Histórico: la oposición conquistó la conducción de capital de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba tras casi 40 años celestes

Histórico: la oposición conquistó la conducción de capital de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba tras casi 40 años celestes

5Ago23 7 Por Mauro Berengan

En el día de ayer se realizaron las elecciones de la UEPC (Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba) que, desde la última modificación estatutaria del largo reinado celeste, se celebran cada cuatro años. Si bien la conducción provincial se mantuvo en la misma lista, con Roberto Cristali como Secretario General reemplazando a Juan Monserrat, la delegación capital que representa la mitad de la totalidad de docentes y de afiliados quedó en manos de la oposición, al igual que los casos de Río Cuarto y General Roca con listas locales.

Cobertura especial de Tramas.ar y ContrahegemoníaWeb.com

El reinado celeste:

Con casi 43 mil docentes afiliados, la UEPC es uno de los sindicatos cuantitativamente más grandes del país, pero también posee un peso cualitativo significativo al tratarse de una de las áreas más sensibles del Estado y la sociedad: la educación. Si bien la lista Celeste conduce el sindicato hace casi 40 años, fue especialmente con Unión por Córdoba, partido fundado por De La Sota que llegó al poder en 1999, con quien forjó una alianza difícil de disimular: buena parte de la lista fue pasando con el correr de los años al mostrador estatal, comenzando con el ex Secretario General Walter Grahovac convertido en Ministro de Educación por más de 15 años. Junto a otros sindicatos provinciales, la UEPC es una pata fundamental de la mesa cordobesista, garantizando el funcionamiento de un modelo delineado desde la Fundación Mediterránea y orientado a la defensa de la “oligarquía rural”: tanto De La Sota como Schiaretti fueron fervientes defensores de la quita de retenciones a la producción sojera. Además de otras críticas, como las políticas muchas veces estigmatizantes y represivas hacia los sectores populares, y de la cercanía de su conducción con el PRO; lejos estuvo y está el cordobesismo de defender el derecho de las y los trabajadores. Así, los salarios estatales provinciales de los últimos años han caído fuertemente, las jubilaciones se pagan ya desde hace años de modo “diferido” (otorgando los aumentos dos meses después del de los activos), también a la baja, y con permanentes modificaciones que quitan derechos e ingresos al sector. De hecho, la última ley jubilatoria se aprobó con un retroceso momentáneo a fase 1 durante la pandemia que impidió las protestas y con un ingreso inesperado en la Cámara provincial sin siquiera haber enviado el proyecto a las y los legisladores. En este marco, la UEPC bajo conducción celeste se transformó en una correa de transmisión de las políticas gubernamentales, actuando en muchas delegaciones directamente como “ministerio”, y controlando indirectamente hasta las contrataciones. Pero esto, al menos para la mitad del sindicato, se ha acabado.

El difícil camino opositor:

La UEPC, como otros sindicatos docentes del país, posee un alto nivel de organización sindical, movilización y disputa interna. En las dos décadas cordobesistas, del lado opositor han surgido (y permanecido o desaparecido) una veintena de organizaciones opositoras tanto vinculadas a partidos políticos como de carácter independiente. Asimismo, las uniones y articulaciones de estas organizaciones han variado a lo largo del tiempo: la Listas Fucsia, la lista Pluricolor, el FUDOC (Frente de Unidad Docente Córdoba) y el FURU (Frente Unidad Por la Recuperación de UEPC), entre otros.                 

Así, para estas elecciones se produjeron, especialmente en la delegación capital, una serie de rearticulaciones opositoras. En concreto, la lista Pluricolor prácticamente se desarmó, quedando en ella tan solo dos agrupamientos del más de una decena que tuvo en las elecciones de 2015 y 2019. A su vez, en este período se rearticularon las organizaciones independientes, forjando entre otras la organización Construcción Docente, y continuó actuando el FURU con buena parte de organizaciones vinculadas a partidos políticos pero también con agrupamientos y militancia independiente. Estos espacios comenzaron a impulsar en conjunto, ya desde 2022, una serie de plenarios que convocaron no solo a las organizaciones perteneciente a las distintas listas sino también a otras y otros docentes que, sin militancia orgánica, se vieron interpelados por los planteos y las formas opositoras.

Así, tras largos meses de debates, se conformó finalmente la “Lista Unidad Desde las Escuelas” que articula a más de 10 organizaciones opositoras. El día 8 de junio la organización emprendió unas inéditas elecciones internas para definir el armado de las listas en capital, delegación con más posibilidades de triunfar, además de contar como ya marcamos con la mitad de los/as docentes y de los/as afiliados. Dichas elecciones, con una elevada participación, determinaron que los/as candidatos/as principales serían: Franco Bukowski como Secretario General para capital, perteneciente a la agrupación Tribuna Docente vinculada al Partido Obrero, Graciela Güell de la agrupación independiente Construcción Docente como secretaria adjunta y, a nivel provincial, Federico Wagner (Docentes en Marcha) como Secretario General, y Mariela Marín (Docentes de Base) como Adjunta. A su vez, se constituyó la lista en diez delegaciones de la provincia para la conducción local y en el resto para la provincial.

A partir de allí, comenzó una campaña a pulmón, colmada de esperanza y militancia diaria que enfrentó al aparato de la celeste y el gobierno provincial. Desde la campaña se produjeron todo tipo de materiales, desde videos actuados que reflejaban la situación docente, a programas repartidos en cada escuela de la provincia. Este proceso sumó a cada vez más docentes que se vieron interpelados y esperanzados de que esta vez sí era posible el triunfo. Y este es el primer paso: romper el posibilismo, romper el statu quo mediante el convencimiento de que un camino mejor no solo es necesario sino, fundamentalmente, realizable.

Franco y Graciela, la nueva conducción de la delegación capital de la UEPC.

La elección, los resultados y los festejos:

Finalmente llegó el día. La Lista Unidad Docente desde la Escuelas desplegó una poderosa estructura militante para garantizar la votación. Con comandos de comunicación, de campaña, de traslado, de fiscalización, la oposición se mostró con capacidad de triunfo, con capacidad de conducción. Nuevamente: mostró que era posible, que estaba capacitada, porque toda elección comienza a ganarse con este elemento.

Los resultados definitivos llegaron cerca de las 21hs, el triunfo tan esperado y buscado por décadas finalmente había llegado. Y es que nada de esto hubiese sido posible sin la militancia y el esfuerzo por cambiar el sindicato (y con él el mundo porque sin ello no hay impulso posible) de todos y todas quienes estuvieron antes. Por su parte, la conducción celeste de la ciudad se dividió en las disputas internas que acumularon durante años, recorriendo el camino contrario a la unidad opositora.

Así, los resultados (provisorios) de la ciudad capital finalmente fueron:

Lista N° 2 Unidad: 2175 votos – 37,2 %

Lista N° 1 Celeste: 1963 votos – 33,6 %

Lista N° 8 Dorado: 1087 votos – 18,6 %

Lista N° 4 Pluricolor: 641 votos – 11 %

En la provincia, la conducción como ya señalamos quedó en manos celestes con los siguientes resultados:

Lista 1 Celeste: 56,21%

Lista 2 Unidad: 22,72%

Lista 4 Pluricolor: 10,45%

Con la llegada de los resultados, decenas de docentes de la lista se convocaron en las puertas del sindicato de capital para festejar el triunfo:

Los desafíos de futuro:

Desde la nueva conducción de capital saben que este es solo el comienzo. Los desafíos de dirigir, o más bien representar, a uno de los sindicatos más grandes del país en su delegación principal son enormes. Entre estos desafíos encontramos que la Junta Central de la provincia continúa en manos de la Celeste, por lo que deberán disputarse hacia “arriba” tanto los recursos como algunas de las decisiones fundamentales del sindicato. A favor de este desafío, la Asamblea Departamental, que define por ejemplo las paritarias provinciales, contará ahora con una representación opositora mucho más grande que en las últimas cuatro décadas, sustentada en la excelente elección no solo en capital sino en la mayoría de las delegaciones de la provincia. Otro de los desafíos será mantener la unidad de una lista compleja que cuenta con la articulación de distintas tradiciones militantes de la clase obrera argentina. El funcionamiento de la rotación y de la democracia interna será el elemento clave para la coordinación de la nueva conducción. Finalmente, la lista unidad necesitará mostrar capacidad de gestión en el amplísimo abanico de actividades (coordinadas desde las ocho secretarías que posee el sindicato en su delegación capital); deberá mostrarse mejor que su antecesora a la hora de defender los derechos de la docencia, así como las prestaciones que ahora tendrá en sus manos (si bien buena parte de ellas quedan en manos de la Junta Central). Una agenda propositiva y de avance de las secretarías será fundamental para prosperar no solo frente a la conducción provincial celeste sino también en las diferencias internas que tienden a acrecentarse ante el retroceso y a minimizarse frente al avance. Transformarlo todo, romper el statu quo de la ciudad y con su empuje de la provincia en el ámbito educativo y laboral será el horizonte que permita caminar a la nueva conducción. Y, por qué no, conquistar la representación de la provincia en las próximas elecciones. Los desafíos son muchos, pero el paso principal finalmente se ha logrado.