Esperando la gran jugada. Porque, por ahora, lo único que explota es la derecha

Esperando la gran jugada. Porque, por ahora, lo único que explota es la derecha

1Nov23 0 Por Guillermo Cieza

La abrupta decisión de Mauricio Macri de sumarse a la campaña de Javier Milei, hizo suponer que guardaba algo bajo la manga.

La fracasada trayectoria de Mauricio Macri no le suma prestigio y credibilidad. Un político que en las últimas elecciones perdió en primera vuelta con Alberto Fernández y que aparece como el máximo responsable de que Juntos por el Cambio, que tenía una elección presidencial asegurada, salga tercero y quedara fuera de la segunda vuelta resta, más que suma.

Sin embargo, a Macri se le reconoce experiencia por haber jugado en las grandes ligas y siempre promete una sorpresa. Puntualicemos que, por ahora a Milei no le está yendo bien con la campaña.

La corrida bancaria pronosticada por Rodrigo Marra, terminó con algunas cuevas clausuradas, el Croata preso, y una larga lista de dolientes que apostaron al dolar, esperando que llegara a 1,500 pesos el lunes siguiente a la primera vuelta.

Si lo del desabastecimiento de las naftas, fue una maniobra desestabilizadora, le salió muy mal. Encima Milei publicó una fake news y el tipo de la foto salió a desmentirlo poniéndose la camiseta de la educación pública. Si la hubiera organizado Massa, no le hubiera salido mejor.

En los últimos días las declaraciones de Milei y Patricia Bullrich han puesto énfásis en la posibilidad de que “explote todo”. No se está cumpliendo ese pronóstico, salvo en la implosión de Juntos por el Cambio y de los primeros estallidos que empiezan a producirse en La Libertad Avanza.

En el cuarenta aniversario de la primera elección post-dictadura, ganada por Ricardo Alfonsín, hubo diferentes homenajes, donde distintos oradores recordaron al dirigente radical, agraviado por Milei como “el fracasado hiperinflacionario de Chascomús”.

Ayer, 11 diputados electos de la Libertad Avanza dieron a conocer un texto donde afirman: “Recordamos que durante la Presidencia del ingeniero Mauricio Macri se han tomado decisiones, como la de la toma de la mayor deuda de la historia argentina, hipotecando a las generaciones futuras, incluso a aquellos que todavía no nacieron. Esto hace que para nosotros sea un punto. Moral e ideológicamente nuestro límite”. En términos futbolísticos: ya están anotados para cuando se abra el libro de pases.

El decaimiento de la campaña política de Milei, está motivada porque su propia tropa está padeciendo la peor de las sospechas: que van a perder y por mucho el 19 de noviembre. Y resulta que su componente de origen peronista, tiene vasos comunicantes con lo que van a ganar las elecciones. Por eso, mas allá de los movimientos públicos visibles, hay un corrimiento silencioso de punteros, cuya mayor fidelidad ha sido siempre la de ser “amigos del campeón”.

En el marco de ese fracaso anunciado, cobra relevancia la posibilidad de que Mauricio Macri, o sus estrategas, saquen un conejo de la galera.

Mientras nos quedamos esperando la última jugada de Macri, prendemos velas para que no sea muy desagradable.

Argentina es el país de las sorpresas políticas. Sería bueno, que alguna vez emergiera un liderazgo popular convencido de que el mundo no es el mismo de hace 30 años y que hay en este pueblo experiencia politica y energías latentes para ir por mas.