En medio de la alegría mundialista hay pueblos enteros sin agua

En medio de la alegría mundialista hay pueblos enteros sin agua

20Dic22 0 Por Melina Sánchez

En medio de la alegría mundialista hay pueblos enteros sin agua, y aun sus compatriotas se enorgullecen, a uno y otro lado del océano, en el norte y en el sur de cualquier continente, por una moneda estable. No son los futbolistas, ni las identidades populares los responsables de la decisión “empresarial” sobre la vida de los de abajo.

Nos encontramos, en este desierto en que viene convirtiéndose el mundo, en la obligación de poner esto por escrito: un llamado a las conciencias y a la solidaridad internacional. Ya saldrá algunx de uno y de otro lado, de uno y otro género, con una camiseta o la otra, a minimizar la cuestión, a mandarla debajo de la alfombra mundial con la excusa económica. Para cierto tipo de gente siempre importan más las especulaciones de la bolsa que la gente misma. Piensan que podrán embotellar agua para toda su descendencia. No es seguro que eso suceda. Más bien hay indicios de lo contrario.

Y es que algunos que se llaman incluso socialistas o indigenistas, o militantes étnicos, se quedan de a pie cuando de lo que se trata es de combatir a las burocracias de los ismos y a las burguesías nativas.

Los derechos humanos suelen ser para pocos, el relato historiográfico también, las reivindicaciones las pueden levantar solo unxs y no otrxs, la “inclusión” es un discurso que ha ganado muchxs políticxs, varixs de ellxs han viajado a Qatar. No darán cuenta de sus ausencias, durante el mundial ni más allá de él, ni de cómo consiguieron los fondos para llegar a vacacionar a uno de los países más caros del mundo.

Incluso el feminismo crítico no ha hecho mucho por unificar las luchas, esa es una tarea que tomaron luchadorxs que se han muerto hace por lo menos medio siglo, está demodé, lo que hoy se usa es twittear y hacer hilos. Las conversaciones y las consignas se vuelven hilos que le dan la vuelta al universo. Entonces tan pronto se oye –lee- un grito, como se acalla. ¿Sabremos de la ejecución del futbolista iraní solo por Facebook? ¿Circularán imágenes? ¿Para qué? ¿La censura es para cuidar nuestras impresiones o para adormecernos? ¿Por qué los futbolistas son “héroes” tras una pelota pero parias cuando alzan la voz de los pueblos? Los liberales llaman a estas historias, polarizaciones. Que en el país de cualquiera de nosotrxs, señalen a uno por hacer lo que está bien, a saber, defender una vida, no es para nada algo del orden de lo extraordinario. Lo inusual sería que los futbolistas no sean la excepción, sino que haya muchos niños y niñas, del pueblo wayuu, del pueblo wichí, que, en Colombia, Venezuela, Argentina y Paraguay, pudieran crecer con agua, para convertirse de grandes, en un Maradona o un Messi.

Sería padrísimo, que ningún dictador gobernara los territorios indígenas, ni en Jujuy, ni en Ciudad de México, ni en Perú. Qué buena onda sería que esos niños y niñas que hostigan los uniformados desde pequeños, en Formosa y en Guerrero no crezcan para convertirse en uno más de ellos. Cómo me gustaría que las y los niños en Palestina y en Siria no hubiesen visto morir desde chicos a los suyos, como sucede en Ingeniero Juárez, un pueblo argentino del NOA mayormente indígena, saqueado por la soja, el desmonte, la antropología, las iglesias y las ONG´s europeas.

Pienso a veces, si es que esos que desde su identidad étnica deciden servir al régimen, no se darán cuenta del mal que hacen. En grupo los he visto sonreír socarronamente, pero cuando de casualidad me los cruzo a solas, sus vistas no se desprenden del piso, y si por casualidad me ven, les resulta difícil sostener la mirada.

A estas horas, un joven futbolista espera la horca, defendió a una joven mujer de su edad, por no llevar el velo. A estas horas, días atrás, aplaudía el mundo la foto de un futbolista abrazando a su madre, enfundada hasta los pies, a estas horas desde hace varias semanas se diserta en las redes sobre cuán europeos son los futbolistas africanos comprados por Francia, también se han publicado trabajos “científicos” negando la ciudadanía latinoamericana a los argentinos y poniendo en duda nuestra piel. Más negro que la cumbia imposible, pero la psicología de lxs colonizadxs piensa la interculturalidad al estilo Marvel.

Ya se refirió Sartre al falso humanismo de su patria, Sartre fue como Maradona en algunos aspectos. Estamos jodidos. Se hundió todo el barco, en aguas saladas, vamos a morir, es inminente. Sería bueno no callar.

Melina Sánchez

Imagen destacada: Amir Nasr-Azadani, futbolista iraní condenado a muerte.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp