Esta semana continuó la Marea Blanca 

Esta semana continuó la Marea Blanca 

27Nov22 0 Por Mario Hernández

Esta semana trabajadores de la salud volvieron a manifestarse en Córdoba, CABA, provincia de Buenos Aires, Rosario, Chaco, Hospital Posadas, Hospital Garrahan y Tucumán en reclamo de recomposición salarial y mejoras laborales.  

Trabajadores de la salud marcharon en Córdoba 

Cientos de trabajadores de la salud de Córdoba marcharon el miércoles 23 tras rechazar el acuerdo salarial entre el Gobierno y el Sindicato de Empleados Públicos (SEP). En el marco de una nueva jornada de protestas, el personal realizó un paro y se movilizó desde el Polo sanitario hacia el centro. 

El reclamo sigue siendo el mismo: recomposición salarial por encima del costo de la canasta básica y la incorporación de más recurso humano, entre otras mejoras laborales. Tras la oferta de la Provincia, los trabajadores la consideraron insuficiente y piden una mayor apertura al diálogo, por ello marcharon al Patio Olmos. 

Ante esta situación, la administración de Juan Schiaretti, a través del ministerio de Salud, convocó al colectivo hospitalario a reunirse el jueves. El objetivo del Gobierno es lograr destrabar el conflicto que ya lleva más de tres semanas e incontables asambleas en los nosocomios provinciales. 

La reunión se logró después de que la Provincia reconociera la representatividad del grupo. “Hay un acercamiento y el reconocimiento por parte de las autoridades, que admiten la legitimidad del reclamo y la representatividad del descontento”, dijo Juan Pablo Viglione, médico neurólogo del hospital San Antonio de Padua, Río Cuarto, que integra la comisión del colectivo interhospitalario. 

Cabe recordar que, por la dinámica de este conflicto, los delegados que irán a la reunión no son negociadores, por lo que se espera que el día viernes haya nuevamente asambleas que analizarán el camino que seguirán profesionales y trabajadores del sistema público de salud. 

Importante movilización en Tucumán 

Reproducimos la declaración de la agrupación Salud desde las Bases tras el paro y la movilización de los trabajadores de la salud. 

En el marco de una jornada nacional de lucha motorizada por residentes de Buenos Aires, a la cual FeSProSa/SiTAS adhirió y convocó, cientos de trabajadores de la salud recorrieron las calles de la ciudad exigiendo una recomposición salarial. Es necesario que el sindicato convoque a asambleas en todos los hospitales para discutir democráticamente un plan de lucha. 

El triunfo de residentes de CABA, luego de más dos meses de movilizaciones, paros y asambleas, demostró en todo el país que, con organización democrática y lucha, se puede torcerle el brazo al gobierno. Las conducciones sindicales que se mantenían al margen de esa lucha tuvieron que adherir a las acciones convocadas por los residentes luego de que se cansaron de repetir que no hay relación de fuerzas para pelear y que hay que aceptar el «estado actual de las cosas» que consiste en salarios que no cubren la canasta familiar, en ritmos extenuantes de trabajo, en el pluriempleo y en la falta de insumos para atender correctamente a los pacientes. De esta forma se pudo expresar con más fuerza el descontento que hay en los trabajadores de la salud con el gobierno que tiene un plan de ajuste muy claro para descargar la crisis en la espalda de los trabajadores y así satisfacer las demandas del FMI. 

En nuestra provincia SiTAS convocó un paro «sin concurrencia» luego de varias acciones que se vienen desarrollando desde hace semanas en varios hospitales como el de Niños o el Néstor Kirchner. Además, la semana pasada se hicieron abrazos simbólicos y acciones callejeras en el Hospital del Este, Centro de Salud y Padilla en el marco de una jornada nacional de lucha convocada por FeSProSa y a la que SiTAS adhirió con un paro «con concurrencia». Luego de la movilización multitudinaria de ayer, la conducción del gremio levantó las medidas programadas para los próximos días de manera unilateral, sin consultar a las bases y por el solo hecho de haber recibido la promesa de «compromiso» de ser convocados a una nueva reunión en Casa de gobierno. 

Al mismo tiempo, residentes de todos los hospitales vienen desarrollando asambleas e iniciando un proceso de organización por la mejora de sus salarios, la actualización mensual de acuerdo a la inflación, el cumplimiento del reglamento de residencias ya que muchas veces por falta de personal les demandan realizar tareas que exceden a su formación. Otra de las demandas que tienen las y los trabajadores residentes es que se garantice la posibilidad de continuar su desempeño en el sistema público de salud con estabilidad laboral una vez terminada la residencia. 

Desde Salud desde las Bases sostenemos que debemos tomar el ejemplo de la Asamblea de Residentes de CABA en todos sus sentidos. Por eso planteamos una exigencia clara al SiTAS y a todos los gremios de la salud, a que convoquen asambleas democráticas donde se vote un plan de lucha serio, y se ponga en discusión si se aceptan o no las propuestas del gobierno, donde cada trabajador tenga voz y voto, para que no sea la potestad de unos pocos decidir por todos de manera unilateral. Esta es una discusión clave de método, para contrarrestar la burocratización, necesitamos asambleas donde haya una lista de oradores, en la cual cualquier persona pueda plantear propuestas que se voten por mayoría y minoría con mano alzada. 

La movilización del 23N demostró que las y los trabajadores de la salud tenemos predisposición a luchar y pelear por lo que nos corresponde, necesitamos organizar esa fuerza poniendo la salud de pie sobre los cimientos de la unidad para imponer al gobierno las mejoras que queremos para nuestra subsistencia y en defensa de la salud pública. 

Se profundiza el conflicto en el Hospital Posadas 

El martes 22 comenzó una nueva semana de lucha en el Hospital Posadas. Esta vez con un paro de 72 horas de los médicos autoconvocados y profesionales de la Cicop Hospital Posadas. Hace semanas vienen reclamando por la recomposición salarial y el gobierno nacional les da la espalda. Esta situación se vio agravada cuando el viernes 17 los residentes no cobraron parte de sus ingresos, por lo que realizaron protestas en la dirección del Hospital. 

El martes cerca del mediodía los trabajadores en lucha realizaron una nueva asamblea en el hall de entrada, donde ratificaron el paro de 72 horas de esta semana y votaron un nuevo paro de 96 horas la semana próxima con acciones de visibilidad. 

Ante la falta de respuestas por parte de las autoridades y el gobierno nacional, el miércoles 23 se movilizaron nuevamente al ministerio de Salud de la Nación, junto a los trabajadores del Garrahan. El mismo día hubo acciones de residentes de los hospitales bonaerenses en La Plata, movilización de residentes y concurrentes de CABA en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, entre otras acciones en los municipios de la provincia, que se suman a los crecientes conflictos en el interior del país. 

Trabajadores del Hospital Garrahan realizaron un paro y se movilizaron nuevamente  

«El 23 vamos de nuevo al paro, para que este año no volvamos a perder contra la inflación y queremos el compromiso del Gobierno para que el hospital Garrahan pueda seguir funcionando y garantizando la calidad de atención», afirmó la secretaria general de la APyT, Norma Lezana. 

El paro se realizó el miércoles de 6 a 21 horas y la concentración comenzó a las 10:00 en la explanada de ingreso de la calle Combate de los Pozos, donde marcharon conjuntamente con el personal de otros hospitales. 

Sobre las razones de la medida de fuerza, Lezana señaló que se tratará del sexto paro que realizan e informó que «desde 2017 el hospital sufre recortes progresivos». 

«Si tomamos el 2017 como punto de referencia, y actualizamos el presupuesto por inflación acumulada al 2022, el presupuesto del Garrahan debería ser de 42.000 millones de pesos y, sin embargo, el Consejo de Administración del hospital solicitó 33.000 millones para 2023: 12.000 millones menos en 2022 y más ajuste para 2023″, sostuvo. 

Para la gremialista, esa asignación presupuestaria «explica el porqué de los salarios de miseria, la falta de insumos y la renuncia de casi 200 profesionales del hospital». 

En respuesta, el Consejo de Administración del hospital se refirió la semana pasada a los reclamos de la APyT al manifestar que en el Garrahan «se está trabajando en la recomposición progresiva del salario» con «aumentos otorgados con recursos genuinos que permiten mantener los salarios acordes a la inflación». 

En declaraciones a Télam, el Consejo de Administración del centro de salud reconoció que el salario «se deterioró fuertemente entre 2017 y 2018», en coincidencia con la gestión Cambiemos, mientras que en relación a 2023 analizó la asignación de fondos prevista en la Ley de presupuesto 2023 sancionada en el Congreso. 

Para el año próximo, indicaron las autoridades, la ley de Presupuesto contempla para el Garrahan «27 mil millones de pesos». 

De esos fondos, «el 80% corresponde a financiamiento de la Nación» y el 20% restante a la Ciudad de Buenos Aires. 

«La Ciudad aporta entonces a 5 mil millones de pesos, y de esta forma el presupuesto total del Garrahan para 2023 llegará a los 32 mil millones de pesos, sin contemplar los sueldos de la paritaria que se definirán recién en abril», resaltaron desde la entidad sanitaria. 

Por su parte, la gremialista Lezana puso el foco sobre la variación anual del presupuesto que el Estado nacional destina al Garrahan y lo relacionó con la inflación, para luego sostener que desde la APyT «comprenden que hay una coyuntura» aunque pidió «priorizar lo que hay que priorizar». 

Por eso, solicitó que el ministerio de Salud junto a al Consejo de Administración del hospital «descompriman» la situación para que el centro pediátrico ubicado en el barrio porteño de Parque Patricios «no sea la variable de ajuste de la salud pública». 

Para Lezana, la situación del hospital se agravó con la pandemia, ya que desde entonces «hay más demanda y pacientes más críticos». 

«Todo el tiempo hay un 100% de camas ocupadas. Esto es porque hay agotamiento en todo Salud, hay recortes, si se cierre una unidad en un hospital del país, eso implica que el paciente va a ser derivado al Garrahan», diagnosticó. 

En paralelo, reconoció que en los últimos dos años y medio «si bien aumentó el empleo, hay empleo precarizado», lo que implica que para esos nuevos trabajadores «no hay posibilidad de obra social y esto aumenta la demanda del sector público de salud». 

La medida de fuerza convocada para el miércoles sumó el acompañamiento de la Federación Sindical de Trabajadores de la Salud (Fesintras), cuyo secretario general Pablo Maciel confirmó el acompañamiento del paro. 

En simultáneo, hubo movilizaciones de los gremios que agrupan a los profesionales de la salud de las provincias de Buenos Aires (CICOP) y en Córdoba en reclamo de recomposición salarial para el sector. 

La jornada de protestas se dio tras la reciente victoria de los residentes y concurrentes porteños, quienes tras nueve semanas de paro y estado de movilización lograron que el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta les concediera un piso de 200.000 pesos a los residentes de primer año. 

En este contexto se suma la falta de quórum que impidió que la Cámara de Diputados pudiera avanzar en la modificación de la Ley de Carreras Hospitalarias, lo que permitiría que 3.000 trabajadores de Enfermería pasaran a ser contemplados como personal profesional del cuerpo de Salud. 

Por esta razón, Fesintras realizó el jueves 17 un paro nacional de Salud en reclamo de «una paritaria nacional de salud, mayor presupuesto para la salud pública, salarios dignos, el no pago del impuesto a las ganancias, 82 % móvil en todo el país y reconocimiento pleno para todo el equipo de salud». 

Nueva “Noche de las Luces” 

Desde la Asamblea de Residentes y Concurrentes de la Ciudad de Buenos Aires convocaron a una nueva Noche de las Luces, para visibilizar y acompañar sus reclamos. Fue el martes 22 a las 19:30 en la esquina de Callao y Corrientes para exigir salario y ART para los y las concurrentes.  

“Viviste una noche muy emotiva acompañando a la #mareablanca. Volvemos a las calles de noche a acompañar a nuestros concurrentes. ¿Sabías que trabajan sin salario? ¿Sin ART? Hoy decimos #gratisnuncamas. Por #salarioparaconcurrentes te esperamos. #quenoseapaguelasalud”, expresan en su convocatoria. 

Enfermeras y enfermeros marcharon en Chaco 

En su día, 21 de noviembre, las enfermeras y enfermeros movilizaron por las calles de Resistencia reclamando al gobierno provincial el reconocimiento a sus tareas profesionales y al arte del cuidado. Lo hicieron un día después que el gobernador firmara un decreto de reconocimiento a la carrera de enfermería. 

La concentración cortó la avenida 9 de julio, frente al Hospital Central “Julio C. Perrando”, donde se leyó la carta que sería entregada al gobernador Jorge Capitanich. Luego recorrió la avenida hasta la plaza principal para rodearla y llegar hasta la Casa de gobierno. A unos 100 metros antes de llegar, la policía que semanas atrás los reprimió con el carro hidrante, formó una barrera para evitar el paso.
Una vez acordado el paso, la marcha se detuvo en la esquina donde se concentran todas las marchas en Resistencia, frente a otra barrera policial, esperando a ser atendidos por el gobernador. 

“Estamos esperando que el gobierno nos reconozca como profesionales que somos. Nosotros somos todos enfermeros. Seguimos una carrera de grado, tenemos un Colegio de Enfermería, tenemos especialistas en distintas áreas, tenemos magísteres y tenemos doctorados en Enfermería. Entonces estamos esperando que el gobierno nos dé el reconocimiento como profesionales porque estamos categorizados como administrativos”, señaló uno de los movilizados. 

“Estamos colaborando lo mejor posible. Nos sentimos muy importantes, y de paso también (nuestra lucha) por el reconocimiento lleva mucho esfuerzo. Para las personas que estuvieron con COVID, éramos los mejores, los héroes, y hoy estamos acá y no tenemos ni siquiera un pase a planta, ni un sueldo digno, no tenemos salubridad, no tenemos nada. El sueldo que nos pagan no nos alcanza, somos contratados”, fue el comentario de otro.
En una provincia con lucha continúa, por la pobreza en que está inmersa la gran mayoría de sus habitantes, el gobernador quiso dar un gesto al sector, Capitanich firmó el decreto que reglamentaría la “ley de ejercicio profesional de la Enfermería”.  

Claudia nos comentó lo siguiente sobre el decreto: “Es la reglamentación de Enfermería que está bueno, digamos. Eso se estaba esperando desde el 2013. Está bueno para toda la gente que está en planta. Pero hay algo que el gobierno no ve, no mira, que es la precarización en la que estamos sumergidos toda la salud pública. Hay por lo menos un 40% de precarización, y más en Enfermería, que es la rama fundamental de la salud pública. Y no hay nadie que hable, que nos defienda a nosotros. Nosotros estamos a la buena de dios. Sin obra social, solos. Precarizados hace más de 10 años y no es justo. No es justo porque nosotros, me refiero a Enfermería, da la vida, dio la vida. No solo en la pandemia, en cada emergencia, salud pública estuvo ahí al frente, no solo Enfermería, salud pública, porque somos un equipo”.

Festival de protesta frente al Agudo Ávila por precarización laboral 

Los trabajadores de la salud pública rosarina realizaron un corte en la esquina de Santa Fe y Suipacha en reclamo de salarios dignos, continuidad de los contratos Covid, cobro en tiempo y forma, y pase a planta. 

Elsa Sampallo, secretaria general de Siprus, dijo que «es una nueva jornada de lucha tras una sucesión de reclamos en distintos hospitales por condiciones dignas de trabajo, con foco en la desprecarización laboral y el necesario aumento salarial, para dejar de correr de trabajo en trabajo para poder tener un sueldo digno que alcance para llegar a fin de mes». 

«Puntualmente en el Agudo Ávila es necesario aumentar el recurso humano, por eso pedimos que se efectivicen los contratos precarizados, que aquí son más del 40%, y se refleja en los distintos servicios del Hospital, sobre todo en la guardia y en internación», detalló y cerró: «Estamos en un momento crítico, de alerta y movilización». 

Asimismo, los municipales en asamblea, de la que participaron más de 200 delegados, definieron marchar el 17 de noviembre desde la Municipalidad de Rosario a la sede de Gobernación, en el marco de un paro nacional de salud al que adhiere la seccional y la CTA Autónoma Rosario. La huelga afectó al sector municipal y provincial de salud adherido a ATE Rosario y otros sindicatos. En el estamento local exigen, además de lo planteado, un bono para paliar la crisis. 

“Tenemos la decisión política de estar en la calle reclamando la continuidad laboral de los 4.000 contratos por Covid, de seguir peleando por lo que nos corresponde: salarios acordes a las necesidades de los trabajadores y por el fin de la precarización laboral en todos los niveles del Estado”, expresaron desde ATE Rosario. 

Fuente- Resumen latinoamericano.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp