La serpiente y el esclarecimiento de sus secretos

La serpiente y el esclarecimiento de sus secretos

8Feb24 0 Por Daniel Campione

Un libro de muy reciente aparición analiza distintas aristas en torno a la aparición y el vertiginoso ascenso del movimiento de ultraderecha que quiere refundar a la sociedad argentina desde la óptica exclusiva del mercado.

Pablo Semán (coordinador)

Está entre nosotros.

1ª edición. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Siglo XXI Editores Argenina, 2023.

208 páginas.

El subtítulo del libro “¿De dónde sale y hasta dónde puede llegar la extrema derecha que no vimos venir?”, trasunta una cierta congoja colectiva frente al hecho de que académicos, periodistas y dirigentes políticos no atinaron a prever que una vertiente de ultraderecha encabezada por un líder mesiánico se iba a imponer en las elecciones de 2023, de modo de depositar a su conductor en la presidencia de la Nación.

Por más que puedan señalarse algunos expertos que sí acertaron a ver tempranamente el ascenso sostenido del extremismo de derecha y en consecuencia a vislumbrar el futuro resultado electoral, el “fenómeno Milei” se impuso con la fuerza de lo impensado, sin faltar quienes consideraban directamente imposible que tal ascenso se produjera.

Un trabajo detallado para comprender al libertarianismo.

La obra consta de cuatro capítulos. Además del coordinador escriben distintos autores, algunes de ellos ya bastante conocidos por sus trabajos acerca de las derechas.

Podrá coincidirse o no con algunas o muchas de las apreciaciones que contiene este libro, pero sin duda es un aporte muy valorable a la discusión. En particular porque tiende a enfrentarse con buena parte de las creencias o enfoques de sentido común sobre la extrema derecha argentina.

Así, rechaza la idea de que la corriente libertaria sea sobre todo un reflejo local del surgimiento y consolidación de las derechas radicales en el mundo, y trata de afianzar el análisis de los componentes locales que alimentaron su auge.

También es descartada la conjetura de que no tiene basamento en la sociedad, sino que proviene sobre todo del “inflado” por parte de los grandes medios de comunicación de la figura de su líder y fundador, Javier Milei. En consonancia se le asigna gravitación a un minucioso trabajo ideológico de la nueva corriente, desplegado en gran medida en las redes sociales y a la vez valorando instrumentos tradicionales, como la publicación de varios libros que vendieron millares de ejemplares. Se agrega que lograron construir una base militante que tuvo un salto cualitativo en el espacio público, ya en épocas de pandemia.

Además se debate con la convicción circulante de que el éxito de La Libertad Avanza responde a una suerte de ensoñación colectiva de signo reaccionario, para explorar en componentes de la estructura social que han sido una base para su crecimiento. Allí se inscribe la exploración del vínculo entre el credo libertariano y la experiencia de vastos sectores sociales, sobre todo juveniles, buena parte de ellos signados por alguna modalidad del trabajo precario. Lo que los condujo a tomar el “esfuerzo individual” como base de una perspectiva de progreso construida en solitario. Y a descreer del Estado, al que ven como incumplidor de todas las promesas “progresistas” y un obstáculo empobrecedor para su desenvolvimiento en el mercado.

En la misma línea, se desecha la apariencia repentina del origen y crecimiento de la ultraderecha autóctona, para buscar antecedentes varios años atrás. Los que comprenderían tanto el claro deterioro socioeconómico que se inició en 2012 como el desgaste de un “consenso progresista” que perdió credibilidad y base social. Al que se le observa además la frustración de un proyecto de construcción de hegemonía que transcurrió desde el “arriba” estatal hacia la sociedad civil, que a la larga se demostró imposible y facilitó el trabajo desde abajo de los exponentes de la prédica libertaria.

Asimismo se diferencia el pensamiento de los libertarios de la tradición antiperonista y se lo coloca en una secuencia que, varias veces en nuestra historia, ha fusionado posiciones del liberalismo con las del nacionalismo reaccionario. Un posicionamiento que remite a una visión de la historia que se articula con el negacionismo frente a los crímenes de la dictadura y en dirección algo distinta, con la entronización de Carlos Menem como “el mejor presidente de la democracia”.

También se presta atención al deterioro de la imagen favorable sobre el peronismo en general, lo que habilitó la avidez por encontrar otro cauce de acción política. De todos modos se resalta que los libertarios no colocan al peronismo en su conjunto en el rol de enemigo sino que reservan ese lugar para el kirchnerismo. Determinación del adversario que se completa con la atribución de “socialismo” o “comunismo” a los que se oponen al nuevo credo.

Más razones para leerlo.

Los distintos artículos que comprenden la compilación le dan unidad de sentido a la misma. Los precede una introducción a cargo de Semán, que cumple bien con el propósito de brindar un encuadre general, y luego se suceden sendos textos sobre diversos aspectos del universo ultraderechista. Allí están los escritos que se ocupan de ubicar a la ultraderecha en la larga duración histórica; de la militancia juvenil en el ultraliberalismo; sobre la labor cultural y comunicacional de los libertarios y por último acerca del entronque entre las juventudes teñidas de individualismo y antiestatismo y lo que se denomina allí “mileísmo de masas”.

El tratamiento de los distintos temas denota una investigación concienzuda, en algunos casos asentada en minuciosos trabajos de entrevistas y encuestas cualitativas.

El conjunto de las dimensiones tomadas y el parejo y buen nivel de las distintas secciones proporcionan una guía para pensar a la derecha extrema vernácula. Se lo hace desde un enfoque signado por la reflexión y el análisis circunstanciado y no desde el enojo y la indignación moral con el fenómeno que, como reza parte del subtítulo “no vimos venir”, o al menos no con la suficiente claridad.

Son doscientas páginas en total, con una escritura accesible. Facilidades para introducirse en su lectura y en un debate indispensable.

Daniel Campione en Facebook.

@DanielCampione5 en X.