Libertad y Justicia para Marcos Bazán

Libertad y Justicia para Marcos Bazán

18May23 0 Por Tramas

Después de haber sido condenado a cadena perpetua por el femicidio cometido a Anahí Benítez, Marcos Bazán fue absuelto y dejado en libertad. El caso Bazán pasará a la historia judicial, como la de un hombre inocente que cayó en manos de una trama policial, judicial, política y mediática que lo condenó a podrirse en la cárcel. Bazán pudo ser rescatado gracias a su entereza, el apoyo de sus amigos y familiares, las organizaciones gremiales y sociales que lo apoyaron, y una parte del poder judicial que pudo sobreponerse a la protección corporativa entre sus miembros y hacer justicia.

La decisión  de devolverle la libertad a Marcos Bazán le correspondió al El Tribunal Oral en lo Criminal 7 de Lomas de Zamora, que  condenó `por el asesinato de Anahí Benítez al verdadero culpable,  Marcelo Villalba, a cadena perpetua.

Anahí Benítez era una adolescente de 16 años que fue secuestrada, drogada, violada y asesinada en 2017. Su cuerpo apareció semienterrado en la reserva Santa Catalina, a 250 metros de la casa de Bazán. Ese hecho y la circunstancias de que Marcos era un joven artesano, de aspecto hippie, fueron suficientes para que la policía y la fiscal interviniente, presionadas por la gobernadora María Eugenia Vidal que exigía una pronta resolución del caso, lo detuvieran culpándolo de asesinato. Con pruebas inconsistentes, como las aportadas por el entrenador de perros Diego Tula, fue sometido a juicio, pero antes de realizarse apareció el verdadero culpable,  Marcelo Villalba. En el cuerpo de Anahí se encontraron restos del ADN de Villalba y se comprobó que había tenido su celular que le había robado en el hecho.

La forma que encontró la policía de tapar los errores de su investigación fue afirmar, sin prueba alguna, que Villalba y Bazán eran cómplices. Esta teoría policial, por indolencia o complicidad, contó con la aprobación de las Fiscalias intervinientes, a cargo de Fabiola Juanatey  y Verónica Pérez, El propio Bazán y sus abogados defensores, insistieron en que los dos acusados ni siquiera se conocían.  

Con pruebas amañadas, en junio de 2020, el el Tribunal de Lomas de Zamora integrado por los jueces Elisa López Moyano, Roberto Conti y Roberto Lugones, condenó a Bazán  a cadena perpetua. Fue considerado coautor de los delitos de “privación ilegal de la libertad agravada, homicidio triplemente agravado por alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género”, y partícipe necesario de un “abuso sexual agravado por acceso carnal”. En ese juicio, fue excluido Villalba, porque los jueces aceptaron un informe psiquiátrico que afirmaba que no estaba en condiciones de declarar.

En 2021, la Sala I de Casación bonaerense, reviso el caso y ordenó realizar un nuevo juicio con una nueva integración del Tribunal. En el nuevo juicio no solo se comprobó que Bazán era inocente, sino que además aparecieron detalles escabrosos de la actuación de la fiscal interviniente. Estando viva Anahí y secuestrada por Villalba, se hizo mal un procedimiento que hubiera permitido identificar la ubicación de su celular.

Al ser expuesta nuevamente la causa, se advirtió que en el juicio anterior no se había podido probar que Bazán y Villalba se conocieran y las supuestas pruebas de los peritajes del perro “Bruno”, fueron descartadas por inconsistentes. La Fiscal Marisa Monti, consideró a Villalba culpable y pidió la absolución de Bazán. El tribunal integrado por los jueces Daniel Mazzini, Santiago Márquez y Gustavo Ramilo, confirmó con su fallo el pedido de la Fiscal.

Sería de esperar que en la celda que ocupaba Bazán no solo estuviera Villalba, sino también todos aquellos y aquellas que aportaron a condenar de por vida a un inocente. Pero, por ahora, solo nos conformamos con celebrar la libertad de Bazán.