¿Se normaliza la distribución de nafta?

¿Se normaliza la distribución de nafta?

31Oct23 0 Por Tramas

La disputa por el precio del combustible está por detrás del desabastecimiento.

El precio del barril de petróleo sigue subiendo en el mundo. Hay cuestiones estructurales que lo explican. La producción mundial ha llegado a su pico de abastecimiento y el consumo, pasada la pandemia,  se siguió incrementando. La producción de fracking en Estados Unidos y Canada permitieron, por algunos años, aumentar la producción mundial pero solo sirvieron para retrasar los aumentos, estimulados porque la demanda supera a la oferta petrolera

La guerra de Ucrania que provocó la deriva de la producción de los hidrocarburos baratos de Rusia hacia China e India, alteraron los precios internacionales que se pagan en Europa y América.  El lobby petrolero de la OPEP, encabezado por Arabia Saudita, ha asumido políticas de restricción de la oferta, para garantizar precios altos del petróleo. Para agravar el panorama, el conflicto de Gaza, puede derivar en que los países de  Medio Oriente suspendan las exportaciones.

Analistas como Bloomberg, pronostican que en los próximos años el precio del petróleo se estabilizará por encima de los cien dólares el barril.

Ese panorama alcista del precio internacional, afecta a los intereses de las petroleras que siguen ganando mucho dinero, pero quieren ganar mas. La producción del barril de petroleo en Argentina tiene un costo de 24 dólares. El gobierno ha negociado un convenio de un precio para el mercado interno que es de 56 dólares. A este valor convenido se lo llama precio de “barril criollo”. Si el petroleo se vendiera a precios internacionales cotizaría a 87 dólares el barril. Ese es el precio que pretenden las petroleras, y por eso les conviene exportar y no abastecer el mercado interno. Sin embargo deberían recordar que cuando se produjo una abrupta caída de los precios internacionales del petróleo (llegó a caer a 20 dólares), gracias al “barril criollo”, que se cotizaba más caro, pudieron seguir haciendo buenos negocios.  

Argentina produce por métodos convencionales un petróleo barato, pero que no puede abastecer la demanda interna, siendo reemplazado progresivamente por el shale oil (de fracking) que es mucho más caro.  El petróleo de fracking  permite cumplir con el abastecimiento y deja saldos exportables. Según la consultora Economía y Energía :   “La producción de petróleo se expandió un 9% interanual en los primeros 7 meses de 2023 (640.800 bpd en promedio), por el crecimiento del 29% del shale oil, que permitió compensar una declinación del 3% en la producción convencional”.

Las petroleras presionan con un aumento de precios que rompa el congelamiento acordado con el Ministro Massa hasta después de las elecciones. El Ministro defiende lo acordado porque sabe que un aumento de combustibles será un nuevo factor inflacionario. Por eso, amenaza a las petroleras con cortar las exportaciones.

Lo sucedido en estos últimos días, con largas colas en estaciones de servicios y faltantes de combustible, es un reflejo de ese tironeo. Después de la última reunión con el gobierno las petroleras han anunciado que normalizarán el abastecimiento.

En un comunicado afirman que :  “A partir de las medidas implementadas desde el fin de semana, observamos una atenuación en la demanda en las estaciones, en las que se registró un pico totalmente excepcional de consumo. Hoy los niveles de demanda están convergiendo a volúmenes habituales, situación que ayudará al sistema a recomponerse con mayor velocidad “.

El gobierno ha dado un ultimátum a las empresas para que el abastecimiento se vea normalizado el martes a la noche.  Veremos como sigue este conflicto. El gobierno quiere abastecimiento normal y que no suban los precios hasta la 0 hora del 20 de noviembre. Después será otra historia.

Foto: Plan de Noticias Tandil