AHORA. La Matanza

AHORA. La Matanza

5Oct22 0 Por Melina Sánchez

400 familias del Barrio 1ero de Noviembre se encuentran cercadas por la policía en clara amenaza de represión.

Más de un año de una seguidilla de represiones que incluyó la quema de casillas y de merenderos, en repetidas ocasiones, también la mañana de navidad del año 2021, vuelve hoy a estigmatizar a estos vecinos a quienes la misma tierra en la que crecieron, hoy les es negada.

Luego de muchísimas instancias de mediación pedidas por los vecinos del Barrio 1ero de Noviembre acompañados de referentes de derechos humanos y partidos de todo el arco, las fuerzas policiales siguen siendo las enviadas del municipio de La Matanza, para hostigar y atemorizar a las 400 familias que no tienen otro predio donde vivir y que han cuidado ese por varias décadas. En este momento, las familias del Barrio 1ero de Noviembre se encuentran cercadas por alrededor de ocho patrulleros que intentan que desalojen el predio que reclaman desde hace años para poder construir una vivienda digna.

El genuino reclamo ya de larga data, se agudizó en pandemia, cuando también se recrudecieron las instancias represivas. Los últimos pedidos de diálogo por parte de los vecinos han sido el 25 de julio con una movilización hacia la Intendencia de Fernando Espinoza, de más de doscientas personas en medio de la lluvia, posteriormente el 5 de agosto, más tarde el 21 de septiembre dejaron una nota en el Honorable Concejo Deliberante, “acompañada de un croquis de urbanización de las tierras en situación de abandono y riesgo sanitario…”, aun así las respuestas del municipio son solo las que tienen como herramienta a la violencia.

“Los golpes de la inflación, aumentos de alquileres y salarios que no alcanzan nos llevan a ingresar nuevamente en el predio que hemos cuidado y querido como el lugar para nuestro futuro barrio.

Solicitamos a las diferentes instancias estatales se concrete un llamado al diálogo para brindar una solución y que no se recurra a medidas represivas que mostraron que no pueden evitar que el reclamo se exprese nuevamente.”

Esta mañana las familias del barrio difundieron un comunicado (publicado en este portal) por medio de sus voceras, en el cual expresan que la única solución que pedían al municipio es un pedazo de tierra para vivir, que no era más que el descampado abandonado que cuidaron por décadas a un costado del barrio de sus padres.  Son cientos de niños y niñas los que necesitan vivir en plenamente allí y soñar con un futuro mejor.

Melina Sánchez

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp