Argentina, con el corazón en la boca, pero en semifinales

Argentina, con el corazón en la boca, pero en semifinales

9Dic22 0 Por Tablón Argento

La selección de Scaloni definió por penales un partido que mereció ganar en los 90 minutos reglamentarios y después en los 30 de alargue. El azar, que siempre interviene en el fútbol, y un mal arbitraje contribuyeron para que la definición del partido se postergara.


El partido empezó favoreciendo a la selección argentina que, con una defensa de tres en el fondo garantizaba controlar a un rival que atacaba con pocos delanteros y permitía que los dos laterales volantes se sumaran al ataque. En el medio juego se destacaba el trabajo de contención de De Paul, Enzo Fernández y Mac Allister, con el aporte de Julían Alvarez que corría a cualquier rival que tratara de salir jugando. Casi todas las jugadas de ataque pasaban por Messi, que siempre estaba al acecho para colar algún pase por sorpresa.

El técnico de Países Bajos planificó el partido para esperar a la selección argentina, tratando de salir rápido de contragolpe. Pero la formula que le sirvió contra Estados Unidos esta vez no tuvo eficacia y si bien en algún momento controló la pelota, sus ataques no tuvieron profundidad.

A los 34 minutos del primer tiempo, llegó el primer gol argentino. Una muy buen pase de Messi, habilitó al lateral Nahuel Molina, que definió con justeza. Y allí se agravaron los problemas del equipo de Países Bajos, que no encontró una fórmula de ataque durante todo el primer tiempo y gran parte del segundo. A los 15 minutos del segundo tiempo una nueva subida de Marcos Acuña, que se mandaba por su lateral con mas empuje que precisión, fue detenida con una infracción dentro del área. Messi convirtió el penal y allí pareció que se acababa el partido.

Paises Bajos perdió su línea de juego y empezó a tirar centros que siempre eran devueltos por los centrales argentinos. Pero a los 82 minutos, Wout Weghorst se adelantó a Lisandro Martínez y logró un descuento que no merecían. Era la primera vez que llegaban al arco. Y allí empezó el sufrimiento frente a un rival que se vino encima y un arbitro que no sólo adicionó 10 minutos de tiempo suplementarios, sino que inventó una infracción de Pecella en la puerta del área. Producto de ese tiro libre y faltando treinta segundos, Paises Bajos empató el partido y fuimos a tiempo suplementario. En los 30 minutos del tiempo adicionado la selección Scaloni se sobrepuso al impacto emocional provocado porque se le había escapado la victoria y superó en el juego y las oportunidades de gol a Holanda. Los palos, el cuerpo de un defensor que desvió un disparo con destino de red, y la mala suerte evitaron que el partido se definiera a favor de Argentina. Cuando llegaron los penales, volvió a emerger la personalidad de Dibu Martínez que detuvo los dos primeros. Por Argentina convirtieron Messi, Montiel, Paredes y Lautaro Martínez.

Argentina ganó por penales, pero ese resultado en nada explica lo que sucedió en la cancha. Pero al final hubo justicia. Algo que no tuvo el equipo de Brasil que fue eliminado por la selección croata sin merecerlo.

Por delante nos queda la semifinal con Croacia, que demostró ser menos que Brasil. Pero no esta bueno hacer pronósticos. Este mundial ha vuelto a demostrar que en los resultados de fútbol siempre hay sorpresas. Sólo resta confiar en que la selección ha demostrado capacidad de sobreponerse a situaciones complicadas y que además de buen fútbol, le sobra corazón.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp