Detuvieron a ex-ministro de Bolsonaro

Detuvieron a ex-ministro de Bolsonaro

15Ene23 0 Por Tramas

Anderson Torres ocupaba la Secretaria de seguridad de Brasilia cuando se produjeron las tomas de los edificios públicos en la ciudad capital de Brasil. Fue detenido por la Policia Federal ni bien arribó desde Estados Unidos.

.

Ayer 14 de enero, Anderson Torres, fue detenido el ex-secretario de Seguridad de Brasilia (DF) y ex-ministro de Justicia y Seguridad Pública durante el régimen de Jair Bolsonaro,,
Torres fue durante mucho tiempo la mano de derecha de Bolsonaro en temas de Seguridad Interior. Esta definición tiene sus consecuencias porque el ex Presidente, tuvo una larga relación con milicias parapoliciales a quiénes defendió como Diputado en el Congreso. Siendo primer mandatario fortaleció el poder de esos grupos armados ilegales aportándole fondos y cargos. Las milicias fueron utilizadas por ex-presidente para amenazar a sus adversarios políticas y hacer “limpiezas sociales” de supuestos delincuentes en barrios populares. Entre otros crímenes se responsabiliza a las milicias de la asesinato de la dirigente politica y concejal, Marielle Franco, en 2018.
En la vivienda de Torres fue encontrado un borrador de un decreto ley que posibilitaría a Bolsonaro establecer una acción judicial en el Tribunal Superior Electoral con el propósito de cuestionar inconstitucionalmente la victoria de Lula en los comicios presidenciales. Torres, que en el momento de los hechos se encontraba en Orlando, Estados Unidos, junto a Bolsonaro está identificado como una pieza clave de la la conspiración golpista.
Según el Juez de la Corte Suprema, Alexandre de Moraes, habría tomado medidas para facilitar el movimiento de los atacantes. El destacamento militar que debía proteger los edificios del Estado fue reducido. Lula denunció que la puerta de ingreso a la casa de Gobierno no fue forzada, sino que se la abrió desde adentro. Desde el día anterior se sabía que alrededor de 100 omnibus con partidarios bolsonaristas marchaban hacia Brasilia y nadie los detuvo. La policía militar acompañó y no enfrentó a la caravana agresora durante el trayecto desde su campamento principal hasta el lugar donde se producieron los ataques. De Moraes denunció que “la omisión y connivencia de diversas autoridades en materia de seguridad e inteligencia quedaron demostradas por la ausencia de la vigilancia policial necesaria, en especial por parte del Comando de Choque de la Policía Militar del Distrito Federal”.Moraes también dispuso el arresto del ex comandante de la Policía Militar de la capital, Fábio Augusto Vieira, también por una probada complicidad con los atacantes.El gobernador de Brasilia, Ibanes Rocha, fue destituido temporalmente ante las sospechas de que también facilitó el movimiento de los bolsonaristas. Resulta evidente que había jefes militares comprometidos con la conspiración golpista y que por alguna razón decidieron no intervenir en ese momento. La situación en Brasil es delicada porque los militares no se resignan a perder el poder y los negocios que tuvieron con Bolsonaro. Por eso es muy probable que la investigación judicial no escale a los altos mandos y se abra una negociación entre el gobierno y los militares, donde las dos partes plantearan sus intereses y reclamos .

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp