Perú: Se cayó la acusación contra Pedro Castillo por traición a la patria

Perú: Se cayó la acusación contra Pedro Castillo por traición a la patria

24Nov22 0 Por Tramas

El presidente Castillo había sido acusado de “Traición a la Patria” por haber declarado que su país podía facilitar una salida al mar a Bolivia. El Tribunal Constitucional no avaló la acusación del Congreso afirmando que el hecho no fue consumado y que solo se traté de un acto “en grado de tentativa”.

Desde el momento mismo que ganó las elecciones el presidente peruano ha tenido que soportar todo tipo de presiones por parte del Congreso, que le es adverso.

Castillo ha sobrevivido haciendo concesiones, entre ellas cambiar numerosos gabinetes, pero igual la oposición de la rosca limeña que controla el Congreso está decidido a destituirlo.

En esta oportunidad, lo salvó el El Tribunal Constitucional, que aceptó su recurso de habeas corpus presentado por su defensa y ordenó anular el proceso en su contra por una presunta traición a la patria.

La resolución del Tribunal Constitucional dice expresamente: “El Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la Constitución Política del Perú, ha resuelto declarar fundada la demanda de habeas corpus y declarar la nulidad del acuerdo de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso de la República de fecha 28 de febrero de 2022, en lo referido a la admisión de la denuncia en contra del favorecido, así como del Informe Final de la Denuncia Constitucional 219, por vulnerar el derecho a la debida motivación en sede parlamentaria”

La decisión del Tribunal se resolvió en una votación muy reñida. Once jueces votaron a favor de Castillo y diez en contra. El fallo de todas maneras califica a una opinión del Presidente como un delito.

Con lo resuelto Pedro Castillo tendrá unas semanas más en el cargo pero deberá cuidarse no solo de los ministros que nombra y de las resoluciones que toma, sino también de las opiniones que hace públicas. Desde hace años la democracia existente en Perú es un bochorno. La elección de Castillo fue acompañada por una gran expectativa popular de que hubiera una mejoría, pero por ahora todo sigue igual, y el presidente se ha convertido en un rehén del parlamento.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp