaco, Corrientes, Mendoza, Chubut, San Juan y Santiago del Estero realizan diversas actividades.


Una sociedad que trabaja para el fortalecimiento de su democracia debe garantizarles a las juventudes, en cada rincón del país, derechos que son conquistas consagradas al calor de la organización estudiantil y que, sin la base sólida del Nunca Más, no las hubiéramos podido ni siquiera soñar. 


Lo que ayer parecía una utopía, hoy es realidad; por eso, no creemos en lo imposible y tenemos el desafío de construir un futuro sin violencia institucional, porque no queremos más gatillo fácil ni el accionar negligente de la policía provincial. No queremos vivir en un país con persecución política, mediática y judicial, violencias que dañan nuestra democracia. Mientras se piensa que las juventudes tenemos una agenda particular y enajenada, los datos informan que nuestra principal preocupación es el trabajo, un problema de la Argentina toda, y no queremos un futuro de precarización dentro de la economía informal. El Nunca Más es una bandera que abraza a las luchas y nos interpela cada día, y desde ahí construimos la democracia que queremos, porque la democracia se defiende en la medida en la que nos preguntamos por su contenido real.

*Por Federación de Estudiantes Secundarios de Córdoba para La tinta / Imagen de portada: FES.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter