El hambre y la bronca: millones de hambrientos en el altar del FMI

El hambre y la bronca: millones de hambrientos en el altar del FMI

29Sep22 0 Por Mariano Féliz

Los datos del INDEC confirman lo que se sabía: el hambre se expande por el territorio nacional como reguero de pólvora. Mientras las grandes corporaciones hacen millonarios negocios destruyendo nuestras vidas y bienes comunes, millones de niños y niñas ven su futuro desvanecerse. La lucha y el proyecto político para otro país posible es hoy más urgente que nunca.

El INDEC informó que durante el primer semestre de 2022 36,5% de la población del país se encuentra bajo la línea de la pobreza, un porcentaje algo menor que hace un año (40,9%) pero aún superior al valor de finales de 2019. Para colmo, aumentó la ‘brecha de pobreza’: quienes son pobres están más lejos de dejar de serlo. Dentro de este amplio universo de población por debajo de la línea de la pobreza, están el 50,9% de les niñes menores a 15 años.

Simultáneamente, casi 2,6 millones de personas son indigentes. Escuchan bien: en el país de las vacas, el trigo y el maíz, de las verduras y las hortalizas, 8,8% de la población no tiene ingresos suficientes para evitar pasar hambre. Entre las niñeces menores a 15 años, el 12,7% pasan hambre. Pasan hambre al tiempo que el Banco Central subsidió a un puñado de agroexportadores emitiendo miles de millones de pesos para que liquiden exportaciones.

Mientras tanto, el gobierno nacional y sus socios celebran el ‘éxito’ del ‘dólar soja’ y atacan a les trabajadores del neumático que luchan por alcanzar un sueldo digno sin dejar su vida en el trabajo. En lugar de tomar acciones firmes contra el oligopolio del neumático integrado por tres grandes corporaciones (Fate, Bridgestone y Pirelli), el gobierno se apoya en ellas para amenazar a trabajadores que democráticamente eligen luchar por una vida mejor para sus hijes. Al gobierno de Alberto y Cristina Férnandez le preocupa más que se paralice la producción de autos, tractores y Vaca Muerta que la vida de millones de niñes. Al tiempo que defiende un presupuesto de ajuste en el Congreso Nacional, el Ministro Massa ratifica su voluntad de cumplir el programa acordado con el FMI mientras miles de familias acampan frente al Ministerio de Desarrollo Social reclamando por alimento para los comedores populares, herramientas para los emprendimientos autogestivos y salarios dignos para el trabajo en la economía popular.

Nunca estuvo más clara la situación. De un lado están quienes fogonean el ajuste, el hambre y la represión y enfrente quienes luchan por un futuro distinto en manos del Pueblo. ¿Hay quienes creen poder seguir vacilando?

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp