Tres tristes traidores de Tucumán

Tres tristes traidores de Tucumán

26Ene24 0 Por Tramas

Agustín Fernández, Gladys del Valle Medina y Elia Fernández de Mansilla son los tres legisladores que respondiendo al gobernador Osvaldo Jaldo, negociaron su apoyo a la Ley ómnibus y se apartaron del bloque de Unidos por la Patria.

 

 Argumentaron para justificar su traición la defensa de los intereses provinciales, excusa que también está presente en el “cordobesismo” de Juan Schiaretti y Martin Llaryora, y en el peronismo santafesino que defendió a la empresa Vicentin. En este caso tratan de justificar la defección por velar por la no importación de azúcar y defender los intereses de las empresas plantadoras de limón. Ni siquiera pudieron convencer a otros dos legisladores de Tucuman, Pablo Yedlin y Carlos Cisneros , que se mantuvieron en el bloque opositor peronista.

Alguna vez la ciudad de Tucumán estuvo asociada a nombres y apellidos que pasaron a la historia firmando el acta de independencia de la Patria, el 9 de julio de 1816.  Hoy se asocia a un gobernador y tres diputados que lo acompañan dispuestos a sacrificar los ingresos de los jubilados, la defensa de las empresas estatales, la ley de Bosques y de Tierra, el fondo de sustentabilidad de Anses, la división de poderes y las pocas libertades democráticas que nos quedan, por negocios `provinciales que seguramente involucran intereses personales.

Dicen en su defensa que apenas son los primeros, que en los próximos días otros gobernadores van a sumarse, como si representara algún mérito ser vanguardia de la traición. Planteando un argumento en sentido contrario, el diputado Agustín Fernandez que votó el  dictamen enviado por Miley, alegó que “Era ese el documento que iba a ser tratado en recinto, no es que he sido el primero en ir a firmar”. En este caso, parece que firmar último un documento reprobable, también es un mérito.

Lo ocurrido con los diputados tucumanos, que tiene el antecedente de legisladores salteños que responden al gobernador Saénz, es representativo de la conformación de las dirigencias  políticas peronistas provinciales fuertemente asociadas a oligarquías locales o a empresas multinacionales mineras o petroleras.

Esos intereses los acercan a dirigentes de otros partidos políticos como el radicalismo y el PRO. En la provincia de Jujuy,  el gobierno de Morales se sostuvo con un acuerdo con el peronista Carlos Haquim, un dirigente vinculado a Sergio Massa.

Esas nuevas alianzas han tenido distintos nombres. En 2019 se expresaba como Alianza Alternativa Federal y sumaba a Pichetto, Massa, Schiaretti y Urtubey.  En la actualidad se han conformado como Hacemos Coalición Federal donde se juntan Miguel Pichetto,  Lilita Carrio, Juán Schiaretti, Emilio Monzo, Natalia de la Sota, Mónica Fein, Randazzo, Margarita Stolbizzer, Francisco Morchio y Paula Olivetto.

La “traición” va mas allá de componendas individuales, es la consecuencia esperada de una dirigencia política que hace muchos años ha dejado de representar los intereses de las mayorías populares.