Paliza a Polonia y clasificación a octavos

Paliza a Polonia y clasificación a octavos

30Nov22 0 Por Tablón Argento

La selección Argentina ganó con comodidad al equipo de Polonia con un resultado que terminó siendo escaso. Los dos goles los volvieron aportar jugadores, Alexis Mac Allister y Julián Alvarez, que llegaron a Qatar como suplentes. Enzo Fernández volvió a descollar. Buen partido de Messi, que erró un penal.



Desde los primeros minutos del primer tiempo la selección argentina se mostró muy superior a Polonia, que salió con un planteo conservador y fue desbordado por el equipo de Scaloni, que mostró un muy buen manejo en el medio juego y dos laterales, Nahuel Molina y Marcos Acuña, que abrían la cancha con mucha vocación ofensiva. Angel Di María se convirtió en una preocupación para la defensa polaca y el equipo gestó un par de oportunidades muy claras como el remate que el arquero polaco le detuvo a Julián Alvarez y un corner de Di María que casi se convierte en gol olímpico.

La Argentina fue beneficiada por un penal de VAR, que no pudo concretar Messi. El equipo se fue al descanso de entretiempo, convencido de que había merecido más. En los hinchas y en algunos jugadores podía pesar la leyenda que quien no convierte los goles, lo termina padeciendo.
Ni bien empezó el segundo tiempo, en una jugada muy parecida al primer gol contra México, Nahuel Molina desbordó por la derecha y envió un centro a la puerta del área grande. Esta vez no estaba Messi, sino a Mac Allister que sacó un tiro mordido que llegó a la red. Después del gol, se liberaron los fantasmas y a partir de ese momento el equipo nacional dio una gran exhibición de fútbol. Estiró las diferencias con un golazo de Julián Alvarez que capitalizó una habilitación precisa de Enzo Fernández. Pudo haber habido más goles, pero al mismo Julián y a su reemplazante, Lautaro Martinez, le faltó punteria cuando estaban en posiciones inmejorables. Hasta Tagliafico, que había ingresado por Acuña, tuvo su oportunidad cuando le picó una pelota al arquero polaco y un defensor salvó en la línea.
Messi hizo un buen partido, destacándose más por su elaboración de juego que por su definición. Enzo Fernández volvió a ser figura por lo que aporta en defensa y por su capacidad de cambiar el ritmo incluyendo pases verticales muy precisos. En la defensa, volvieron a destacarse Nicolás Otamendi y el Cuti Romero. Rodrigo de Paul, merece un párrafo aparte. Mejoró en relación a los dos partidos anteriores, pero su aporte ahora es de entrega y marca. Aquel jugador que sorprendía con habilitaciones brillantes sigue desaparecido. Volvió a ser el más impreciso del medio juego argentino.
Argentina consiguió la clasificación a octavos y ahora espera a Australia, que parece ser un rival accesible. El equipo ha ido creciendo de menor a mayor y se ha avanzado en el ensamble de los viejitos sobrevivientes de otros mundiales que buscan revancha y una camada de jóvenes con mucha hambre de gloria. Scaloni y su equipo técnico han sido criticados por su falta de experiencia, pero hasta ahora vienen demostrando capacidad para armar un buen grupo humano e inteligencia para afrontar situaciones complicados. Lo mejor de Argentina es Messi, pero también lo peor es depender de que esté iluminado.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp