Punilla y Paravachasca resistiendo al corredor bioceánico

Punilla y Paravachasca resistiendo al corredor bioceánico

21Sep22 0 Por asambleas contra las rutas del sakeo

Nota del boletín intormativo de Asambleas contra las rutas del sakeo.

Los valles de Punilla y Paravachasca son territorios ubicados en el centro oeste de la Provincia de Córdoba, Argentina.

En el 2017, el gobierno de Córdoba inició con la construcción de una autovía en el valle de Punilla. Inicialmente lo hizo con la construcción de un puente que atraviesa el dique San Roque. Ya en ese entonces varios vecinos y vecinas organizadas en asamblea denunciaron la verdadera intención del gobierno, que era la autovía.

Pero no se logró detenerlo pese a que se presentó un amparo colectivo ante la justicia, denunciando las irregularidades del EIA (Estudio de Impacto Ambiental) y el proceso de aprobación para la licencia. Todas las denuncias hasta el día de la fecha siguen sin tener respuesta por parte de la justicia.

Después de años de resistencias y cuestionamientos, el conflicto sociambiental por la construcción de la autovía de Punilla reventó a principios del 2022, luego de que el inicio de la construcción se volvió una prioridad para las llamadas autoridades del gobierno nacional y provincial, una realidad que avanza particularmente en el tramo que unirá la variante Costa Azul, en la comuna de San Roque, con Molinari, cerca de Cosquín. Las empresas contratistas a cargo de la obra, José Chediack, Benito Roggio y SACDE, comenzaron casi en simultáneo a trabajar. Esta parte de la obra cuenta con el financiamiento de la CAF (Corporación Andina de Fomento) y el gobierno nacional firmó como garante para que la Provincia tome el crédito.

Estas autovías arrasan con bosque nativo protegido según la Ley 9814 (Córdoba es la provincia argentina con la mayor tasa de desforestación del país, sólo durante el año 2020, más de 20.000 ha de monte nativo fueron quemadas intencionalmente); pasa por sobre vestigios arqueológicos, territorio ancestral de las comunidades indígenas (en Punilla se encuentra la mayor concentración de sitios arqueológicos de la provincia) violando el convenio 169 de la OIT donde se establece que debe existir la consulta previa e informada a las comunidades indígenas.

Afectan las principales cuencas hídricas que no sólo abastecen de agua a los valles de Punilla y Paravachasca, sino también a Córdoba capital. El 90% de las personas que participaron de las audiencias públicas rechazaron el proyecto. Va en contra de acuerdos internacionales, las mismas leyes nacionales y provinciales, no cuenta con licencia social.

La licencia ambiental para la autovía de Punilla hoy suma tantas irregularidades que ya no es válida.

En Punilla se pretenden realizar más de 300 expropiaciones despojando a familias de sus hogares, destruyendo sus proyectos de vida.

Por esto y mucho más las autovías son ilegales. Con la complicidad del gobierno de Córdoba, intendencia y la justicia, la autovía avanza y son los propios vecinos y vecinas autoconvocadxs y organizadxs en las distintas asambleas del territorio, que han resistido y frenado el avance de autovía, han sido semanas de acampe para detener el avance de las topadoras. Esto últimos meses la estrategia gubernamental ha aumentado la violencia y amedrentamiento policial al criminalizar directamente la protesta con desalojos y detenciones en los acampes, denuncias penales.

En el estudio de impacto ambiental que otorgó licencia ambiental a la autovía ruta 5 en el valle de Paravachasca, se menciona que el objetivo de la obra de infraestructura es aumentar la capacidad del corredor y resolver el conflicto que los distintos tipos de tránsito (regional de la provincia y local de los valles de Calamuchita y Paravachasca) producen a las poblaciones en sus actividades urbanas. Sin embargo, en otra parte del estudio de impacto ambiental, el gobierno provincial afirma que las ideas del proyecto (un diseño donde se aumenta la carga y la velocidad de circulación) se pensaron en base a los usuarios que trabajan en ciudades como Alta Gracia o Córdoba o usuarios que son pasantes entre el sector sur del valle de Calamuchita y la ciudad de Córdoba, o el propio valle de Punilla.

El por qué de la importancia de la construcción autovía ruta 5 por el valle de Paravachasca y la autovía ruta 38 valle de Punilla, se debe a que estas autovías no sólo están destinadas al vaciamiento y el saqueo de los bienes comunes de nuestro territorio (política extractivista que es transversal en los estados suramericanos) ya que que esta conectividad intenta fomentar la construcción de plantas de biocombustible a base de maíz y soja transgénica, sino también es el paso natural para la conectividad de corredor bioceánico central que pretende unir el Atlántico con el Pacífico desde Porto Alegre en Brasil hasta el Puerto de Comquimbo en Chile, infraestructura para la devastación que pretende construir una ruta del saqueo que proveerá de insumos para la maquila mundial ubicada en China la nueva fase del capitalismo salvaje

Fuente: Asambleas contra las rutas de sakeo. Boletín informativo número 1. Septiembre 2022.

Foto: www.latinta.com.ar

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter