Ordenan liberar en Perú al dictador Fujimori

Ordenan liberar en Perú al dictador Fujimori

6Dic23 0 Por Tramas

La libertad de Fujimori, condenado a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad ha sido una bandera de la derecha peruana. El Tribunal Constitucional de Perú ordenó su liberación desconociendo sentencias internacionales y protestas de quienes se oponen a la decisión.

Alberto y Keiko Fujimori han manejado los hilos de la política peruana de los últimos 40 años. El padre desde la cárcel, la hija desde el Parlamento. Sin embargo, la libertad del dictador no resultaba una cuestión sencilla.

Alberto Fujimori fue el primer presidente de América Latina condenado por delitos de lesa humanidad. . La corte Suprema de su país ratifico su culpabilidad por delitos de homicidio calificado, secuestro agravado y lesiones graves.

Fue identificado como autor intelectual de 25 asesinatos y lesiones graves durante su gestión (1990 – 2000) atribuidos a un escuadrón militar clandestino que él manejaba y se conocía como Grupo Colina.

Una de las masacres ocurrió en la zona popular de Barrios Altos el 3 de noviembre de 1991, donde fueron asesinados 15 personas, incluido un niño de 8 años.

Ese día, hombres encapuchados irrumpieron en una fiesta pensando que se trataba de una reunión de insurgentes en contra del entonces presidente. Debido a un error de comunicación terminaron matando a civiles inocentes.

La masacre de Barrios Altos fue el primer homicidio múltiple en Lima contra civiles perpetrado por un escuadrón militar.

Alberto Fujimori también fue responsabilizado de la masacre de La Cantuta, una universidad que forma maestros de escuela, en la que murieron nueve estudiantes y un profesor.

El hecho ocurrió el 18 de julio de 1992, cuando el Grupo Colina, irrumpió en las instalaciones de la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle (La Cantuta), secuestrando y desapareciendo a nueve estudiantes y a un profesor.x

Los estudiantes y el docente fueron extraídos de la universidad y llevados a un descampado en la zona de Cieneguilla, en el este de la capital peruana, donde fueron acribillados y enterrados.

La Justicia peruana confirmó en enero de 2020 que Fujimori debía ser juzgado por el “caso Pativilca”, en el que se atribuye al grupo Colina el asesinato de seis dirigentes comunales de esa localidad del norte de la región Lima.

Tambien se responsabilizò a Fujimori por las esterilizaciones forzadas realizadas en comunidades indígenas y campesinas. Esos delitos fueron cometidos en el marco del denominado Programa Nacional de Salud Reproductiva y Planificación Familiar. Durante la vigencia del programa más de 217.000 mujeres fueron esterilizadas sin garantizar sus derechos humanos.

El Tribunal Constitucional de Perú había ordenado liberar a Fujimori, pero el Estado del Perú recibió un pronunciamiento de la La Corte Internacional de Derechos Humanos (CIDH) donde le requería que: “para garantizar el derecho de acceso a la justicia de las víctimas de los casos Barrios Altos y La Cantuta, se abstenga de ejecutar la orden del Tribunal Constitucional del Perú de disponer la libertad de Alberto Fujimori Fujimori, hasta tanto este Tribunal internacional pueda decidir sobre la solicitud de medidas provisionales en el 147 Período Ordinario de Sesiones“.

La decisión de liberarlo desacata la solicitud de la CIDH y desconoce tratados internacionales firmados por el país. El abogado Carlos Rivera  señaló que la decisión adoptada : “Viola la resolución de la Corte IDH e insulta la memoria de las víctimas de la dictadura fujimorista.

La bancada en el Congreso de Perú Libre repudió la decisión y afirmó que promoverá  la citación de los miembros del Tribunal Constitucional  para dar cuentas ante el Parlamento.  Parlamento.En un comunicado expresan que : “La liberación del genocida Alberto Fujimori, sería un execrable precedente en el país“. Y además que: “Esta decisión quebraría aún más, el precario sistema de justicia que tiene el país”.

Conocido el fallo, familiares de las víctimas de las masacres de Barrios Altos y La Cantuta se congregaron frente al Palacio de Justicia. Cientos de manifestantes con flores y fotos de las víctimas asesinadas por el escuadrón militar, gritaban “el indulto es insulto” . La respuesta del gobierno fue reprimir ferozmente la protesta, con la Policía.

La liberación de Alberto Fujimori, se haría efectiva en las próximas horas, pero tratándose de Perú nada es seguro. Integrantes del Tribuna Constitucional acaban de denunciar de que la resolución se tomó sin que ellos fueran consultados. La Justicia peruana, desde hace años ha perdido todo viso de seriedad y formalidad. En muy poco tiempo y sin argumentos jurídicos sustantanciales pueden tomar una decisión o la contraria, sin despeinarse.