Qatar: Un mundial en el infierno

Qatar: Un mundial en el infierno

8Nov22 0 Por Tablón Argento

A quienes nos gusta el fútbol, ya estamos entrando en modo Qatar. En los próximas días no conversaremos de otra cosa. Así que empezamos a hablar del lugar donde jugaremos. Que es el infierno. Y no estamos hablando del estadio de los diablos rojos de Avellaneda.

Hay un cuento de que se murió un político y lo llevaron a conocer el cielo y el infierno. El cielo era tranqui, pero aburridísimo; en cambio en el infierno había fiesta y mucha joda. El político eligió el infierno y ni bien cerró la puerta, la fiesta se evaporó y lo pusieron a quemar en la parrilla. La respuesta del diablo a la quejas del político fue contundente: “Tendrías que haberte dado cuenta, estábamos en campaña electoral”.
El cuento viene a cuenta de que cuando empiece el mundial no va faltar el sonzo que diga que se está jugando en el paraíso. Como hizo el diablo, lo que nos van a mostrar es una burbuja. Dirán por ejemplo que en ese país no se pagan impuestos, salvo por el consumo de cigarrillos. Y que los sueldos están entre los más altos del mundo. Que un profesional puede ganar 120.000 euros por año. También van a decir que es un país muy seguro. Hasta dejás el auto con la llave puesta y no te lo roban.
Todo eso es cierto, pero lo es para 600.000 qatariés, que son el 20% de la población. El resto, 2,4 millones, son inmigrantes que viven en el infierno.
Para empezar, cuando llegan a trabajar a Qatar, el empresario que lo contrata les retiene pasaporte. Y a partir de ese momento no pueden hacer nada sin el permiso del patrón. Necesitan permiso del empleador para conseguir un permiso de conducir, o visitar a su familia . Viven en condiciones miserables, en campamentos o casas precarias, y suele suceder, que no le pagan sus salarios. Trabajan en condiciones totalmente irregulares, sin respeto por reglás básicas de seguridad. El diario británico The Guardian, estimó que desde 2010 cuando Qatar fue elegido sede del Mundial 2022, en la construcción de los estadios murieron 6.500 trabajadores.
El consumo de alcohol está permitido en algunos hoteles de lujo, donde sólo tienen acceso los jerarcas del régimen y los turistas ricos. Quién viole esa norma o sea denunciado por relaciones sexuales consideradas ilícitas será sancionado con penas muy severas como recibir 100 latigazos. El Código Penal condena a prisión de entre uno y tres años de cárcel para los hombres que practiquen la sodomía; y la pena de muerte es aplicable a los musulmanes que practiquen sexo fuera del matrimonio, independientemente de su género. El sexo homosexual está castigado, no se reconoce el matrimonio igualitario, ni la unión civil. La cohabitación es ilegal. Para otros delitos como espionaje, apostasía, blasfemia, asesinato, extorsión, robo violento, tráfico de drogas o terrorismo, se aplica la pena de muerte.
Qatar fue designado sede del mundial en una escandalosa elección en el año 2010, donde abundaron denuncias por corrupción e incluso hubo algunas condenas. La realización del Mundial en un país que no tenía infraestructura deportiva para realizarlo, movilizó grandes recursos hacia la construcción, pero no mejoró la situación de los trabajadores inmigrantes, libaneses, pakistaníes e indios que sobreviven en Qatar.
Qatar esta gobernado por la familia Al-Thani, desde mediados del siglo XIX, con un régimen de monarquía absoluta. Mantienen un parlamento con fines decorativos, con carácter consultivo, que tiene tan poca incidencia que al vencer su mandato y se olvidan durante década de reelegirlo. Es un país que durante 170 años ha sido gobernado por la misma familia, sin cambios con respecto a la democracia, ni a la legislación pena. Lo novedoso es que un régimen que fue un aliado incondicional de Estados Unidos y las potencias occidentales en los últimos años, ha realizado algunos gestos de independencia. Por ejemplo, siendo parte de la OPEP, no quiso acatar la presión de Estados Unidos de aumentar la producción y comercilalización de petróoleo, para bajar los precios y perjudicar a Rusia. Y estas rebeldías se pagan caro. Ahora nos enteramos por la CNN de Estados Unidos, el Guardián de Inglaterra o La Nación y TN de Argentina, que en Qatar los inmigrantes son sometidos a condiciones de trabajo esclavos y se persigue a los homosexuales.
Por suerte, como decía el Diego la pelota no se mancha. Y empezará a rodar en el infierno para alegrarnos el corazón, a pesar de tanta barbarie y tanto cinismo.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp