Argentina ganó con autoridad y se prepara para otra final

Argentina ganó con autoridad y se prepara para otra final

27Nov22 0 Por Matías Gianfelice

Venció a un débil México por 2 a 0. Fue superior y lo ganó a partir de los cambios de Scaloni en el segundo tiempo. Messi y Enzo Fernández (golazo) anotaron para la albiceleste.

En cómo lo gritó Messi, en el llanto de Aimar y Scaloni, en la montaña de jugadores sobre Enzo Fernández, la previa con cantos picantes y con piñas; en cada uno de esos momento se pudo evidenciar la tensión y los nervios que rodeaban a la selección Argentina. Un cuadro autogenerado a partir de la dura derrota en el debut contra Arabia Saudita. Segunda fecha de la fase de grupos y ya parecía una final, lo era: Argentina se autoimpuso que este Qatar 2022 tendrá 6 finales (si llega) seguidas. Una montaña rusa de tensión que parece poco deseable para el corazón futbolero de tantxs millones.

Cambios y un primer tiempo fallido

Scaloni decidió meter mano fuerte en el equipo: sacó a Molina, Cuti Romero, Tagliafico, Paredes y Papu Gómez; metió a: Montiel, Martínez, Acuña, Guido Rodríguez y Mac Allister. Un claro volantazo ante el flojo debut. Aunque en el repaso de cada cambio se puede observar cierta lógica de continuidad (en especial en defensa) y una mirada certera sobre la falta de dominio y toque en la mitad al ingresar Mac Allister por el Papu. Si bien en esos primeros 45 minutos no hubo dudas de que la pelota y el terreno lo dominó Argentina, se notó un elevado nerviosismo, especialmente en Rodrigo De Paul y la selección casi no tuvo peso ni peligro en el área rival. Mientras que México solo inquietó con un tiro libre de Vega que atajó muy bien Dibu Martínez. Hubo un momento donde Scaloni dio la orden a Guido Rodríguez que baje de su posición de 5 y se meta entre los centrales, para jugar con línea de 3 y lanzar más a los laterales. Esos minutos fueron un anticipo de lo que se venía. Martino no le encontraba la vuelta y pareciera que solamente Lozano y su velocidad podían inquietar a la Argentina; quizás a modo de justificación, hay que decir que dirige una de las selecciones mexicanas más flojas en muchos años.

Cambios y segundo tiempo para deshaogarse

Si bien los equipos empezaron igual, el partido empezó a cambiar cuando Scaloni metió mano al banco y movió algunas fichas. El primer cambio y el más importante para el partido fue la salida de Guido Rodríguez y el ingreso de Enzo Fernández. El ex River cambió la forma de jugar en la mitad de la cancha y al asociarse a Mac Allister empezaron a llevarle a Messi el fútbol que necesita; así el 10 argentino dejó de venir a buscarla entre los centrales y la pelota empezó a circular mejor. Minutos después Scaloni mandó a la cancha a Molina y Julián Álvarez por Montiel y Lautaro Martínez. Así terminó de completar un 11 en cancha que mostró los mejores minutos de la selección en muchos partidos: línea de 4 en el fondo con laterales que saben atacar (Molina y Acuña que jugó muy bien), una línea de 3 en el medio que tiene mucha movilidad, presión y muy buena manejo de pelota (De Paul que no jugó del todo bien, Enzo que se ganó la titularidad y Mac Allister que rindió para quedarse), con Messi y Di María más sueltos y un 9 como Julián que si no es titular contra Polonia le pega en el palo.

En esos minutos Argentina no solo dominó, sino que fue agresiva, tuvo mucho juego asociado y abrió el partido porque Messi y Di María demostraron porque son las dos estrellas de este equipo y llevan años en las mejores ligas europeas: Fideo amagó al uno por uno por la banda derecha y metió filtrado un pase fuerte y justo para Messi, y Leo, afilado y metido, dominó perfilándose y sacó desde afuera del área un zurdazo fuerte y bien esquinado abajo, que se metió contra el palo izquierdo de Ochoa. 1 a 0. Grito, corrida y desahogo.

Pasó el gol y parecía que la selección iba por más, con una buena jugada por izquierda de Acuña que termina en un centro cruzado que patea desviado Molina. Pero Scaloni tenía decidido que iba a armar una línea de 5 (Cuti Romero entró por Di María) y también consideró que era momento de Palacios y sacó a Mac Allister. En esos minutos la selección se metió atrás y gracias al nivel de sus 3 centrales y a la falta de capacidad de los mexicanos, casi no pasó sobresaltos. Iba quedando la sensación de que si Argentina se animaba se venía un gol más y que el 1 a 0 era corto y peligroso como resultado. Y así fue. Córner para Argentina a los 87 minutos, De Paul juega corto, le queda a Enzo Fernández en el borde izquierdo del área mexicana, encara y tira una bicicleta que le permite hamacarse, sacarse un mexicano de encima y quedar perfilado de derecha, sin perder tiempo saca un tiro que se le mete arriba contra el palo a Ochoa, 2 a 0 y delirio total. Los minutos finales parecieron de más, porque México no pudo ni supo y Argentina empezó a entender que su primera victoria mundialista ya era un hecho, que se acomodaba segunda en el grupo y dejaba la mufa del debut atrás y que en 4 días se juega otra final y la clasificación contra Polonia.

Ahora les toca descansar un poco y pensar en una nueva batalla, se supero a México pero se vienen los polacos. Se jugó mejor pero hay que afianzar un 11 y garantizar el juego asociado en la mitad, para que Messi y los de arriba definan los partidos. Hay plantel, hay categoría y se nota que les sobran ganas. Hay ilusión y deseo de fiesta, se notó ayer en las calles del país.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp