Argentina vs Emiratos Arabes Unidos: Una amistosa goleada

Argentina vs Emiratos Arabes Unidos: Una amistosa goleada

16Nov22 0 Por Tablón Argento

El partido con Emiratos Arabes Unidos mostró la falta de equivalencias futbolísticas entre dos selecciones que serán partes de este mundial. El equipo de Scaloni, aprovechó el partido para seguir probando variantes y jugadores y se llevó un resultado que alarga un invicto de 36 partidos.


Cesar Luis Menotti decía que la máxima aspiración de un entrenador y un grupo humano que disputaban un mundial era armar un equipo competitivo. Un plantel que por su juego asociado y la calidad de sus jugadores tuviera aspiraciones serias de estar entre los cinco primeros de la competencia. Y decía que, conseguido ese objetivo, el resultado final dependía de muchos imponderables. Entre ellos, la suerte.
El equipo de Scaloni ha llegado a este mundial en esas condiciones, como un serio aspirante a alcanzar las instancias finales. Esta proeza la ha conseguido un director técnico que, cuando fue elegido, fue muy criticado por su falta de experiencia. No faltó el chiste de que lo nombraron porque lo encontraron cortando el pasto en el predio de la AFA.
Desde ese arranque fue construyendo una sintonía con los jugadores, que fue de menor a mayor. Y también se fue ganando un respeto en el público futbolero, que merece atención. Mucho trabajo, bajo perfil, y también mucha transparencia. Hay un detalle que destaca ese proceder. Por la selección pasaron muchos jugadores, pero al conocerse la lista definitiva, la única polémica fue sobre la decisión de postergar al delantero Angel Correa, para incluir al defensor Juan Foyth. Es decir, sobre la elección de jugadores que son suplentes y que cumplen distintas funciones. Al resto del equipo, incluidos los suplentes con más posibilidades de ingresar, los hinchas lo recitaban de memoria.
En un país donde los vendedores de humo asolan la política, el poder judicial, el periodismo, la farándula, la dirigencia empresaria y deportiva, a veces nos consolamos pensando que esta condición es una marca de la argentinidad. “Somos así”. La selección de Scaloni, desmiente esa condena. Y no son excepcionales. Hay muchos y muchas habitantes de este país que trabajan con la misma seriedad, ganando mucho menos dinero, y en peores condiciones. Basta recordar, por ejemplo, la batalla que dio el personal hospitalario contra el COVID.
Volviendo al fútbol, hoy la selección nacional dejó expuesto al equipo dirigido por Rodolfo Arruabarrena, como una selección muy floja, que apenas le sirvió para animar un entrenamiento con público.
El técnico Scaloni no jugó al misterio con sus preocupaciones. Buscando un reemplazante para Giovanni Lo Celso, hoy probó con Mac Allister que respondió aceptablemente. Quería ver cómo están jugadores que vienen de transitar lesiones como Acuña y Foyth, que tuvieron rendimientos dispares. Volvió a comprobar que el Cuti Romero no tiene apuro por completar su recuperación porque su lugar esta muy bien cubierto por Lisandro Martínez. También generaba inquietud Rodrigo de Paul, que en los últimos tiempos pareció más preocupado por la farándula que por el fútbol. Hizo un muy buen partido donde mostró la calidad y el compromiso de siempre. Los que no preocupan como Di María, Messi, Julián Alvarez, Dibu Martinez, Otamendi y Paredes, confirmaron que están a punto para hacer una buena competencia.
Con respecto al partido, la selección de Scaloni hizo cuatro goles en el primer tiempo. Pudieron ser más, pero en el segundo tiempo se dedicó a cuidar la pelota y ensayar variantes. Messi, jugó todo el partido a media maquina e hizo un bonito gol. El mejor jugador del partido fue Angel Di María, que con dos goles, volvió a mostrar su vigencia.
Los locales se comieron la goleada con gran estoicismo y sin apelar al juego brusco. Ese fue su mayor mérito.
La selección estiró el invicto a 36 partidos, y el entusiasmo por el mundial, sigue en alza. Se va para arriba, como la inflación. Pero los amantes del fútbol sabemos que no es lo mismo. Y sabemos también que los triunfos deportivos no llenan los bolsillos flacos. Aunque no faltará el pícaro que trate de mezclar manzanas con sandías.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp