Los Demócratas de EEUU son ahora el partido de la guerra

Los Demócratas de EEUU son ahora el partido de la guerra

29Dic22 0 Por chris hedges

Los ‘demócratas’ se posicionan como el partido de la virtud, encubriendo su apoyo a la industria bélica con un lenguaje moral que se remonta a Corea y Vietnam.

Chris Hedges

Todas las guerras que apoyan y financian son guerras “buenas”. Todos los enemigos con los que luchan, siendo los últimos los presidentes Vladimir Putin de Rusia y Xi Jinping de China: son encarnaciones del mal. La foto de una radiante presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y la vicepresidenta Kamala Harris sosteniendo una bandera de guerra ucraniana firmada [con algún que otro símbolo nazi incluido] detrás de Zelensky mientras se dirigía al Congreso fue otro ejemplo del abyecto servilismo del Partido Demócrata a la maquinaria de guerra.

Los demócratas, especialmente con la presidencia de Bill Clinton, se convirtieron en cómplices no solo de las empresas estadounidenses, sino también de los fabricantes de armas y del Pentágono. Ningún sistema de armas es demasiado costoso. Ninguna guerra, por desastrosa que sea, queda sin financiación. Ningún presupuesto militar es demasiado grande, incluidos los $ 858 mil millones en gastos militares asignados para el año fiscal actual, un aumento de $ 45 mil millones por encima de lo que solicitó la administración Biden.

El historiador Arnold Toynbee citó el militarismo desenfrenado como la enfermedad fatal de los imperios,  argumentando que finalmente se suicidan. Hubo una vez un ala del Partido Demócrata que cuestionó y se enfrentó a la industria de la guerra: los senadores J. William Fulbright, George McGovern, Gene McCarthy, Mike Gravel, William Proxmire y el miembro de la Cámara Dennis Kucinich. Pero esa oposición se evaporó junto con el movimiento contra la guerra. Cuando 30 miembros de la bancada progresista del partido emitieron recientemente un llamado para que Biden negociara con el presidente Putin, los líderes del partido y los medios belicistas los obligaron a retractarse y rescindir su carta.

No es que ninguno de ellos, con la excepción de Alexandria Ocasio-Cortez, haya votado en contra de los miles de millones de dólares en armamento enviados a Ucrania o el presupuesto militar inflado. Rashida Tlaib votó presente. La oposición a la financiación perpetua de la guerra en Ucrania ha venido principalmente de los republicanos, 11 en el Senado y 57 en la Cámara; varios, como Marjorie Taylor Greene, teóricos de la conspiración desquiciados.

Solo nueve republicanos en la Cámara se unieron a los demócratas para apoyar el proyecto de ley de gastos de $1.7 billones necesarios para evitar el cierre del gobierno, que incluía la aprobación de $847 mil millones para el ejército; el total aumenta a $858 mil millones cuando se tienen en cuenta las cuentas que no caen bajo la jurisdicción de los comités de las Fuerzas Armadas. En el Senado, 29 republicanos se opusieron al proyecto de ley de gastos. Los demócratas, incluidos casi los 100 miembros del Caucus Progresista del Congreso de la Cámara de Representantes, se alinearon diligentemente para una guerra sin fin.

Este ansia de guerra es peligrosa, empujándonos a una guerra potencial con Rusia y, quizás más tarde, con China, cada una de las cuales es una potencia nuclear. También es económicamente ruinoso. La monopolización del capital por parte de los militares ha llevado la deuda de EEUU a más de $ 30 billones, $ 6 billones más que el PIB de EEUU de $ 24 billones. El servicio de esta deuda cuesta $ 300 mil millones al año. Gastamos más en el ejército que los siguientes nueve países, incluidos China y Rusia, juntos. El Congreso también está en camino de proporcionar $ 21,7 mil millones adicionales al Pentágono, por encima del presupuesto anual ya ampliado, para reabastecer a Ucrania.

“Pero esos contratos son solo la punta de lanza de lo que se perfila como una nueva gran acumulación de defensa”, informó The New York Times. “El gasto militar del próximo año está en camino de alcanzar su nivel más alto en términos ajustados por inflación desde los picos en los costos de las guerras de Irak y Afganistán entre 2008 y 2011, y el segundo más alto en términos ajustados por inflación desde la Segunda Guerra Mundial, un nivel que es más que los presupuestos de las próximas 10 agencias de gabinete más grandes combinadas”.

El Partido Demócrata, que, bajo la administración Clinton, cortejó agresivamente a los donantes corporativos, ha renunciado a su voluntad de desafiar, aunque sea tibiamente, a la industria bélica. “Tan pronto como el Partido Demócrata tomó una determinación, podría haber sido hace 35 o 40 años, de que iban a aceptar contribuciones corporativas, eso eliminó cualquier distinción entre los dos partidos”, dijo Dennis Kucinich cuando lo entrevisté en mi programa para The Real News Network . “Porque en Washington, el que paga al flautista elige la melodía. Eso es lo que ha pasado. No hay mucha diferencia en términos de las dos partes cuando se trata de la guerra”.

En su libro de 1970 “La máquina de propaganda del Pentágono”, Fulbright describe cómo el Pentágono y la industria armamentista invierten millones para moldear la opinión pública a través de campañas de relaciones públicas, películas del Departamento de Defensa [que aparecen firmadas por Hollywood], control sobre ese mismo Hollywood y dominio de los medios comerciales. Los analistas militares en las noticias por cable son universalmente ex oficiales militares y de inteligencia que forman parte de juntas o trabajan como consultores para industrias de defensa, un hecho que rara vez revelan al público.

Barry R. McCaffrey, un general retirado del ejército de cuatro estrellas y analista militar de NBC News, también era empleado de Defense Solutions, una firma de administración de proyectos y ventas militares. Él, como la mayoría de estos cómplices de la guerra, se benefició personalmente de las ventas de los sistemas de armas y la expansión de las guerras en Irak y Afganistán.

En la víspera de cada votación del Congreso sobre el presupuesto del Pentágono, cabilderos de empresas vinculadas a la industria de la guerra se reúnen con miembros del Congreso y su personal para presionarlos a votar por el presupuesto para proteger los empleos en su distrito o estado. Esta presión, junto con el mantra amplificado por los medios de comunicación de que la oposición a la financiación despilfarradora de la guerra es antipatriótica, mantiene a los funcionarios electos en cautiverio. Estos políticos también dependen de las generosas donaciones de los fabricantes de armas para financiar sus campañas.

Seymour Melman, en su libro “Capitalismo del Pentágono”, documentó la forma en que las sociedades militarizadas destruyen sus economías domésticas. Se gastan miles de millones en investigación y desarrollo de sistemas de armas mientras languidecen las tecnologías de energía renovable y otras. Las universidades están inundadas de becas relacionadas con el ejército mientras luchan por encontrar dinero para estudios ambientales y humanidades.

Los puentes, las carreteras, los diques, los ferrocarriles, los puertos, las redes eléctricas, las plantas de tratamiento de aguas residuales y las infraestructuras de agua potable son estructuralmente deficientes y anticuados. Las escuelas están en mal estado y carecen de suficientes maestros y personal. Incapaz de detener la pandemia de COVID-19, la industria del cuidado de la salud con fines de lucro obliga a las familias, incluidas las que tienen seguro, a la bancarrota. La fabricación nacional, especialmente con la deslocalización de puestos de trabajo a China, Vietnam, México y otras naciones, colapsa.

Las familias se están ahogando en deudas personales, con el 63 por ciento de los estadounidenses viviendo de cheque en cheque. Los pobres, los enfermos mentales, los enfermos y los desempleados son abandonados. Melman, quien acuñó el término “economía de guerra permanente”, señaló que desde el final de la II Guerra Mundial, el gobierno federal ha gastado más de la mitad de su presupuesto discrecional en operaciones militares pasadas, presentes y futuras. Es la actividad de apoyo más grande del gobierno.

El establecimiento militar-industrial no es más que bienestar corporativo dorado. Los sistemas militares se venden antes de que se produzcan. Se permite que las industrias militares cobren al gobierno federal los enormes sobrecostos. Los beneficios masivos están garantizados. Por ejemplo, este noviembre, el Ejército otorgó tan solo a Raytheon Technologies más de $ 2 mil millones en contratos, además de los más de $ 190 millones otorgados en agosto, para entregar sistemas de misiles para expandir o reponer las armas enviadas a Ucrania. A pesar de un mercado deprimido para la mayoría de los demás negocios, los precios de las acciones de Lockheed y Northrop Grumman han aumentado más de un 36 y un 50 por ciento este año.

Los gigantes tecnológicos, incluido Amazon, que suministra software de vigilancia y reconocimiento facial a la policía y al FBI, han sido absorbidos por la economía de guerra permanente. Amazon, Google, Microsoft y Oracle recibieron contratos multimillonarios de computación en la nube para mejorar la capacidad conjunta de guerra en la nube y son elegibles para recibir $ 9 mil millones en contratos del Pentágono para proporcionar a las fuerzas armadas “servicios en la nube disponibles globalmente en todos los dominios de seguridad y niveles de clasificación, desde el nivel estratégico hasta el borde táctico”, hasta mediados de 2028.

La ayuda exterior se entrega a países como Israel, con más de $150 mil millones en asistencia bilateral desde su ‘fundación’ en 1948, o Egipto, que ha recibido más de $80 mil millones desde 1978, ayuda que requiere que los gobiernos extranjeros compren sistemas de armas de EEUU. El público financia la investigación, el desarrollo y la construcción de sistemas de armas y los compra para gobiernos extranjeros. Tal sistema circular se burla de la idea de una economía de libre mercado. Estas armas pronto quedan obsoletas y son reemplazadas por sistemas de armas actualizados y generalmente más costosos.

Es, en términos económicos, un callejón sin salida. Sostiene nada más que la economía de guerra permanente. “La verdad del asunto es que estamos en una sociedad fuertemente militarizada impulsada por la codicia, la lujuria por las ganancias, y se están creando guerras solo para seguir alimentando eso”, me dijo Kucinich.

En 2014, EEUU respaldó y financió un golpe de estado en Ucrania que instaló un régimen dominado por neonazis y era antagónico a Rusia. El golpe desencadenó una guerra civil cuando los rusos étnicos en el este de Ucrania, el Donbass, intentaron separarse del país, lo que provocó la muerte de más de 14.000 personas y el desplazamiento de casi 150.000, antes de que Rusia invadiera en febrero. La invasión rusa de Ucrania, según Jacques Baud, exasesor de seguridad de la OTAN que también trabajó para la inteligencia suiza, fue instigada por laOTAN con la escalada de la guerra de Ucrania en el Donbass.

También siguió al rechazo de Biden de las sensatas propuestas enviadas por el Kremlin a fines de 2021, que podrían haber evitado la invasión de Rusia al año siguiente. Esta invasión ha dado lugar a sanciones generalizadas de EEUU y la UE contra Rusia, que han repercutido en Europa. La inflación hace estragos en Europa con la drástica reducción de los envíos de petróleo y gas rusos. La industria, especialmente en Alemania, está paralizada. En la mayor parte de Europa, es un invierno de escasez, precios en espiral y miseria.

“Todo esto está explotando frente a Occidente”, advirtió Kucinich. “Obligamos a Rusia a girar hacia Asia, así como a Brasil, India, China, Sudáfrica y Arabia Saudita. Se está formando un mundo completamente nuevo. El catalizador es el intento de la OTAN de expandirse hacia el ESTE y el juicio erróneo que se generó sobre Ucrania, con el esfuerzo por tratar de controlar Ucrania en 2014 del que la mayoría de la gente no es consciente”.

Al no oponerse a un Partido Demócrata cuyo negocio principal es la guerra, los liberales se convierten en los soñadores estériles y derrotados en las “Notas del subsuelo” de Fyodor Dostoievski. Ex convicto, Dostoievski no temía al mal. Temía una sociedad que ya no tenía la fortaleza moral para enfrentar el mal. Y la guerra, para robar una línea de miúltimo libro, es el mal más grande.

Scheerpost / mintpressnews.es / La Haine

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp