Pelé: callado era un poeta

Pelé: callado era un poeta

29Dic22 0 Por Tablón Argento

Hoy 29 de diciembre falleció Edson Arantes Do Nascimento, mas conocido como Pelé, que fue uno de los grandes futbolistas de todos los tiempos, y el único que ganó tres títulos mundiales. Nacido en hogar muy humilde, renegó de su origen popular y se convirtió en un Tio Tom, un personaje siempre predispuesto a compartir lugares, negocios y opiniones con las élites de Brasil.


Edson Arantes nació y se crió en un barrio muy pobre de la localidad de Tres Corazones, en Minas Gerais, Brasil. Siendo un niño jugaba al arco y admiraba a un arquero llamado Bitté. En su media lengua, Bitte, se confundió con Pelé y ese fue el apodo que heredó de su barrio. De jugar en la calle pasó a jugar en un equipo amateur, el Bauru Atlético y alli fue descubierto por el futbolista Waldemar de Brito que lo llevó al Santos FC. En 1958, a los 17 años fue nominado para la selección brasileña y ganó el mundial de Suecia. Hizo dos goles en la final y se convirtió en una gran estrella futbolística. Repitió sus títulos mundialistas en Chile (1962) y México (1970). Fue bicampeón de América e Intercontinental con Santos (en 1962 y 1963). Como jugador de fútbol fue excepcional. Quienes tuvieron el privilegio de verlo jugar lo disfrutaron como un gran delantero, de una gran solvencia técnica y capaz de inventar jugadas que parecían imposibles. Pelé, estuvo asociado siempre al “jogo bonito” que identificaron a la mayoría de las selecciones brasileñas. Los hinchas argentinos lo admiramos, pero no le perdonamos el cabezazo artero, que le quebró el tabique nasal, al defensor argentino José Agustin Mesiano en la final de la Copa América de 1964. Ese partido fue muy recordado, además, porque le ganamos a Brasil 3 a 0.
Pelé no emigró a Europa. Defendió la camiseta del Santos en 1.116 partidos, marcando 1.091 goles. En 1974 se fue a jugar a Estados Unidos y jugó sus últimos tres años en el Cosmos de Nueva York.

Su relación con los negocios y la política debilitaron su imagen de ídolo popular. Se vendió publicitariamente como el negro bueno y triunfador que merecía ser imitado y alquiló su cara asociándose a grandes multinacionales como Masterc Card y Coca Cola.

Apoyo a la dictadura militar y en una oportunidad desligitimó protestas populares que reclamaban la recuperación de las elecciones democráticas afirmando que “los brasileños no sabían votar”.

Apoyó y estuvo vinculado a personajes de los negocios turbios del fútbol como João Havelange (El presidente de la FIFA, que denunció Maradona como traficante de armas) y el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira.

Socrates, uno de los máas lucidos futbolistas brasileños, que se comprometió en las luchas contra la dictadura, lo acusó de ser “un traidor”. Esta acusación volvió a aparecer en pancartas durante las protestas por los enormes gastos del Mundial de 2014. Pelé propuso suspender las protestas hasta después del torneo para evitar que estorbasen un “momento importante para promover a Brasil”.
Quizás la mejor caracterización sobre Pelé, la dio el goleador Romario: “Pelé, callado, es un poeta”.

A la hora de su muerte, los amantes del fútbol de Brasil, harán un balance sobre su vida.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp