Le rompimos el invicto a Brasil

Le rompimos el invicto a Brasil

22Nov23 0 Por Tablón Argento

Fue un partido raro. Brasil lo quizo ganar de guapo y Argentina lo ganó con la cabeza.

Lo raro empezó antes que la pelota se ponga en juego cuando estaban cantando los himnos y la policía brasileña desató una feroz golpiza contra los hinchas argentinos.  No se sabe con claridad cómo se iniciaron los incidentes, pero según parece algunos hinchas brasileños silbaron el himno argentinos y allí empezaron los empujones y volaron algunas piñas. La reacción de la policía fue brutal y le pegaron a todo lo que se movía en ese sector, incluso hinchas locales.

La reacción de los jugadores argentinos fue tan espontánea como valorable. Fueron al sector donde se estaban produciendo los incidentes y dejaron expuesta a la represión policial. Después se retiraron del campo y amenazaron con no jugar el partido.

El incidente inicial anticipó cómo se jugaría el partido. La selección brasileña, que no está pasando por su mejor momento, salió a ganar cómo sea. Y el equipo argentino mostró su personalidad para no dejarse llevar por delante. La táctica del entrenador brasileño fue ahogar al equipo de Scaloni  en su propio campo, apelando a la falta cuando superaban el cerrojo. En ese trajín, a Rodrigo de Paul le pegaron más cachetadas que las que le dio su madre, su maestra de la primaria, Camila Homs y la Tini Stoessel. El equipo argentino aguantó a pesar de que Messi, con una molestia en el aductor, jugaba a media máquina y Enzo Fernandez estaba más interesado en devolver patadas a los medicampistas brasileños que en aportar juego.

El primer tiempo terminó sin pena, ni gloria, ni tiros al arco. Pero ya en la entrada del segundo, Brasil salió a definir el partido aprovechándose de que Marcos Acuña es un defensor improvisado. Las debilidades del equipo por el lateral izquierdo fueron compensadas por la gran actuación de Dibu Martínez, que protagonizó dos tapadas memorables. Y cuando el partido parecía conformarse con una paridad sin goles, apareció Nicolas Otamendi, para saltar más que todos y dar un cabezazo que enmudeció al estadio.

Después del gol, Scaloni movió el banco reemplazando a Messi por Di María, a  Lo Celso por Paredes y a Marcos Acuña por Tagliafico. Para agravar el panorama de Brasil, una caricia del buenazo de Joelinton a De Paul, le costó la roja. El golpe no pareció demasiado fuerte, pero la cara del volante argentino ya estaba tumefacta.

Con el triunfo en el Maracaná la selección de Scaloni se recuperó de la derrota ante Uruguay y le sacó el invicto a Brasil como local en las eliminatorias. Termina el año liderando con comodidad la ronda clasificatoria sudamericana para el próximo mundial, obteniendo 15 puntos de los 18 en juego.

La perfomance de este equipo desde el 13 de junio de 2021, en que se empezó a jugar la copa América, es extraordinaria. Ganó todo lo que se propuso y por encima de todo demostró que la mejor táctica para ser exitoso en este deporte, sigue siendo: jugar bien al fútbol.

Sin embargo, el técnico Scaloni dejó en la última conferencia de prensa dudas sobre su continuidad. ¿Qué esta pasando? En la noche de ayer se empezaron a tejer distintas hipótesis. Por la seriedad que merece el tema, dejamos nuestras opiniones para más adelante.