En los margenes, un film sobre desahucios y resistencias

En los margenes, un film sobre desahucios y resistencias

4Abr23 0 Por Silvio Schachter

La ópera prima del director  Juan Diego Botto, donde también actúa, nos remite al mejor cine social europeo,  el de la escuela de Ken Loach y los hermanos Dardenne.  Es un film descarnado, duramente real sobre el drama de los desahucios en España.

La trama de la película, estrenada en el Festival de Venecia, se desarrolla en  Madrid, pero podría ocurrir en los barrios periféricos  de cualquier ciudad Europea, donde la crisis centrifuga a los pobres hacia el desamparo.  

En los márgenes tiene un ritmo acelerado, por momentos parece  de un thriller, donde  los personajes  laten  en un estado de angustia apenas controlado. La cámara  y la edición refuerzan esa línea, hasta alcanzar momentos que tienen la textura de un documental.  Botto priorizo la autenticidad,  en un relato donde se cruzan simultáneamente y  en un solo dia, tres  historias atravesadas por esta lacerante realidad. Si por momentos  uno presiente el riesgo de que pueda caer en cierto didactismo, un relato nada complaciente, lo salva exponiendo, además de la desesperación y angustia de los personajes centrales,  los daños colaterales de  sus acciones hacia madres, hijos y parejas.   

Rafa (Luis Tosar),  es un abogado y activista, Azucena  (Penélope Cruz, magnética como siempre) la trabajadora de un supermercado  que enfrenta el inmediato desahucio  y Teodora (Adelfa Calvo) es la  madre que está a un día de ser desalojada de su casa por ser garante de su hijo, ellos son los ejes de una  historia que adhiere al estilo  de película episódica, contada desde varios puntos de vista, con  relaciones que se van entrelazando a medida que avanza la trama.

Los tres actores, no descubro nada nuevo, están en un nivel superlativo. El plano secuencia de la discusión entre Azucena y Manuel, su esposo argentino ( Diego Botto) justifica por sí solo la vista de la película. El resto del elenco, hasta en los roles más breves, actúa  sin fisuras, y está  a la altura de los protagonistas.  Un consejo, al final de la película no dejes de escuchar la soberbia canción de Rozalen.

Esta excelente película,  nos habla sobre la vergüenza de asumir una realidad de desesperación, la humillación e impotencia del desempleado , de la asunción del  drama de la supervivencia para la cual  necesitas  de los saturados organismos estatales , cuya burocracia insensibiliza, como interpela  el Rafa “Tu trabajo es  tratar cada  caso específico y no solo rellenar  una plantilla”. Pero también nos muestra  los anónimos héroes sin capa, esos de a pie, que sin superpoderes  apuestan a la fuerza  de la solidaridad  y a luchar hasta el agotamiento frente a un sistema que los castiga física y emocionalmente.

La ausencia de los políticos se conjuga, con  la  crueldad de los bancos, los financistas,  que en la crisis del 2008 se salvaron de sus fraudes y negociados con la  ayuda de  los miles de millones que les regaló la CE, pero son implacables para destrozar la vida de los más necesitados y, como en todo el mundo, cuentan con la brutalidad de sus  lacayos policiales contra el pueblo inerme.

Como nos recuerda En los márgenes  son 100 desahucios por día, 400.000 en una década. En estos días la  agrupación social Stop desahucios, que también  aparece en el film, acaba de denunciar la modificación de la ley penal  que aplica el delito de sedición aumentando  la pena de prisión para las ocupaciones de viviendas y predios  abandonados; sumado al acoso que sufren las familias por parte  de fondos buitres a quienes los bancos les han vendido sus deudas.

Para saber todo el drama aterrador  que existe detrás de las palabras desahucio o desalojo, vale ver En los márgenes, pues  esto no  ocurre solo en Europa, sino  aquí al lado tuyo. Habrás leído  sobre quienes  son violentamente desalojados porque ocupan tierra para vivir, sobre  los que están en situación de calle, o de  los millones que viven en hábitats precarios. Seguramente también habrás visto alguna de esta situaciones en imágenes filtradas entre tanta basura televisiva, que nos vende  la frivolidad y el despilfarro de los famosos y las miserias de políticos exclusivamente preocupados por las disputas de espacios de poder ; aunque  nunca hayas asistido a una asamblea de personas dispuestas a ayudarte, ni hayas marchado junto a ellas, ni te enfrentaste a  la necesidad  de depender para comer del  papeleo burocrático  de los organismos públicos y  si nunca  has pasado por el   momento en que a la mañana siguiente la policía te va desalojar, pero tenes cerebro y corazón, esta película no dejará de conmoverte.  Por otra parte quienes en la película  En los márgenes  ven reflejada  mucha semejanza con  su lucha cotidiana, sentirán por sus personajes una  inmediata empatía.