Continuidades en la 5ta gestión Pro

Continuidades en la 5ta gestión Pro

12Dic23 0 Por Maria Eva Koutsovitis, Jonatan Baldiviezo

Análisis del primer discurso de Jorge Macri ante la Legislatura porteña.

El jueves 7 de diciembre, Jorge Macri juró como nuevo Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El Pro gobierna la ciudad hace 16 años e inicia una nueva gestión por 4 años más. La ciudad tendrá 20 años de gestión del PRO. Los ocho primeros años (dos gestiones) gobernó Mauricio Macri y las otras dos gestiones Rodríguez Larreta.  

La jura de Jorge Macri fue la oportunidad para que diera su primer discurso frente al cuerpo legislativo.

Los puntos que enfatizó como relevantes para su gestión son los siguientes:

1. Postergación de la discusión del Código Urbanístico

Jorge Macri destacó que hubo un consenso de todos los candidatos a Jefe de Gobierno sobre la necesidad de revisar el Código Urbanístico. Este Código es la herramienta jurídica para plasmar en la ciudad los lineamientos del Plan Urbano Ambiental y regula principalmente la capacidad constructiva en las parcelas privadas.

En su discurso pidió a los legisladores que trabajen durante el verano para poder tratar esta reforma en la primera sesión ordinaria del 2024, es decir, en el mes de marzo.

No quedó claro durante su mensaje si la reforma que está pensando es una reforma parcial y de emergencia para atender a los barrios que se encuentran sufriendo con mayor intensidad los impactos negativos del Código Urbanístico o es la evaluación integral participativa que se debe hacer cada 4 años

Durante la reunión del Foro Permanente Participativo, funcionarios del GCBA detallaron que la modificación del Código estaría orientada a retocar la normativa urbanística en aproximadamente en 15 barrios (Balvanera, San Cristóbal, Almagro, Boedo, Villa Devoto, Villa Del Parque, Villa Santa Rita, Saavedra, Coghlan, Villa Urquiza, Colegiales, Palermo, Villa Ortúzar, Chacarita y Montecastro), además de modificar algunos lineamientos generales en toda la ciudad como es la determinación del Centro Libre de Manzana (Pulmón de manzana). Allí se informó que el proyecto de ley sería remitido a la Legislatura los primeros días del mes de diciembre y votado antes de finalizar el año.

Ahora, Jorge Macri informó que no tiene previstas sesiones extraordinarias. Por lo tanto, estas modificaciones parciales de emergencia quedarán para el año que viene.

Desde principio de año, el Secretario de Planeamiento Álvaro, el arq. García Resta, viene prometiendo a las asambleas barriales que tratarían la modificación de la planificación de sus barrios en la Legislatura. Incluso, asambleas de ocho barrios realizaron relevamientos del estado de las construcciones y demoliciones y presentaron propuestas de normativa urbanística a través de proyectos de Ley. (Expediente 3009-P-2022 – barrio Villa Devoto; Expediente 2998-P2022 – barrio Villa Ortúzar; Expediente 768-P-2023 – barrio Villa del Parque; Expediente 1242-P-2023 – barrio Palermo; Expediente 1199-P-2023 – barrio Chacarita; Expediente 2116-P-2023 – barrio Coghlan; Expediente 1857-P-2023 – barrio de Constitución; Expediente 1980-P-2023 – Barrio de Colegiales). La Asamblea “Somos de Parque Chas” está elaborando su propuesta para presentar su proyecto de ley en los próximos días.

Finalizado el plazo de las sesiones ordinarias y sin sesiones extraordinarias a la vista, el GCBA no presentó el proyecto de ley para atender la emergencia urbanística y ambiental de estos 15 barrios. Las promesas incumplidas sirvieron para atenuar la intensidad de las protestas en los barrios durante la campaña electoral. El arq. Álvaro García Resta entretuvo a las asambleas con mesas de trabajo, a través de la Dirección de Antropología Urbana, que no tuvieron ningún resultado concreto para proteger estos barrios mientras la sobreconstrucción avanzaba desbocadamente y ganaban las elecciones. Posiblemente premiado por su labor de contención y mitigación de los reclamos, es uno de los pocos sobrevivientes de la gestión larretista y conservará su cargo de Secretario de Planeamiento.

Los barrios se encuentran en una situación dramática, no sólo no lograron el cambio normativo necesario, sino que tampoco la gestión saliente y la gestión entrante aceptaron el pedido de las asambleas de frenar las construcciones, en los sectores de la ciudad que sufren los mayores impactos, hasta que finalice el debate de modificación del Código.

Dejando de lado los planteos urbanísticos de emergencia, resulta dudoso que, en pleno verano, el GCBA resuelva la evaluación integral del Código Urbanístico para tenerla lista en marzo, ya que no inició aún los procesos participativos que exige la ley.

En campaña, Jorge Macri planteó la necesidad de discusión del desarrollo urbano del sur de la Ciudad. Esto fue ratificado durante su discurso en el auditoria de la Usina del Arte. Durante la gestión del Pro vivimos como se fue extendiendo el modelo de urbanización de Puerto Madero hacia el sur, los procesos de gentrificación en la comuna 4 (Parque Patricios, La Boca, Pompeya), el anuncio de la nueva Corporación “Riachuelo” emulando a la Corporación Antiguo Puerto Madero. A partir del próximo año se despejarán las dudas si la mirada hacia el sur implica una continuidad de la oleada especulativa inmobiliaria financiera o no.

2. Acompañar al Privado  

Jorge Macri anunció la creación de una ventanilla única para la habilitación de actividades económicas y aprovechó para resaltar la aprobación del proyecto de ley que amplía el Distrito del Vino.

Para el Pro los privados son principalmente las grandes corporaciones que apoyan su gobierno y sus campañas electorales. Para ellas fueron creando paraísos fiscales llamados Distritos o Polos de Producción donde las empresas que residen en los correspondientes polígonos tienen beneficios fiscales.

La ciudad cuenta con los Distrito Tecnológico, Distrito de las Artes, Distrito del Diseño, Distrito del Deporte, Distrito Audiovisual y Distrito del Vino. Aquí se debe agregar la Ley N° 6508 de Transformación del Área Céntrica de la Ciudad de Buenos Aires, una especie de distrito para los proyectos de reconversión.

Estos distritos en los últimos años sufrieron actualizaciones donde no sólo le otorgamos beneficios impositivos, sino que la ciudad financia desde un 50% a un 70% las inversiones que realicen los privados para instalar sus empresas. Subsidios económicos a las grandes empresas con la nuestra.

El caso reciente más escandaloso es el dinero que el GCBA está otorgando a grandes bancos para que refuncionalicen sus edificios de oficinas a viviendas en el área céntrica en el marco de la Ley N° 6508. En un principio, se vendió este programa de apoyo a estas reconversiones planteando que pequeños propietarios iban a poder destinar sus locales de oficina para el alquiler de vivienda, en el marco de la crisis habitacional de la ciudad. Esto no sucedió porque avanzar en esta línea implica modificar los reglamentos de copropiedad con el acuerdo unánime de todos los propietarios del edificio, un requisito sumamente complejo de lograr. Los que si están pudiendo acceder son los propietarios de edificios enteros, principalmente los bancos.

Por ejemplo, para la reconversión del Edificio del Plata, edificio vendido por el GCBA, ubicado frente al obelisco, considerando la inversión que se deberá realizar y que se le otorgue el beneficio de recuperar el 70% de su inversión, el GCBA estaría otorgando un subsidio (camuflado como un crédito para computar a pago a cuenta del impuesto sore los Ingresos Brutos) de aproximadamente 50 millones de dólares.

Otro capítulo es el apoyo a los privados que reciben estímulos a través de concesiones con cánones irrisorios, excepciones inmobiliarias a medida, tierras públicas a pagar en cuotas a mitad del valor de mercado, o que están autorizados a ocupar el espacio público con áreas gastronómicas sin pagar un peso.

De los primeros anuncios de Jorge Macri, pareciera que su gestión será una continuidad de los negociados con lo público y con los recursos estatales, con escasa vocación por atender la emergencia social, ambiental y habitacional que no fueron ni mencionadas.

María Eva Koutsovitis y Jonatan Baldiviezo