La calle no se ajusta

La calle no se ajusta

29Sep22 0 Por Matías Gianfelice

En medio de una crisis económica acelerada por la inflación, la clase trabajadora argentina se expresó luchando en la capital federal y el muchas ciudades del país.

Este miércoles 28 de septiembre mostró una cara difícil de ocultar: acordar con el FMI es ajustar. La 9 de julio amaneció con el acampe de la Unidad Piquetera, el cual comenzó el día anterior y se extiende hasta la jornada del jueves, ya que el gobierno nacional no dio respuestas a sus reclamos. A su vez, el Ministerio de Trabajo acumula enormes horas de tensión por la extensamente dilatada paritaria del neumático, lucha encabezada ni más ni menos que por el SUTNA, sindicato de dichos trabajadores. A pocas cuadras, en la puerta del Indec y con presencia piquetera, lxs trabajadorxs de dicho organismo informaron los niveles de pobreza e indigencia que azotan a un pueblo cansado de generar riquezas y verla pasar. A su vez en la Secretaría de Comercio el Frente de Lucha presentó el “Álbum del ajuste” bajo el lema de que “el hambre es figurita repetida”. Para completar un cuadro de lucha que sacude la modorra social, las principales ciudades del país tenían sus acampes piqueteros propios y varios colegios públicos de CABA están tomados por sus estudiantes, en reclamos por las pésimas viandas de alimentos y las pseudo pasantías que el gobierno de Larreta quiere imponer.

Un nuevo mes se va cerrando y la escalada inflacionaria no parece tener fin, con pronósticos que vuelven a ubicar las medición mensual en el 7%, a pesar de que Massa facilitó el tan mentado “dolar soja” que mejoró las arcas del Banco Central, pero que poco hizo para mejorar la vida de millones de trabajadorxs que viven cada vez peor. En ese marco la campaña del “Álbum del ajuste” parece acertar sobre un mal de estos años: los grandes empresarios de las gigantes alimenticias no paran de maximizar sus ganancias, mientras sectores inmensos de la población comen cada vez menos y con alimentos de menor calidad. Para saber un poco más entrevistamos en pleno acto a Tamara, vocera del FPDS, quien nos comentó “los dueños de las grandes empresas de alimentos están jugando con el hambre del pueblo; y el gobierno con su inacción se los permite”. Al mismo tiempo y en el contexto de muchas luchas nos comenta “estamos pidiendo la derogación del decreto 2284 que viene desde el menemismo, que plantea la pérdida de la potestad del Estado para el comercio interior y exterior”. Para cerrar Tamara reflexiona sobre la situación general “nosotrxs entendemos que en soledad es imposible hacerle frente a esta crisis, y que evidentemente el gobierno debe visualizar estas manifestaciones conjuntas de nuestro pueblo”.

Una figurita del “Álbum del ajuste” (Foto: Tramas)

Al mismo tiempo y en plena 9 de julio, justo al momento de que una comisión de la Unidad Piquetera saliera al Indec y el Ministerio de Trabajo en solidaridad con otras luchas, pudimos dialogar con dos compañeras del FPDS CP, Francis y Rosa, ambas de La Plata; quienes comentaron “estamos en la calle ya que el gobierno, tanto en convenios, alimentos o en cupos, nos promete cosas que no cumple y eso precariza la vida de muchas compañeras que incluso están en la calle”. Por otro lado, también comentaron que “el alimento no alcanza y tenemos que hacer fondos de los pocos recursos que tenemos, para poder sostener los comedores de nuestros barrios; y eso el gobierno no lo reconoce”. Pensando a futuro están seguras que “si a nosotres nos permitieran y abrieron realmente gestiones para poner en pie productivos que se puedan comercializar a nivel nacional y no solo en nuestros propios barrios, sabríamos como salir adelante”.

Al momento del cierre de esta nota la paritaria desarrollada en el Ministerio de Trabajo, entre el SUTNA y la patronal gomeril (las multimillonarias Fate, Pirelli y Bridgestone) seguía sin resolución; ya que los empresarios se niegan a modificar sustancialmente sus ofrecimientos y la conducción sindical del SUTNA, ha decidido respetar el mandato de sus bases, para intentar lograr mejores condiciones salariales y laborales. Por las dudas, y opinando siempre para el mismo norte, el ministro Massa ya avisó que de ser necesario abrirá las exportaciones de neumáticos, así logra garantizar los negocios de los capitalistas a costa de boicotear las medidas de luchas obreras. Si esto no es “combatir el capital” como dice la marcha…ya no sé que pensar.

Pero como por plata baila el mono, y entre esa especie siempre se destacan los gorilas, la Ministra de Educación de CABA, Soledad Acuña, salió a patrullar las comunidades educativas y las familias “rebeladas”. Mientras muchxs estudiantes toman algunas de las escuelas públicas de la ciudad más rica del país, porque se cansaron de comer paleta podrida en la vianda, que estudiar con mampostería que se cae y en rechazo a las “pasantías” que quiere impulsar el gobierno de Larreta, la ministra Acuña denuncia a las familias de esxs estudiantes y les exigirá millonarias indemnizaciones por “los destrozos”. No sabemos si es un reconocimiento al estado de algunos edificios escolares o hace mención a otra cosa. También al cierre de esta nota, no había novedades de algún espacio de diálogo abierto por el gobierno del Pro con las comunidades educativas que están protestando, para escuchar y atender a sus reclamos.

Todo esto sucede por abajo y en las calles, aunque importantes canales de noticias hayan pasado sus jornadas mostrando la angustia de un huracán que sacude la costa estadounidense, o los avatares amorosos de Wanda e Icardi. Hay una realidad que huele a ebullición ahí afuera, sería bueno que salgamos de la pantalla antes de que sea tarde.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp