Desde el campo llegan malas noticias

Desde el campo llegan malas noticias

17Dic22 0 Por Guillermo Cieza

Las malas noticias que vienen del campo redondean una tormenta perfecta para los números del gobierno en 2023. A la acumulación de vencimientos de la deuda, sumadas a la continuidad de los aumentos de precios internacionales de los combustibles, ahora va agregarse una sensible merma de las cosechas finas y gruesas que impactarán en las exportaciones de granos.


Los datos son muy preocupantes. Debido a la sequía y las heladas tardías se han producido caídas en los rindes de la cosecha fina (trigo, cebada, avena) de alrededor del 50%. La Bolsa de Comercio de Rosario estimó una cosecha de trigo de 11,8 millones de toneladas. Con un pronóstico parecido la Bolsa de Comercio Buenos Aires, la estimó en 12,4 millones de toneladas. El año pasado se cosecharon 23 millones de toneladas, en consecuencia tomando cualquiera de las estimaciones la pérdida sería mayor de 10 millones de toneladas. Estos datos, traducido en divisas, significa que dejarían de ingresar por exportaciones entre 2.500 y 4.000 millones de dólares.
Con respecto a los cultivos de la cosecha gruesa (soja, maíz y girasol) todavía no hay datos nacionales pero la información que llega de las provincias es preocupante. En lo que hace a la soja de primera (o temprana) la Bolsa de Rosario estima que en la zona núcleo hay dos millones de Ha. en estado crítico a causa de la sequía. De esos cultivos 1,6 millones están regulares y 400.000 en mal estado. En la zona central del país, hay 200.000 hectáreas de soja de primera y 400.000 hectáreas de segunda que aún quedan por sembrar. Con respecto al maíz las noticias son parecidas. En la provincia de Córdoba, que es el mayor productor de ese cereal, sólo se ha sembrado el 39% de lo previsto. Ante la evidencia que las olas de calor y las sequías están afectando tanto la soja como el maíz ya sembrados, lo que resta sembrarse, se está demorando. Se apuesta a las siembras tardías, que en general generan menos rendimientos y enfrentan una perspectiva meterológica incierta.

Los pronósticos anticipan para toda la Mesopotamia, norte de Buenos Aires y sur de Santa Fé, precipitaciones inferiores a lo normal, y para Córdoba, y el resto de la provincia de Buenos Aires y Santa Fé, lluvias normales o inferiores a las normales. La evidencia de que en la actualidad hay déficits de humedad en los suelos y que en la la zona agrícola, continuarán las olas de calor, completan un panorama desalentador. Los rindes escasos o pérdidas de cosechas significa un duro golpe el gobierno, porque en un año electoral se reducirá el ingreso de divisas, pero también para todos los productores y contratistas que están insertados en el modelo agropecuario industrial. Ese modo de producción está sustentado en la utilización de una gran cantidad de insumos (semillas, fertilizantes, herbicidas, fungicidas e insecticidas) que están cotizados en dólares y que determinan altos costos de producción, que agregados a los combustibles y labores (siembra, fumigaciones, cosecha) equivalen a alrededor de un 80 % de los ingresos por una cosecha normal. Por eso, cuando los rendimientos se reducen los resultados son catastróficos.

Es esperable que los productores reclamen que vuelvan a pagarles sus producciones con un dólar diferencial. Apelarán al argumento que si en el año que obtuvieron ganancias extraordinarias les dieron el dolar soja, no pueden hacer menos en un año donde abundarán los quebrantos.

Las sequías que son producto de la reiteración por tercer año consecutivo del fenómeno Niña, son una expresión del cambio climático. El modelo productivo agropecuario industrial agrava las consecuencias de la sequía, porque los suelos pierden capacidad de infiltración y retención de agua. El cambio climático vino para quedarse y agravarse. Lo que puede y debe cambiarse es el modelo productivo. Pero mientras los gobiernos, las empresas y los productores sigan viendo a sus suelos exclusivamente como una fábrica de divisas, cada vez estaremos peor. Y como ocurrirá en 2023, ingresarán menos dólares.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp