Entrevista a Myriam Bregman

Entrevista a Myriam Bregman

20Oct23 0 Por Contrahegemoníaweb y Tramas

Cobertura especial de Contrahegemoníaweb y Tramas

Contrahegemoníaweb (CH) y Tramas (T)

¿Qué balance haces de los resultados de las elecciones de las PASO en general, del fenómeno de la ultra-derecha en particular y de la existencia de un alto nivel de abstención más voto en blanco?

MB: El principal impacto de los resultados del partido de Milei en las PASO es porque estuvieron por encima de lo que marcaban las encuestas. En realidad, más o menos estuvo en línea con lo esperado en CABA y la Provincia de Buenos Aires pero tuvo resultados muy superiores en varias provincias. Si de conjunto es parte de la crisis y el descontento con las dos coaliciones que venían siendo mayoritarias, la gobernante Unión por la Patria y Juntos por el Cambio, su electorado es diverso. Según varios estudios se divide en tres tercios. Uno bien de derecha que antes apoyaba al PRO y que incluye la “familia militar y policial” y el fenómeno de “derechización de la derecha”. Uno intermedio y otro que no comulga ni con sus posiciones ultra liberales ni con su visión de la dictadura, pero lo vota como expresión de algo nuevo contra los que venían gobernando. Obviamente hubo una importante inversión de recursos de sectores del poder económico y mediático para construir a Milei como alternativa, pero esto no hubiera sido posible sin la combinación de un ajuste feroz que está implementando el gobierno peronista con la desmovilización social garantizada por los sindicatos y movimientos sociales oficialistas. Esto ha favorecido que muchos canalicen su descontento en la esperanza de una salida mágica como la dolarización. El aumento del voto en blanco y la abstención son también parte de este fenómeno de descontento, aunque probablemente disminuyan en la elección de octubre.

CH y T: Los análisis predominantes marcan un peso mayor del voto juvenil y masculino en el apoyo a Milei. ¿Coinciden con esa mirada? ¿Ubican allí un componente mayoritario neofascista o ven aspectos disimiles en su composición?

MB: Efectivamente el de Milei es un voto con mucho peso masculino, que junta a distintos sectores detrás de una reacción patriarcal a la marea verde. Igualmente como decía recién, no es el único factor que explica su votación y su electorado es heterogéneo, con un sector que creo podemos disputarle.

CH y T: ¿Ven posibilidades de crecimiento de la izquierda a nivel juvenil? ¿Con qué imaginario alternativo al individualista que propugnan las derechas creen que se podría avanzar en estos sectores?

MB: Yo creo que hay un sector que se le puede disputar, que lo votan porque es lo único que conocen frente a los políticos tradicionales. Es evidente que la extraordinaria posibilidad que tuvo durante mucho tiempo para llegar a miles de pibes, nos es negada a otros… De hecho, he recibido varios comentarios respecto de votantes de Milei en las PASO que están pensando en votarnos en octubre luego de los debates presidenciales, donde fuimos un factor importante para desenmascarar su discurso pro dictadura, su negacionismo respecto del patriarcado y el cambio climático y, como le dijimos, que no es ningún león sino un gatito mimoso del poder económico.

CH y T: Los resultados del FITU en las PASO, incluida el de su interna, ¿cómo los evalúan y qué perspectivas ven para la izquierda en octubre?

MB: Desde el punto de vista de la interna nuestra lista se impuso 70 a 30% en el terreno nacional, un resultado que muestra nuestros avances. En 2015, cuando en la fórmula que integré como vicepresidenta de Nicolás Del Caño se impuso sobre la encabezada por Jorge Altamira, el resultado nos favoreció 51 a 48%. Ganamos en todos los distritos del Gran Buenos Aires por una proporción similar a la del resultado general. En lo que hace a la elección general el resultado fue desigual. Estuvo en línea con lo obtenido en las anteriores PASO presidenciales pero distribuido en forma heterogénea. Tuvimos buenos resultados en Neuquén y mejores aún en Jujuy, donde ganamos a senadores y diputados con un 25% en Humahuaca y un 10% a nivel provincial. También en CABA y en el conurbano bonaerense. Más flojo fue en la zona núcleo del interior bonaerense y de Córdoba y Santa Fe, donde hubo derechización mayor del electorado. Dentro de una elección con 27 fórmulas haber quedado entre las cinco que vamos a estar en la elección general no es un elemento menor, partiendo que el oficialismo montó la candidatura de Juan Grabois para evitar que el descontento con Massa venga para el FITU, una operación que en las PASO les resultó exitosa. Octubre es otra elección, y creo que con los debates hemos logrado mostrar que es una elección de cinco fórmulas y no de tres y que muchos sectores se vieron interpelados por nuestros planteos. Hemos insistido una y otra vez en que esta elección general no es un balotaje, en la necesidad de votar por convicciones a quienes piensan similar a nosotros, a no caer en la trampa de votar al mal menor. Vamos a ser la única lista que plantea romper con el sometimiento al poder económico y al FMI

CH y T: Hay temas que golpean muy duramente a los sectores populares. En especial -aunque hay muchos más- el de la inflación, el de la vivienda y el de la opresión de género. ¿Qué proponen respecto a esos temas, cuál sería la alternativa a la que sobre esas cuestiones brinda el capital?

MB: La inflación no tiene siempre la misma causa, como quieren hacer creer los liberales. En la situación actual un elemento muy importante es el acuerdo con el FMI, ya que plantea medidas que alientan el aumento de la inflación como lo dijimos cuando se discutió el acuerdo en el Congreso y Massa, como presidente de la Cámara de Diputados, fue un actor clave para su aprobación. Obviamente, la devaluación pactada entre Massa y el FMI y realizada el día siguiente de las PASO ha sido otro factor que fogoneó la suba de los precios. Y al tener un Banco Central sin reservas cualquier especulador puede incidir en una suba del dólar que luego se traslade a precios. Nuestros planteos parten, por lo tanto, de un desconocimiento soberano de la deuda e incluyen el monopolio estatal del comercio exterior y la estatización bajo gestión de las y los trabajadores del sistema bancario, para evitar la fuga de divisas, preservar los ahorros y separar los precios internos de los externos. Hay que terminar con la puerta giratoria de los dólares en el Banco Central que dejan al país sin reservas y a merced de cualquier golpe especulativo. Y por último establecer un control de precios real sobre las alimenticias y las cadenas de supermercados que remarcan permanentemente, a partir de la acción de sus propios trabajadores.

En cuanto a la vivienda proponemos tres medidas: impuesto progresivo a la vivienda ociosa, crédito hipotecario a tasas accesibles y plan de viviendas urgente para las 3.800.000 familias que se encuentran en emergencia habitacional, realizado en común con las familias incluidas en esta situación.

CH y T: Si fueran gobierno, ¿Qué medidas adoptarían en primer lugar?

MB: Las medidas inmediatas que creemos hay que tomar son, en primer lugar, las que te mencionaba respecto como frenar la inflación: desconocimiento soberano de la deuda con el FMI y los acreedores privados; monopolio estatal del comercio exterior; estatización bajo gestión de los trabajadores del sistema bancario. Junto con esto recuperación de lo perdido en salarios y jubilaciones bajo los gobiernos de Macri y Alberto Fernández, e implementar la reducción de la jornada laboral a seis horas, repartiendo las horas liberadas y sin baja salarial ni aumentar los ritmos de producción, con un mínimo que cubra la canasta familiar. Desde ya que sabemos que nada de esto puede lograrse sin una gran movilización del pueblo trabajador. Toda la campaña señalamos que es necesario que las y los trabajadores para poder cambiar la historia tenemos que superar la división que nos imponen la burocracia sindical y las patronales. Lo nuestro no es para gestionar el estado capitalista sino para producir una transformación de raíz, mediante un gobierno de las y los trabajadores que empiece la construcción de una sociedad socialista.

CH y T: Es evidente que cualquiera de las tres propuestas a las que se visualiza con mayores posibilidades de ganar en octubre, más allá de determinados matices, van a buscar profundizar los niveles de ajuste y represión, así como van a acelerar el rumbo extractivista como prioridad nacional. ¿Cómo piensan que se puede enfrentar? ¿Qué relación, articulación ven entre el crecimiento electoral de la izquierda y el crecimiento organizativo y político de la lucha en las calles y de clases? ¿Cómo piensan esa relación?

MB: Es claro que nuestro desarrollo está ligado a la lucha de clases. El gobierno prácticamente el único éxito que tuvo fue la contención del descontento social mediante su control de los sindicatos y de una parte de los movimientos sociales, que le garantizaron que no haya habido grandes luchas generalizadas frente al ajuste que viene aplicando en consonancia con el acuerdo firmado con el FMI. Pero es probable que gane quien gane veamos fuertes procesos de movilización social. La clase dominante ha hecho girar a derecha el sistema político y quiere profundizar transformaciones regresivas en todos los planos de la vida social y política. Nos preparamos para un período donde va a haber que dar importantes luchas para frenar lo que se viene. Por ello un voto a la izquierda en octubre es para preparar estas confrontaciones

CH y T ¿Cómo responden al discurso desde sectores de la UP -y que aparece en algunos grupos de izquierda- que plantean la necesidad de votar a Massa como mal menor y/o cortar boleta del FITU apoyando solo sus candidaturas parlamentarias?

MB: Lo primero es que la elección del 22 de octubre no es un ballotage sino una elección general. Cuanto más fuerte sea el voto a la izquierda en todos los niveles, mejor estaremos para enfrentar lo que se viene. Nuestro llamado es a no seguir repitiendo la lógica del voto resignación por el mal menor, sino a que quienes compartan nuestras ideas voten en defensa de sus convicciones. Es remarcando esta importancia de un voto a nuestra fórmula presidencial que también planteamos el objetivo de fortalecer la bancada de la izquierda en el Congreso nacional, algo muy importante de cara a lo que se viene, donde las diputadas y diputados de izquierda somos los únicos que garantizamos un posicionamiento favorable a la clase trabajadora y los distintos movimientos de lucha. Y esto no porque creamos que los cambios se hacen por vía parlamentaria sino porque son puestos de lucha al servicio de la movilización en las calles.