81 minutos de un final argento

81 minutos de un final argento

20Oct22 0 Por Matías Gianfelice

Esta tarde Gimnasia y Boca cierran en el Bosque el partido que Berni y la maldita Bonaerense no dejaron jugar. Se define un campeonato lleno de irregularidades.

Gimnasia y Esgrima de La Plata es uno de los clubes más antiguos del país, su cancha en pleno Bosque, sus viejos tablones de madera, esa enorme multitud tripera, sufrida y familiera; todo el color y la adrenalina que suponía recibir a Boca Juniors que venía puntero y con un largo invicto, recibirlo además con serias chances de pelearle el campeonato…todo se vio apagado aquel 7 de octubre. Más bien diríamos que todo se vio reprimido, inundado de gas lacrimógeno gracias al ministro estrella de Kicillof y la corrupta policía bonaerense.

Trece días después los 81 minutos que quedan por jugarse, se van a completar en la misma cancha pero con el Lobo fuera de la pelea por el campeonato. Otra vez un final desvirtuado, que encima si hubiese dependido de los genios de la AFA, se hubiese jugado con solo 48hs de descanso para los dirigidos por Pipo Gorosito (NdR: ayer Gimnasia le renovó el contrato al DT); el pedido de Boca de pasarlo al jueves agregó una pizca de cordura a este raro final de torneo.

El partido en sí pinta para el infarto, Gimnasia ya está afuera de la lucha por el campeonato, pero necesita ganar para entrar a la Libertadores del 2023, además de tener a mano la chance de arruinarle un campeonato a Boca. Para los de Ibarra es casi una final anticipada, ya que luego de un pésimo partido en Rosario que terminó en derrota contra Newell’s (NdR: el pasado domingo perdió 2 a 0 a pesar de tener casi todo el partido un jugador más), está obligado a ganar para llegar a la última fecha dependiendo de sí mismo.

Vale recordar que Boca en este torneo tuvo dos cuerpos técnicos, ya que comenzó con Battaglia y continuó gran parte del campeonato con Ibarra. El juego de Boca fue muy flojo, salvo partidos puntuales (River, Godoy Cruz, At. Tucumán, Sarmiento y alguno más), y más por entrega y empuje que por juego asociado, los de Ibarra no lograron deslumbrar casi nunca. Que Boca llegue virtualmente puntero a la última fecha, es una clara muestra del pésimo nivel del resto. El hasta ahora puntero, el Racing de Gago, ha sido junto a Tigre, quizás los únicos dos equipos que han mantenido un nivel y un estilo de juego que estuvo por encima de la media. El torneo local, que podría estar entre las mejores cinco ligas del mundo, por insuficiencia económica, pero fundamentalmente por ineptitud dirigencial y por complicidad política/policial, apenas sobresale a la hermana liga del Uruguay.

¡Última fecha!…¿Último morbo?

El calendario y la pelea final determinó que Boca y Racing lleguen en la cima de la tabla (habrá que ver como sale el partido de esta tarde para saber quien llega primero y quien segundo) y jueguen con sus clásico cruzados. Es decir Boca recibe el domingo en la Bombonera a Independiente y Racing recibe el domingo en el Cilindro a River.

Especulaciones sobran en los medios deportivos, suponiendo que River e Independiente irán para atrás, así no favorecen a su clásico rival ni le dejan el campeonato servido en bandeja. Este cronista no caería jamás en la falsa frase de “los futbolistas son lo más sano que tiene el fútbol”, ya que se nos caen de los bolsillos los partidos arreglados en el historial de nuestro fútbol; pero me cuesta creer que tanto el River de Gallardo como el Independiente de Falcioni vayan a regalar sus partidos en esta última fecha. La hinchada Roja cantó el fin de semana pasado exigiendo que le ganen a Boca, la de River estaba en plena emoción de despedir a Gallardo que no hubo mención alguna. Las opiniones de las hinchadas van para todos los sentidos: desde dejarse ganar hasta ir al frente sin importar a quien beneficie un triunfo propio. El domingo por la tarde sabremos que pasó realmente.

Antes se juegan 81 minutos llenos de tensión esta tarde desde las 15hs en el Bosque de La Plata. Gimnasia y Boca empiezan a definir un campeonato que tiene absurdamente 28 equipos, que se jugó casi de continuado, donde hay dos equipos descendidos que aun hoy guardan la esperanza que la AFA suspenda los descensos, con un 2023 que ya tuvo 3 propuestas diferentes de formatos de torneos (NdR: este cronista cree que hay que eliminar ya mismo los promedios y que los descensos deben darse por tabla anual de puntos; así como los torneos deben ser de un máximo de 20 equipos y jugarse de febrero a noviembre); y con una patronal monetaria, el ratón Mickey, que utiliza a sus operadores disfrazados de periodistas para manipular los gustos y opiniones de millones de personas.

El campeonato argentino de fútbol masculino está llegando al final, es un continuado de pases mal dados, barras y patotas adueñadas de los clubes y dirigentes turbios que se acercan para hacer negocios. Es también la antesala del polémico mundial de Qatar. El fútbol sigue siendo esa pasión de millones de personas, que mansas y sin capacidad organizativa, le hemos entregado a personajes de poca monta. Ojalá podamos escribir otro tipo de relatos sobre este juego que nos mueve el alma y las ilusiones.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp