Gobierno secuestrado frente al capital: las consecuencias del malmenorismo

Gobierno secuestrado frente al capital: las consecuencias del malmenorismo

6Ene23 1 Por Mariano Féliz

Cerró 2022 con pronósticos poco auspiciosos para la economía mundial y por lo tanto para la economía argentina. La economía global entra en un parate luego de la recuperación pos-crisis del COVID y el cambio climático golpea todos los rincones del mundo provocando daños incalculables y efectos impredecibles. Mientras tanto el gobierno de Alberto Fernández, CFK y Massa continúa en la senda marcada por el acuerdo con el FMI. Los festejos mundialistas se quedaron sin feriado.

.

I

En el Ministerio de Economía, ya proyectan el dólar soja III para finales del primer trimestre de 2023 con el objetivo de “incentivar” a las empresas exportadoras y acopiadoras de granos a liquidar lo más posible de una cosecha fuertemente golpeada por la sequía. Este año se perderán miles de millones dólares en exportaciones primarias, un duro golpe a la estrategia de acumulación de reservas internacionales. ¿A cuánto cotizará el dólar Soja III? ¿Cuál será el costo del pago del rescate por la cosecha secuestrada en silobolsas?

En paralelo, el gobierno nacional continúa indicando sus prioridades: decidió cancelar alrededor de ⅔ de la deuda que las empresas distribuidoras de energía eléctrica tenían con CAMMESA (la empresa de conducción estatal que organiza el ‘mercado eléctrico’ desde principios de los años noventa). Unos 140 mil millones de pesos será el subsidio multimillonario a EDESUR y EDENOR, que no se caracterizan por proveer un servicio de calidad. A la vez, la deuda remanente de 80 mil millones podrá ser pagada en cómodas cuotas a tasas subsidiadas, mientras las empresas continúan recibiendo subsidios y autorizaciones para aumentar las tarifas. Recordemos que estas y otras empresas son parte del paquete de empresas públicas rematadas al mejor postor entre 1991 y 1995. Muchas de estas concesiones se vencen en 2023 y los años subsiguientes. En lugar de premiar a grandes empresas que incumplen contratos y retacean inversiones, ¿no será momento de recuperar para el control público y popular el conjunto de la matriz de empresas de servicios públicos?

Al tiempo que estas (y otras) empresas son subsidiadas y perdonadas en el incumplimiento de los contratos que firmaron, millones de trabajadoras y trabajadores de la economía popular son perseguidxs por el Estado. Para recibir el miserable bono de fin de año, pagado en dos cuotas, millones de compatriotas que trabajan dentro del programa Potenciar Trabajo son obligadxs a dar explicaciones (de manera “gratuita pero obligatoria” dice la propaganda oficial de “reempadronamiento”) para poder acceder a la segunda cuota de 13500 $. Mientras tanto, son investigadxs como grandes evasores por comprar unos dólares, tener una motito o una cuenta bancaria digital. Simultáneamente, el Ministro Massa avanza con el proyecto de “exteriorización de activos no declarados en el exterior”, que no es más que un nuevo mecanismo para que grandes evasores de impuestos puedan invertir en el país sus capitales fugados, a bajo costo y sin persecución judicial alguna. Esos capitales hoy se encuentran en su mayoría colocados en inversiones poco rentables en dólares estadounidenses en guaridas fiscales, y sus propietarios preferirían invertirlos en los proyectos altamente rentables de Vaca Muerta y otras iniciativas extractivistas. Claro, los dólares servirán para seguir haciendo frente al repago de la deuda externa espuria y sostener el programa firmado con el Fondo.

En este mismo sentido, mientras las fuerzas federales (y provinciales) son utilizadas para militarizar los barrios populares y perseguir comunidades en lucha, el empresario inglés Lewis no es molestado en su casa frente a Lago Escondido a pesar de incumplir con resoluciones judiciales que lo obligan a garantizar el acceso público al mismo. ¿Estará siendo investigado por la AFIP? Nuevamente, el gobierno muestra que es complaciente con los fuertes, y violento con los débiles. 

II

Pasaron poco más de tres años de un gobierno cuyo candidato a presidente fue elegido por Cristina Fernández de Kirchner (CFK) en mayo de 2019. En breve, se cumplirán 4 años de esa decisión, que fuera señalada por muchxs como “visionaria”. A la postre, queda claro que tal elección fue más bien un gran error estratégico para los intereses del pueblo. Luego de aquel gravísimo error, ahora CFK abandona el barco del Frente de Todos (FdT) creando un vacío inconmensurable en ese espacio político; detrás de ella, varixs funcionarixs nacionales renuncian con expresiones que hacen parecer que no formaron parte de ese gobierno durante 36 meses. Al igual que la decisión de apuntalar la candidatura de Scioli en 2015, con el “renunciamiento”, CFK pretende despegarse de su propia creación. El camino abierto en 2011, que inició con el ajuste por la vía de la “sintonía fina” con CFK y Kicillof como Ministro de Economía, condujo a la estrategia del “malmenorismo” que, al decir de Gramsci, sólo puede debilitar la capacidad de resistencia social del Pueblo y promover el recorte progresivo del horizonte de lo posible. El problema no son las candidaturas sino el proyecto y la estrategia.

Tres años del gobierno del FdT han creado en grandes fracciones del pueblo trabajador una sensación de hastío, y bronca. Tal es la magnitud del desatino que hoy es probable el retorno de Juntos por el Cambio al gobierno nacional, con una elección récord de facciones del “fascismo libertario”. Frente a esto, a la izquierda propiciamos una buena elección del Frente de Izquierda y lxs Trabajadorxs Unidad (FITU) mientras construimos formas de articulación y lucha mejor preparadas para enfrentar la continuidad del ajuste y proyectar una estrategia de cambio social. En el FdT todo parece ser desconcierto y desazón.

PD: 18, 19 y 20 de diciembre deberían ser convertidos en fechas anuales de festejo popular. Entre 2001 y 2022 se convirtieron en momentos de recuperación popular de las calles, espacio-tiempos de festejo y algarabía, de lucha y rebeldía. Millones en las calles reclamando el derecho a celebrar la vida, luchando y cantando. Feriado autogestionado.

Frente a la masividad del festejo popular, parece algo menor la incapacidad de Fernández de asumir las demandas populares y decretar feriado nacional por el triunfo mundialista, frente a las presiones del capital que pretendía suspender toda expresión de algarabía que no fuera valorizable, puro deseo, pura alegría no mercantilizada. Sin embargo, esa indefinición no es más que otra expresión del derrotero de la estrategia malmenorista.

Imagen- Agencia Nova

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp