Argentina le ganó a Polonia y clasificó primera en su grupo

Argentina le ganó a Polonia y clasificó primera en su grupo

30Nov22 0 Por Matías Gianfelice

Con una gran actuación colectiva superó a una floja Polonia y se metió en octavos de final, donde el sábado enfrentará a Australia. Mac Allister y Julián Álvarez fueron los goleadores.

Con fútbol. Con la intención clara a partir de los cambios de Scaloni, la selección nacional salió a ganar el partido, a jugarlo bien arriba y embanderarse detrás del toque y la posesión como armas de juego para superar al rival. Llegó la mejor versión de la albiceleste, justo en el último partido del grupo y ante el rival que llegaba como puntero de la zona.

Scaloni y la escuelita de José

Argentina salió a la cancha con los 11 que construyeron el 1 a 0 frente a México: Dibu Martínez; Molina, Romero (el único que no estaba y entró por Lisandro Martínez), Otamendi y Acuña; De Paul, Enzo Fernández y Mac Allister; Di María, Julián Álvarez y Messi. Un once que se va perfilando como el titular, aunque conociendo los movimientos y las estrategias que suele pensar Scaloni y su equipo de trabajo, quizás no haya que apresurarse con estos nombres. Un 4-3-3 que de la mano de Enzo en la posición de 5, salió a presionar bien arriba y no le dio respiro a los polacos. Con un nivel soberbio de Otamendi desde el fondo y dos laterales, que para este cronista están en un nivel que merecen titularidad asegurada. En el medio se volvió a ver en el primer tiempo varias imprecisiones de Rodrigo De Paul (que las emparejó a puro corazón y quites), otra vez un Enzo Fernández con puro despliegue y mucho fútbol en su cabeza y Alexis Mac Allister que demostró porque está en un mundial, a pesar de que su nombre no sea de los más mediáticos. Desde Otamendi, las pasadas de los laterales y ese juego en el medio se empezó a construir los golpes que iban a ir desmoronando al rival. Porque las armas más peligrosas la selección las tiene con los de arriba: Messi (está de más ahondar en su juego), un Di María cada vez más claro e incisivo y con Julián, que supo tirarse mucho a los costados e hizo recordar las épocas en las que Messi jugaba de “falso nueve”.

Aclaración importante sobre el rival: Polonia a priori era el más difícil del grupo y la verdad que en los tres partidos mostró poco y nada; y hoy directamente jugó de feo para horrible. Pero hay muchos equipos así en los campeonatos y ganarles con autoridad es la tarea que se deben dar los equipos que esperan ser protagonistas en serio. Polonia juega feo, mal, pero está en octavos de final de la copa del mundo; le servían varios resultados y nuestra selección necesitaba ganar. Eso demuestra que la cabeza podía jugar en contra (con tantas veces ya les pasó) pero se sacó la clasificación adelante.

Ese primer tiempo que fue casi todo argentino (salvo alguna carambola polaca) tuvo un condimento más para pensar en sombras o nervios: Messi erró un penal (inventado por ese invento desastroso que es el VAR). Ni el 10 ni el resto se apichonó, más bien pareció lo contrario y fueron más al frente todavía, como si cierta sangre en el ojo los motivara. Aun así y gracias al buen nivel del arquero polaco, los primeros 45 terminaron empatados en cero.

De arranque y de Boca, de toque y de River

El segundo empezó a pedir de la selección. Al minuto se elaboró el ataque por derecha, Di María esperó que le pase Nahuel Molina, el oriundo de Embalse y ex Boca desbordó y metió un preciso centro atrás que el 10 surgido en La Paternal y con pasado Xeneize, Alexis Mac Allister, concretó con un derechazo medio mordido que le puso suspenso y pudo romper el cerrojo polaco. Así se empezó la segunda mitad con un 1 a 0 a favor que descomprimió un poco más y demostró que este equipo tiene con que ilusionarse, cuando no especula ni recula, cuando sale a tocar, a moverse y a usar todo el ancho de la cancha para atacar al rival. La Argentina del segundo tiempo sacó de la cancha a Polonia y armó un monólogo que podría haber terminado en goleada. El 2 a 0 es todo Millonario, con otro buen dominio en ataque de Enzo (ya estaba más liberado porque Paredes había entrado a jugar de 5) quien le filtró un pase a Julián en el área y el goleador del City la clavó cruzado y arriba. Gran gol para alegría de todo un plantel que empezó a sentir que el protagonismo no le pesa.

Quizás en esto esté lo más valioso de esta fase de grupos: esta selección supo reponerse a la tensión, a los golpes y supo ir asumiendo el protagonismo que se le exige.

Octavos y otro mundial empieza

Se pasó de fase y ahora empieza el mundial que no da ni media revancha. O la gloria o la vuelta a casa. A la Argentina le toca la sorpresiva Australia en octavos. Un rival que por lo que mostró tiene dinámica física y bastante velocidad. No es un equipo que se vaya a meter atrás a pegar patadas, aunque para darle valor a los dichos de Scaloni, los rivales suelen modificar su juego contra Argentina. Es probable que haya que combinar paciencia con mucha dinámica, circulación con aceleración, para poder romper la defensa australiana. A priori pareciera que si buscan un partido abierto o de ida y vuelta, podría ser letal contra una Argentina que tiene 3 puntas rápidos y muy habilidosos.

En octavos ya está Paises Bajos que jugará contra USA. Este cronista se anima a pronosticar que USA es más favorito en la previa que los dirigidos por Van Gal; en especial por el nivel de juego que cada selección mostró en la fase de grupos. Francia ya está y hoy se enteró que jugará contra Polonia, en lo que se supone que será una llave accesible para los últimos campeones. Brasil casi adentro, Alemania espera y desespera, España sueña y la Portugal de Ronaldo parece bastante cerca de pasar. Desde acá y humildemente se espera que aparezca la garra Charrua y nuestro querido Uruguay meta un batacazo y pase a octavos. Quedan pocos partidos y se cierra la fase de grupos. La emoción de la pelota nos invade.

Que no nos haga olvidar que el mundial se juega en Qatar por los negociados entre multimillonarios occidentales, jeques y políticos de medio oriente. Sin doble vara para la indignación, pero con la conciencia que aquello que nos apasiona y que es para miles de millones en el mundo, el deporte más hermoso que existe…está preso del negocio, la codicia y muy (demasiado) manchado de sangre.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp